CAMBIOS EN EL COMERCIO INTERNACIONAL

Fraude masivo en las compras directas a China en internet

Los datos de facturación se falsean para burlar el pago aduanero

El auge de envíos desborda el control de Correos y de Aduanas

Paquetes procedentes de China, a la espera de ser distribuidos en las dependencias de Correos en la Zona Franca de Barcelona.

Paquetes procedentes de China, a la espera de ser distribuidos en las dependencias de Correos en la Zona Franca de Barcelona. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos

Las páginas web chinas arrasan con sus precios beneficiadas por la usual falsificación de la facturación de sus facturas en origen y el impago de impuestos en la aduana del país de destino. El incremento del tráfico postal extracomunitario dificulta cada vez más el control de los paquetes. El impago del IVA, del 21% en la mayoría de los casos, y del arancel (2,5%), es uno de los factores que favorecen el atractivo de las compras directas fuera de la UE en EEUU y particularmente en China. Bruselas ha decidido elevar la exigencia del pago de IVA a todos los envíos extracomunitarios con una directiva que aprobará el próximo año. Hasta ahora solo pagan el IVA los productos que entran en la UE de más de 22 euros. La tramitación postal amenaza con colapsarse.

Hacienda es consciente de la situación pero reconoce que la dotación de personal de Aduanas no tiene capacidad para supervisar todos los paquetes que llegan desde fuera de la UE, ni para valorar la cuantía de lo defraudado. Todos los envíos llegan a las dependencias postales de Barajas, pero los inspectores de Aduanas no tienen físicamente presencia en las oficinas postales desde principios de la década. La Comisión Europea alerta de que "con unos 150 millones de paquetes importados con exención del IVA en la UE cada año, este sistema está abierto al fraude masivo y crea distorsiones importantes que sufren las empresas".

Hacienda registró un total de 69.110 declaraciones de importación de envíos postales procedentes de China hasta el 25 de noviembre pasado por parte de Correos, frente a las 109.905 del 2015 y las 171.876 del 2014. Los 'courier' o operadores privados aportaron 258.173 declaraciones de importación (299.518 todo el año anterior y 384.365 un año antes). Curiosamente, cada vez menos pagos a Hacienda pese al ritmo de crecimiento de paquetería que confirman tanto Correos como la Comisión Europea.

ELUDIR EL CONTROL DE ADUANAS

Los datos corroboran que la mayoría de los envíos extracomunitarios gestionados por Correos eluden los registros de Aduanas amparados en el formulario CN22 conocido como 'el verde', reservado al servicio público postal para envíos entre particulares y que en la práctica se está utilizando en ventas a particulares. 

En Hacienda achacan a los operadores postales, Correos y otros privados, la responsabilidad de controlar y detectar los envíos que deben pagar a aduanas de los que no. Millones de paquetes y cartas llegan a España bajo el escudo CN22, solo una pequeña parte se declaran y menos comportan pagos. Y otros envíos, simplemente pasan por la aduana sin control al margen del precio que pone en la etiqueta. 

Carlos Campiña, del sindicato de técnicos de Hacienda, reconoce que la situación en aduanas es dramática: "La capacidad que tienen los técnicos de Aduanas es limitada. En el mejor de los casos, en el Puerto de Barcelona se controlan físicamente solo el 5% de los contenedores. En los envíos postales procedentes de fuera de la UE que llegan a Barajas ese control incluso sería menor". Campiña centra el problema en la falta de personal suficiente "para controlar las declaraciones que hace el operador postal".

TENSIÓN LOGÍSTICA

En este auge confirmado de la compra electrónica internacional, la situación para Correos es compleja. "China está inundando el mercado mundial con envíos a bajo precio que pocas veces salen a cuenta a los operadores públicos de correo y que de hecho están comportando tensiones logísticas", explican en Correos. "Estamos trabajando para el diablo", describen. El correo público está obligado a participar en el boom internacional de la paquetería y a mantener los compromisos de calidad con menos personal y mayores costes.

Los acuerdos de reciprocidad internacionales entre compañías públicas de correo (como el enmarcado en el acuerdo Kahala) nacieron con el objetivo de hacer frente a la competencia de las compañías privadas de correo urgente y han conseguido agilizar los trámites pero a costa de un coladero fiscal. Se han llegado incluso a pactos con grandes firmas como la china Alibaba para acelerar los trámites postales y unificar sistemas de tratamiento de paquetería. 

Un estudio realizado por la Dirección General del Mercado Interior de la UE constataba que se registran menos controles aduaneros en las compañías estatales que en los operadores privados, especialmente en los productos exentos de IVA reservados para las primeras. Eso es algo que Bruselas quiere enmendar con el pago de IVA de todos los envíos. 

FALTA DE TRANSPARENCIA

Noticias relacionadas

En la práctica, todos los envíos amparados en la denominación técnica CN22 (pequeños hasta dos kilos) no se procesan de manera informática, dicen en Aduanas, lo que no permite discriminar su procedencia. Hacienda parece más preocupada de la lucha contra la falsificación de marcas o del fraude del IVA de las empresas, que del cobro del IVA en los envíos a particulares. Los últimos informes sobre comercio electrónico de Red.es o el de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia no detectan el auge del comercio electrónico con Asia ni analizan las razones por las que envíos extracomunitarios llegan bajo el opaco CN22. 

Almacenes en España y auge de los importadores

Gigantes como Amazon o Alibaba (a través de su filial Aliexpress) ya disponen de almacenes en España, lo mismo que otras webs como Gearbest, Igogo, Tinydeal, Tomtop, Geekbuying. Pero no todos sus productos a la venta están en Europa, ni disponen de la garantía obligatoria de dos años, principal indicador de que el producto ya ha pagado impuestos. Frente a los 'warehouse', que simulan tener presencia en España, otras empresas han visto en esta presencia el argumento de venta adecuado para aprovechar el empuje de los productos chinos.