Ir a contenido

El Estado italiano se convierte en accionista de Monte dei Paschi

El consejo del banco renunció a mantener la prevista ampliación de capital

Los créditos fallidos del banco de Siena superan los 15.000 millones de euros

ROSSEND DOMÈNECH
ROMA

 Oficina del Monte Dei Paschi en Roma.

 Oficina del Monte Dei Paschi en Roma. / REUTERS / MAX ROSSI

Un Consejo de Ministros iniciado a las once de la noche de ayer tomó las riendas de Monte dei Paschi di Siena (MPS), el banco activo más antigo del mundo (1472), que mantendrá por un año o más para sanearlo y devolverlo al mercado.

Esta semana y a petición del Ejecutivo, el Parlamento había aprobado en vía excepcional y por una sola vez, por lo que no influirá en el déficit estructural, un fondo de 20.000 millones, parte de los cuales serán destinados al MPS. El órgano de vigilancia sobre la bolsa (Consob) suspendió para hoy la cotizacion de los títulos del banco de Siena, que ya llevaban semanas perdiendo su valor.

Según explicó a la una de esta madrugada el primer ministro, Paolo Gentiloni, el decreto del Gobierno persigue dos objetivos: «Tutelar el ahorro lo más ampliamente posible y crear un sistema bancario más sólido». Por su parte, el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, ilustró algunos pocos detalles del tipo de intervención que se apresta a realizar el Gobierno sobre el MPS.

PLAN INDUSTRIAL

«Permitirá que el banco prosiga en la elaboración de su plan industrial, que deberán aprobar las autoridades europeas», dijo. Sobre la modalidad de la intervención no fue demasiado explícito, aunque aseguró que «a través del mecanismo ideado, las obligaciones subordinadas de los pequeños inversores serán transformadas en obligaciones ordinarias», por lo que «quien tenía 100 tendrá 100». Sobre el importe de la intervención del Estado, Padoan se limitó a decir que «el monto del capital precaucional será el que sea suficiente».

Con créditos fallidos en su haber de por al menos 15.000 millones de euros y una recapitalización privada que ha cosechado solo unos 2.000 millones de euros frente a los 5.000 necesarios, el banco comunicó oficialmente anoche su decisión de llamar a la puerta del Estado.

En una nota, el MPS agradece a los pequeños inversores privados que habían aportado los 2.000 millones de obligaciones para ser convertidas en acciones, informando que se las devolverá a causa del fracaso de la recapitalización, fracaso debido a que causaron baja inversores institucionales como el fondo soberano de Catar y otros que ya habían negociado sus participaciones.

A pesar de la solución adoptada, de la que hoy se conocerán más detalles, quedarán en el aire los créditos fallidos, que algunas fuentes no cifran en los citados 15.000 millones sino en 27.100 millones. «La intervención del Estado no tendrá un coste cero para el mercado», advirtió el economista Luigi Zingales

PLAZO AMPLIADO

El Banco Central Europeo (BCE) no había transigido sobre la fecha del 31 de diciembre como final del plazo para la salvación del banco. Con la entrada del Estado, la liquidez de Monte dei Paschi quedará ahora asegurada y las primeras medidas que tome la nueva dirección permitirán ampliar el plazo del BCE en al menos dos o tres meses más.

La conclusión que ya se vislumbraba anoche era que, o entraba el Estado en el banco, o bien la operación de salvación y rescate, saltaba por los aires, por lo que la entidad toscana tiró la toalla y la palabra pasó al Gobierno y a la supervisión del Banco Central Europeo, que preside el italiano Mario Draghi.

0 Comentarios
cargando