Agua se escribe con i

El salón iwater cierra con éxito de visitantes su primera convocatoria

Las sesiones paralelas advierten del riesgo de recesión en la provisión de agua

Una de las demostraciones del salón Iwater, clausurado ayer. 

Una de las demostraciones del salón Iwater, clausurado ayer.  / ALBERT BERTRAN

2
Se lee en minutos
Josep-Maria Ureta
Josep-Maria Ureta

Periodista

ver +

De los cuatro salones que han compartido la Fira estos días el que ha tenido un carácter más técnico es el que la Fira ha denominado iwater, el espacio dedicado a cómo aprovechar mejor el agua potable en las economías desarrolladas, al que han acudido casi 5.000 visitantes. Que el salón utilice la palabra universal water, es normal. Que la anteceda con una modesta "i" indica que se trata de otra apuesta de la Fira por captar nuevas demandas mundiales, porque la tercera de las vocales también sirve para decir internacional, ciclo integral e innovación. En este impulso ha sido determinante el apoyo de Agbar y de su presidente Ángel Simón.  

El primer salón ferial dedicado a la gestión del agua potable, un privilegio del que solo disfruta menos del 10% de la población mundial, se dirige, en primer término, a quienes disponen de grifos seguros de agua potable. Pero también ha servido para provocar los encuentros entre gestores del agua y los distribuidores, amparados por la Fira mediante la organización de encuentros de expertos paralelos a la exposición. 

Tenían dudas los organizadores de que esta propuesta de nuevo salón dedicado al agua potable y su provisión tuviera el suficiente gancho para atraer a visitantes, lo más indicado para asegurar la continuidad del certamen. Han sido los expositores los que han movido la balanza a favor de la continuidad. Los casi 5.000 visitantes de la exposición, más los participantes en las jornadas técnicas que han sido "un revulsivo de ideas" para los gestores locales de la provision de agua, según uno de los participantes, han confirmado que la gestión de un bien básico como el agua también ha de contar con el apoyo de las mejores tecnologías de gestión para asegurar que la pñrovisión sea eficiente y al alcance de toda la población.     

Quienes promocionan la ciudad inteligente, que aprovecha todos sus recursos, y quienes piden un uso más racional del agua con las aplicaciones más sofisticadas han podido compartir datos en los distintos salones que ha organizado la Fira esta semana. Por ejemplo, que en España solo se reutilizan 400 hectómetros cúbicos de agua regenerada a partir de aguas residuales, lo que podría abastecer a una ciudad de cuatro millones de habitantes si se hiciera correctamente.

En contraste, la gestión del agua en España factura 31.000 millones y da empleo a 212.000 personas.

Aunque la letra mágica de la sostenibilidad sea la r de reciclar, recuperar y reutilizar, el primer salón del agua celebrado en Montjuïc, en el que ha sido determinante el conocimiento del sector que tiene Agbar, ha apostado por la "i" de inteligencia que engloba a todas las anteriores. 

Noticias relacionadas

  

   

Temas

Agua Agbar