Ir a contenido

Bruselas propone aplicar un IVA reducido a libros y periódicos electrónicos

La Comisión Europea propone nuevas reglas simplificar la normativa y relanzar el comercio digital

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

Lectura de un libro electrónico.

Lectura de un libro electrónico.

La normativa europea actual sobre IVA permite a los Estados miembros aplicar tipos de IVA reducidos e incluso superreducidos a los libros y periódicos impresos pero impide a las publicaciones on line beneficiarse de esa misma tasa. Dentro de su nuevo plan para impulsar el comercio electrónico, la Comisión Europea plantea ahora una revisión de esa regla de forma que este tipo de productos digitales puedan beneficiarse también de un tratamiento fiscal igual de ventajoso.

En el caso de España la medida abre la puerta a rebajar el tipo del 21% al 4% el IVA que se aplica por la compra de un diario o un libro digital. Un gesto con el que Bruselas espera aumentar la cuota de mercado de las publicaciones on line del 5% actual al 21% para el año 2021. Las reglas actuales permiten a los Estados miembros aplicar tipos estándares, reducidos, superreducidos e incluso cero a revistas, periódicos o libros impresos mientras que el mismo producto digital está sometido a un tipo normal.

Estas normas fueron acordadas antes del auge y de las compras por internet, especialmente de las ventas transfronterizas y por eso en el Ejecutivo comunitario consideran que ha llegado el momento de adaptar la realidad tributaria al nuevo modelo económico. “Hay que ser conscientes de que esto no tiene en cuenta la economía actual. Sea papel o digital, un libro es un libro y un periódico es un periódico y la tributación tiene que tener en cuenta la nueva realidad”, ha insistido el comisario de asuntos económicos, Pierre Moscovici, que considera que la distinción fiscal entre soporte físico y digital ya no se sostiene.  

Pese a la propuesta de Bruselas de terminar con la discriminación actual, la decisión final seguirá estando en manos de los Estados miembros aunque son ellos, según ha recordado el vicepresidente Andrus Ansip, quienes han demandado esta reforma que incluye también otras medidas para simplificar el pago de IVA y relanzar el comercio digital. La propuesta establece, por ejemplo, la creación de una ventanilla única para los pagos de IVA en línea, algo que permitirá a las empresas ahorrarse unos 2.300 millones de euros anuales en cargas burocráticas.

SIMPLIFICACIÓN DE LAS REGLAS

Actualmente, las empresas que venden de forma transfronteriza están obligadas a registrarse a efectos del IVA en todos los Estados miembros en los que venden sus productos, con un coste por país de 8.000 euros. Bruselas propone ahora que las empresas puedan hacer una declaración trimestral por el IVA adeudado en el conjunto de la UE utilizando la ventanilla única que ya existe, por ejemplo, en el caso de servicios electrónicos como aplicaciones de movil.

La Comisión Europea también propone que las empresas declaren el IVA en el país del consumidor con lo que esperan una distribución más justa de los ingresos fiscales y una medida que permitirá a las haciendas de los 28 Estados miembros recuperar unos 5.000 millones de euros que estiman se pierden cada año por las ventas en línea. Según Bruselas, si no hay cambios las pérdidas anuales seguirán disparándose y alcanzarán los 7.000 millones de euros para el año 2020.

El plan también incluye medidas para luchar contra el fraude de fuera de la UE. Actualmente los pequeños envíos que llegan de fuera y que tienen un importe inferior a los 22 euros están exentos de IVA. En el futuro esta exención desaparecerá y también tendrán que pagar IVA. "Queremos que haya un terreno de juego justo para aquellas empresas que producen el mismo tipo de bienes", explica Ansip.

0 Comentarios
cargando