03 jul 2020

Ir a contenido

ESTADO DEL BIENESTAR

El Congreso presentará una propuesta de reforma de las pensiones en primavera

La Comisión del Pacto de Toledo se fija un calendario acelerado de trabajo

El presidente del CES pide tranquilizar a la sociedad sobre el futuro de las prestaciones

ROSA MARÍA SÁNCHEZ / MADRID

La diputada Celia Villalobos, que preside la Comisión del Pacto de Toledo, en una imagen de archivo.

La diputada Celia Villalobos, que preside la Comisión del Pacto de Toledo, en una imagen de archivo. / Chema Moya

El Congreso de los Diputados se ha puesto las pilas para la próxima reforma del sistema público de pensiones. Los portavoces parlamentarios en la Comisión del Pacto de Toledo, que preside Celia Villalobos, se han reunido este martes y han acordado elevar al Gobierno "a principios de primavera" una propuesta que garantice la sostenibilidad del sistema, según ha explicado la portavoz socialista Mercè Perea. Será la tercera reforma de calado de la Seguridad Social desde el 2011 en un momento en que arrecia la preocupación ante el previsible agotamiento de la hucha de las pensiones a final del 2017.   

En los próximos días se concretará el plan de trabajo y el ritmo de comparecencias previas a la elaboración del informe final. Este contendrá la evaluación quinquenal de las recomendaciones del Pacto de Toledo (que correspondía abordar en el 2016) y, lo que es más importante, una propuesta de reforma del sistema que garantice el equilibrio financiero y la sostenibilidad del sistema y aborde un modelo de revalorización de las pensiones que asegure el poder adquisitivo de las prestaciones.

El ritmo, en todo caso, estará condicionado por la formación de un nuevo Gobierno. "Si no hay legislatura, todo esto se acaba", precisa el diputado del Partit Demócrata Català Carles Campuzano. La ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, apuntó este lunes que en paralelo a los trabajos parlamentarios del Pacto de Toledo también se debería abordar el debate sobre la reforma de las pensiones en el marco del diálogo social entre Gobierno, patronal y sindicatos.        

FONDO DE RESERVA, AL LÍMITE

Todos los grupos políticos han coincidido en la necesidad de trasladar "tranquilidad" a la sociedad española sobre el futuro del sistema de pensiones, a pesar de que este año se cerrará con un déficit que podría situarse entre los 17.000 y los 18.000 millones de euros -según las fuentes parlamentarias- y de que del Fondo de Reserva se agotará el año próximo, tal como admite el propio Gobierno en funciones en el Plan Presupuestario 2017 remitido a la Comisión Europea. También existe coincidencia sobre el principio de que "las pensiones no se tocan", según Perea. Las reformas, según Campuzano, se centrarán en el terreno de las fuentes de ingresos del sistema.   

"El Fondo de Reserva se agotará posiblemente en el 2017. Claro que sí. Habrá que ponerse serios y establecer un compromiso que está ya, pero que habrá que comunicarlo más: 'usted quédese tranquilo que su pensión se la garantizo yo'", ha declarado el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, tras comparecer ante los portavoces parlamentarios del Pacto de Toledo, a puerta cerrada. Este martes también ha comparecido ante los parlamentarios el director general de Ordenación de la Seguridad Social

REVALORIZACIÓN

El presidente del CES ha optado por priorizar en la discusión la viabilidad del sistema a la hora de discutir la revalorización de las pensiones al ritmo de la inflación, tal y como han pedido PSOE, Podemos y otros grupos, en varias iniciativas. "No es un debate de sí o no. El objetivo fundamental es garantizar el sistema", ha dicho

Algunos de los retos en el cambio del trabajo mencionados por el presidente del CES han sido los que introduce la economía colaborativa o la implantación de la robótica en la economía, respecto a la cual ha dicho que los salarios pueden caer hasta un 33% y desaparecer un 47% de las profesiones.

"Se va a romper la base que permitía la cotización: tiempo de trabajo, salario, relación de trabajo por cuenta ajena. Tenemos que ser capaces de gestionar esta nueva realidad", ha dicho Peña, que ha estimado que uno de cada dos puestos de trabajo puede desaparecer.

Las cuentas de la Seguridad Social tendrán una leve mejora en el 2017 al reducir el déficit en una décima, del 0,3% del 2016 hasta el 0,2% del producto interior bruto (PIB), según el plan presupuestario enviado por el Ejecutivo en funciones a Bruselas. El agujero que genera el desequilibrio entre ingresos y gastos, de una media de 47,3 millones al día, ha llevado a sindicatos y partidos a proponer varias fórmulas para que la Seguridad Social tenga ingresos adicionales, como pagar con los Presupuestos generales las pensiones de viudedad o poner en marcha un impuesto social como el que ya aplica Francia.