Ir a contenido

FINANCIACIÓN DE LOS ENTES LOCALES

El IBI puede subir al menos el 8% en más de 200 municipios catalanes

La actualización de la base del impuesto afecta a 2.542 localidades de toda España

Tarragona, Lleida y otras 13 capitales de provincia, entre las ciudades con posibles alzas

Agustí Sala

La alcaldesa de Badalona, ​​Dolors Sabater; los concejales José Téllez y Fátima Taleb, y el asesor Ricard Amaya durante la presentación del presupuesto del 2016. 

La alcaldesa de Badalona, ​​Dolors Sabater; los concejales José Téllez y Fátima Taleb, y el asesor Ricard Amaya durante la presentación del presupuesto del 2016.  / AYUNTAMIENTO DE BADALONA

El impuesto de bienes inmuebles (IBI), la principal fuente de recaudación municipal, puede subir al menos el 8% el año que viene en 208 ciudades y pueblos catalanes. Es la consecuencia de la actualización de los valores catastrales, la base sobre la que se aplica el impuesto, publicada en el real decreto-ley de medidas tributarias el sábado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y en la que se incluyen los coeficientes para adecuar esa base tributaria de 2.452 municipios que lo solicitaron.

En total son 334 los que se ven afectados en Catalunya por esta actualización, que va desde un alza del 0,87%, donde los valores catastrales rigen desde el 2011, hasta el 8%, donde se mantienen como en el periodo 1984-1990, y en el que se incluyen los 208 mencionados, donde más debe subir el IBI. Entre estos últimos están algunos municipios metropolitanos o cercanos a Barcelona, como Martorell Barberà del Vallès, además de localidades con muchas segundas residencias como CadaquésPuigcerdàCamprodónBellver de CerdanyaLloret de MarPalafrugellPalsPeraladaPortbouSant Pere Pescador Creixell

Los ayuntamientos pueden contrarrestar el alza con un recorte del tipo del gravamen igual que el alza de la base del mismo 

Aunque los consistorios afectados sabían que se iba a actualizar este valor, ya que ellos mismos lo solicitaron, desconocían los coeficientes que se tendrían que aplicar y que están en función del año de vigencia de los valores sin revisar. Los más antiguos, que van de 1984 a 1990 tienen que aplicar un coeficiente del 8%, lo que eleva la base sobre la que se tributa y, a no ser que el consistorio decida rebajar el tipo de gravamen en la misma proporción, significará más cuota para los contribuyentes, que incluso puede ser mayor si el ayuntamiento eleva el tipo de gravamen. El Gobierno ha impuesto la obligación a los consistorios de que, como mínimo, la recaudación se mantenga.

Badalona, la tercera ciudad de Catalunya en habitantes, ha optado por contrarrestar una subida que debería ser del 4% con un recorte de la misma proporción en el tipo de gravamen a través de una disposición transitoria en las ordenanzas fiscales del 2017, que cuentan con la aprobación inicial y el apoyo del PSC. El gobierno municipal, formado por Guanyem Badalona (CUP y Podem), ERC e Iniciativa, defiende una revisión catastral, "pero la dirección general del Catastro, con buen criterio, reclama que sea con el consenso de todas las fuerzas políticas", explica el teniente de alcalde José Téllez. Una revisión, que se acordó en otras dos o tres ocasiones pero no se llegó a plasmar, permitiría situar estos valores más cerca de su actual precio de mercado y sería "más justa", según Téllez.   

Además de Tarragona y Lleida, con unas alzas que deberían ser del 3% y el 0,92%, respectivamente, la actualización afecta a otras 13 capitales de provincia españolas. Se trata de Valencia, donde el alza debería ser del 4%; Alicante (5%) Granada (4%), Cádiz (5%), Córdoba (6%), Huelva (4%), Jaén (4%), Almería (0,92%), Badajoz (5%), Santander (0,90%), Ávila (0,90%), Huesca (3%) y Teruel (5%).

Los consistorios en los que hace más de 5 años que no se revisan los valores catastrales son los que solicitan la actualización

Pueden solicitar la actualización de los coeficientes para los valores aquellos municipios en los que hayan trancurrido al menos cinco años desde la última revisión catastral (recálculo del valor del conjunto de los inmuebles de la ciudad) y en los que haya "diferencias sustanciales" entre los valores de mercado y los que sirvieron para determinar los valores catastrales que estén en vigor. Los consistorios tuvieron hasta el 31 de mayo pasado para solicitar la actualización o para desistir de la petición que hubieran formulado.

De los 334 municipios catalanes en los que se aplicarán los coeficientes de actualización, 126 están en la provincia de Barcelona. Además de Badalona, Martorell o Barberà destacan Sant Boi de Llobregat (0,92%), Cerdanyola del Vallès (0,92%), Esplugues de Llobregat (4%), Granollers (4%), Gavà (3%), Manresa (0,92%) o Vic (0.92%). Otros 73 están en Girona, como Banyoles (6%), Begur (6%), Hostalric (0,92%) y Olot (0,92%); 69 más en Lleida, como Viella (3%) y Rialp (3%) y 65 en Tarragona, como Gandesa (8%), Montblanc (4%), Salou (6%) y Valls (6%)

Estas variables se suelen publicar en los Presupuestos del Estado de cada año. Como en esta ocasión será imposible que estas cuentas se hayan aprobado dentro del ejercicio actual, el Gobierno ha optado por utilizar la vía del real decreto-ley, que se tramita de forma más rápida, a través de la convalidación en el Congreso, lo que permite a los ayuntamientos aprobar o adecuar las ordenanzas fiscales para que puedan entrar en vigor el próximo 1 de enero.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.