Ir a contenido

LUCHA CONTRA LA CONTAMINACIÓN

Objetivo: triplicar las ventas de coches eléctricos en el 2017

La gasolina y los vehículos de baterías ganan terreno al diésel, que está perdiendo la hegemonía

Antoni Fuentes

Las multinacionales que tienen fábricas en España se preparan ya para "un cambio en la movilidad en las grandes ciudades". La nueva movilidad pasará por el coche compartido y el despegue, esta vez sí, de los vehículos eléctricos aunque todavía en un nivel muy lejano de Noruega, el paraíso de la electromovilidad. 

El cerco de las ciudades a los coches contaminantes ya está modificando los hábitos de compra de los consumidores. El diésel, que llegó a alcanzar un 70% de las matriculaciones antes de la crisis, ha ido perdiendo peso en los últimos años hasta llegar a una media del 57%. Un ejemplo del cambio de tendencia del diésel se aprecia en el modelo Ibiza de Seat, del que un 72% de las ventas son de gasolina. Incluso en el Ateca, un SUV de mayor tamaño, el 38% de las vehículos vendidos son de gasolina.    

OPORTUNIDAD INDUSTRIAL

Los coches eléctricos se convertirán, a medio y largo plazo, en los ganadores en el mercado ya que "son la mejor vía para reducir las emisiones de gases en las ciudades", explica un portavoz de Nissan. Para el 2017, el objetivo del sector es triplicar las ventas de coches eléctricos hasta llegar a 12.000 vehículos. Para ello, el sector plantea al Gobierno un plan estable de ayudas para los próximos años y una apuesta decidida por instalar puntos de recarga, dos de las claves de que los modelos eléctricos se encuentren entre los más vendidos en Noruega. El despegue de los coches eléctricos también se beneficiará de la llegada a España de Tesla .

El desarrollo del mercado eléctrico es, además de una clara mejora de la calidad del aire, una "oportunidad para convertir a España en un 'hub' que atraiga la producción de nuevos modelos", añaden en Nissan. En la fábrica de Barcelona se produce uno de los cinco coches eléctricos ensamblados en España, la furgoneta e-NV200.    

Esa transformación en ciernes del mercado y, como consecuencia, de las fábricas preocupa a los sindicatos. "La falta de alternativas en nuevos productos puede causar miles de despidos en fábricas de componentes para coches de combustión interna", advierte Matías Carnero, presidente del comité de empresa de Seat.