Ir a contenido

MERCADO LABORAL

Baleares destapa un fraude en el turismo del 36,5% de los contratos temporales

El peinado de unas 1.300 empresas en verano detecta irregularidades en uno de cada tres eventuales

El Gobierno balear reclama a Rajoy cambios normativos para erradicar la "sensación de impunidad"

ANTONI FUENTES / BARCELONA

Un camarero atiende a unos turistas en una terraza de Palma de Mallorca.

Un camarero atiende a unos turistas en una terraza de Palma de Mallorca. / AFP PHOTO / JAIME REINA

La temporada estival ha batido un nuevo récordBaleares, una de las comunidades autónomas más dependientes del turismo, ha alcanzado máximos de empleo y de actividad. Y también de fraude laboral. El segundo peinado intensivo llevado a cabo por un equipo reforzado de inspectores de Trabajo ha destapado irregularidades en un 36,5% de los contratos temporales, según los resultados de la campaña coordinada por el Gobierno de las islas que se ha convertido en un referente en la lucha contra la degradación de las condiciones laborales.

La segunda oleada del plan de choque contra la precariedad en el mercado de trabajo ha cazado más infractores que el verano pasado, cuando la campaña se puso en marcha con muy poca antelación debido al reciente cambio en el Ejecutivo autonómico. El peinado llevado a cabo este año ha abarcado más tiempo, la temporada alta de julio y agosto, y ha contado con un trabajo previo más extenso para afinar las visitas en busca de empresas sospechosas. 

El peinado de Baleares es puesto como referente por los sindicatos en la estrategia para combatir los abusos laborales en las empresas. Otras comunidades, como Canarias, quieren seguir sus pasos con campañas exhaustivas para las que piden refuerzos a otras autonomías. 

VISITAS DE NOCHE Y EN FESTIVOS

En el 2016, Baleares ha contado con 32 inspectores y subinspectores, que incluyen a un buen número de refuerzos procedentes de otras comunidades, que han hecho 1.304 visitas a 1.287 empresas. De la cifra total de visitas, 555 se hicieron de noche o en días festivos para intentar cazar 'in fraganti' a los empresarios piratas.

Los inspectores revisaron un total de 9.256 contratos temporales, en los que se encontraron irregularidades en algo más de una tercera parte de los mismos, un 36,5%. El resultado fue que se obligó a los empresarios a convertir en indefinidos a 3.381 eventuales. La bolsa de fraude destapada aumentó un 41% en el verano de este año en comparación con el del ejercicio anterior, cuando alcanzó un 25% de los eventuales inspeccionados.

Otro de los objetivos de la campaña era atacar la bolsa de fraude en los contratos a tiempo parcial. A pesar de que este verano se han investigado menos contratos, se ha detectado un nivel más alto de fraude, con un 17% de los contratos a tiempo parcial en los que no se respetaba la jornada laboral teórica que habían declarado. Los inspectores obligaron a las empresas a alargar la jornada declarada para 453 trabajadores.

INCUMPLIMIENTO MASIVO

En total, entre temporales y empleos a tiempo parcial, 3.927 trabajadores salieron beneficiados del peinado laboral, un 54% más que en la campaña del 2015. "Con una temporalidad tan elevada como la de Baleares y en general del mercado de trabajo español, el nivel de fraude tiene que ser también muy alto porque existe un incumplimiento masivo de la normativa. Por eso los resultados de la campaña son también de un nivel de fraude alto detectado", ha asegurado a este diario Iago Negueruela, 'conseller' de Treball de Baleares

Los resultados de la campaña del 2016 muestran nuevamente, según Negueruela, que "la inspección puede ser muy resolutiva" tanto en el fraude destapado como en el efecto disuasorio en la tentación de cometer fraude para recortar los costes laborales de las empresas. De forma paralela, ha habido un aumento de los contratos indefinidos iniciales y una reducción de las contrataciones a tiempo parcial. El 'conseller' considera que, además de la mejora del ciclo económico, también ha influido en esas dos tendencias positivas "la recomendación de algunos gestores a los empresarios de que no se la jueguen ante el riesgo de una inspección". 

Para Negueruela, hay que combatir la "sensación de impunidad" de algunos empresarios y pone como ejemplo el nivel más alto de irregularidades que la media detectadas en Formentera gracias a que se han destinado dos inspectores que dormían en la isla y que visitaban empresas cada día. Sin embargo, el 'conseller' balear reclama al Ejecutivo de Rajoy cambios normativos para que la lucha contra el fraude sea más efectiva.