05 abr 2020

Ir a contenido

Los particulares podrán poner denuncias ante la Sindicatura de Comptes

El proyecto de ley de acompañamiento a los presupuestos prevé varias medidas de transparencia y fiscalización de las cuentas públicas

Agustí Sala

Los particulares podrán poner de forma directa denuncias ante la Sindicatura de Comptes en casos en los que tengan indicios pruebas de malversación o mala gestión de fondos públicos, según el anteproyecto de ley de acompañamiento de los Presupuestos de la Generalitat para el 2017.

Estas reclamaciones, que requieren una reforma de la ley de la Sindicatura, podrán ser nominativas o anónimas. Está previsto que el organismo, cuyo 'síndic major' es Jaume Amat, establezca unos requisitos, indicios o pruebas mínimas para que las denuncias sean tramitadas, con el fin de evitar un colapso de la institución.

En el anteproyecto, remitido ya al Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC), se incluyen varias medidas de mejora de la transparencia y la fiscalización de las cuentas públicas. En esta línea, se incluye la creación de un registro de subvenciones y ayudas de Catalunya, que incluirá todas las que gestionan la Generalitat y las administraciones locales, así como medidas de fiscalización previa del gasto. A su vez, la Sindicatura podrá fiscalizar todas las empresas públicas y se tendrán que hacer informes justificativos siempre que se encadenen al menos dos contratos de importe menor consecutivos.

DEROGACIÓN DE LA ESTABILIDAD PRESUPUESTARIA 

Una de las concesiones a la CUP es la derogación de la ley de estabilidad presupuestaria del 2012, más rígida que la estatal, y que preveía el equilibrio de las cuentas públicas en el 2018. Otras concesiones a los 'cupaires' son la congelación en el curso próximo de nuevas clases concertadas con escuelas privadas, así como la remisión al Parlament de la reversión de la privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL) si el Tribunal Supremo ratifica la invalidación del concurso de adjudicación.

El texto, que el Govern prevé aprobar junto con el proyecto de Presupuestos el próximo 29 de noviembre para iniciar el trámite parlamentario, también recoge la creación de la Agència Catalala de Seguretat Ferroviària, que realizará tareas de policía administrativa y contará con potestad sancionadora en el ámbito competencial de la Generalitat, por ejemplo en Rodalies.