Ir a contenido

LAS CUENTAS DE LA GENERALITAT PARA EL AÑO QUE VIENE

Presupuestos sociales y con fondos para el referéndum

Las cuentas dotan la consulta sin citarla entre las partidas electorales y de contingencia

Salut y Ensenyament vuelven a niveles precrisis, pero aún lejos del récord del 2010

Olga Grau Agustí Sala

>El vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, entrega el proyecto de ley de presupuestos a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, este martes. / JOAN CORTADELLAS / VIDEO:ACN

El Govern ha presentado los presupuestos del 2017 con una melodía pensada para, esta vez sí, seducir a la CUP. El apoyo de la formación anticapitalista es clave para que las cuentas de este año salgan adelante, algo que para Junts pel Sí (JxSí) es una condición innegociable para que el 'procès' no se frustre, sobre todo después del portazo de la formación anticapitalista a las cuentas del 2016 que obligaron al Govern a prorrogar las cuentas del 2015.Con esta música de fondo, el ‘vicepresident’ económico del Govern Oriol Junqueras se ha esforzado en presentar el presupuesto como el más elevado de la historia en lo que respecta al peso destinado al gasto social (74,7 de cada 100 euros del gasto total), en un claro guiño a los ‘cupaires’.

El Govern también ha incluido una partida de 5,8 millones de euros destinada a procesos electorales y participativos, además de recoger en una disposición adicional el compromiso de dotar «las partidas necesarias» para la celebración de un referéndum. La diputada de la CUP Eulàlia Reguant se ha mostrado satisfecha con la partida para el referéndum incluida en las cuentas del pròximo año, una demanda de su grupo parlamentario, pero ha sentenciado que estos «no son los mejores presupuestos y la Conselleria d’Economia lo sabe», en refencia a la ausencia de medidas más contundentes para aumentar los ingresos por la via de un alza del IRPF a las rentas medias y altas. Junqueras no ha revelado si el Govern dispone de margen para hacer más concesiones a la CUP en el trámite parlamentario.  

GASTO SOCIAL

Las cuentas del Govern incorporan un gasto social que aumenta en 1.170 millones de euros con respecto a las del 2015, las últimas aprobadas. Junqueras, que ha entregado a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el proyecto y el de la ley de acompañamiento, ha afirmado que el gasto social se ha situado en los niveles del 2008, antes de la crisis, si bien aún está lejos del 2010, cuando las cuentas catalanas alcanzaron su cota récord. En el caso de las políticas de sanidad se sitúa en unos 1.000 millones por debajo de ese ejercicio, ha admitido.

Los departamentos que más incrementan su gasto respecto al del ejercicio del 2015 son Ensenyament, con 338,6 millones más; Salut, con 408,4 millones; Territori i Sostenibilitat, con 197 millones; y Treball, Afers Socials i Famílies, con 193,8 millones. «La época de los recortes se ha terminado, estamos en un momento que no tiene nada que ver con los recortes», ha proclamado Junqueras, quien ha destacado que en algunas áreas hay cifras históricas, como en el número de docentes que habrá en el 2017, que se incrementarán en 3.599.

DÉFICIT

En sus cuentas, la Generalitat prevé un déficit del 0,5% del PIB. «Ese es el porcentaje establecido para las autonomías que el Gobierno español ha comunicado a las instituciones europeas», ha dicho Junqueras. Un 0,5% sobre el PIB catalán representa un déficit de unos 1.000 millones de euros. Junqueras ha señalado que, a tenor de la propia ley de estabilidad, de lo que ha afirmado la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) o las recomendaciones europeas, debería ser del 1,18% del PIB, lo que serían 1.540 millones de euros más de margen.

El Govern prevé ingresar 109,8 millones de euros por nuevas medidas fiscales incluidas en el proyecto de ley de acompañamiento, que ascenderán a 181,8 millones en el ejercicio completo. Entre estas figuran la tasa sobre bebidas azucaradas (31 millones) y la tasa sobre riesgo medioambiental por transporte de elementos radiotóxicos (28,3) o la supresión de la deducción extra en el tramo autonómico del IRPF, que afecta a unos 250.000 contribuyentes de más de 32 años e ingresos de más de 30.000 euros.

Junqueras ha explicado que la deuda de la Generalitat sobre el PIB bajará por primera vez en el ejercicio del 2017 en 0,4 puntos, pasando del 35,8% al 35,4% del PIB, situándose en 77.495 millones de euros.