Ir a contenido

MACROJUICIO EN MADRID

El exsecretario de Caja Madrid desmonta la versión de los consejeros

Enrique de la Torre asegura que las 'black' no formaban parte del sueldo porque las normas no lo permitían

PABLO ALLENDESALAZAR / MADRID

El ex secretario de la entidad niega haber instruido sobre las tarjetas opacas / VÍDEO: ATLAS

Duro golpe a la línea de defensa de la mayoría de los exconsejeros de Caja Madrid, con Miguel Blesa y Rodrigo Rato a la cabeza, consistente en asegurar que las tarjetas 'black' formaban parte sus sueldos y que altos cargos de la entidad les dijeron que así aparecía incluido en el certificado de retenciones fiscales que se les facilitaba para hacer la declaración de la renta. Su estrategia carga mayoritariamente la responsabilidad en Enrique de la Torre, secretario de los órganos de gobierno de la caja entre 1996 y el 2009. Pero este, uno de los acusados clave del juicio, se ha revuelto este lunes contra esa tesis: las tarjetas de los consejeros, ha defendido, eran para gastos de representación de la entidad y no parte del salario, ya que esta segunda opción no estaba permitida por las leyes ni por las normas de la caja.

De la Torre, para quien la Fiscalía pide dos años de cárcel, está en una situación delicadísima. Además de ser quien bautizó las tarjetas como "'black' a efectos fiscales" en un correo interno, ha sido señalado por muchos exadministradores como la persona que les entregó los plásticos y les instruyó en que podían usarlos para gastos personales sin relación con su actividad en la entidad. "Ellos eran los administradores. Yo era el secretario, yo no daba instrucciones a nadie, si acaso me las daban a mi", ha contraatacado. "No hay más que ver la composición del consejo: secretarios de Estado de Hacienda, de Comercio, un presidente de la patronal" para entender que "todos ellos sabían mejor que yo lo que era una tarjeta de gastos de representación", ha remachado. 

Tanto si era para gastos de representación como si era parte de sueldo podría ser considerado delictivo por el tribunal: si era para representación, porque se usó para gastos privados (incluso lencería) y si era un complemento salarial, por no declararlo a Hacienda. Pero la responsabilidad en uno u otro caso descansaría más en unos acusados que en otros, por lo que De la Torre -- señalado por algunos acusados como "interlocutor" de la presidencia de la caja para temas de retribuciones-- ha tratado de sacudirse la culpabilidad que han tratado de echarle encima la mayoría de los exconsejeros.

LLÁMALO NEUTRO

Su versión, sin embargo, tiene puntos débiles en algunos de los mails internos aportados por Bankia a la causa, como le ha hecho ver el fiscal. Así, ha tenido que argumentar que cuando avisó a su sucesor de que las tarjetas eran "'black' a efectos fiscales", quería decir que eran "neutrales" para los consejeros cara a la declaración de la renta al no ser parte de su salario. Y cuando en un correo a Blesa le advirtió de que era una información "delicada", ha añadido, no pretendía decir que había que ocultarla a los órganos de control internos y públicos, sino a que estaba al alcance de varias secretarias de la dirección y podía haber filtraciones. 

El acusado defiende que tildó las tarjetas de 'black' porque eran "neutrales" para Hacienda

Para sacudirse estas sombras, De la Torre ha apuntado el ventilador de trapos sucios en otra dirección. De esta forma, ha negado que fuera responsabilidad suya velar por la legalidad y correcta tributación de las tarjetas y ha asegurado que Ildefonso Sánchez Barcoj, exdirector financiero, fue quien le dijo que no hacía falta pedir recibos a los consejeros porque "a través de los boletos de Visa se podía saber el origen de cualquier factura, era mejor que con un recibo firmado". Además, ha asegurado que cuando se enteró de que algunos consejeros podían sacar efectivo con la tarjeta, lo cual no casaba con que fuera un gasto de representación, le informó a Blesa: "Me dijo: no te preocupes que yo lo hablo con Ildefonso, y hasta hoy".

DESFACHATEZ

El acusado se ha mostrado muyduro con los exconsejeros que le han responsabilizado más directamente. Así, ha asegurado que era imposible que Estanislao Rodríguez Ponga no supiera qué podía pagar con una tarjeta de representación habiendo sido secretario de Estado de Hacienda. Ha destacado que el expresidente de CEIM, Arturo Fernández, le acusa de haberle dado la tarjeta cuando ya no era empleado de la Caja. Y ha tildado de "desfachatez" que algunos exconsejeros afirmen que él era el responsable de supervisar los gastos. De la Torre también ha aseverado que él sí tenía, como otros directivos, una tarjeta de representación y otra salarial que se cargaba contra su sueldo.

Además del exsecretario general, este lunes han declarado Rafael Spottorno (exjefe de la Casa Real), Javier López Madrid (exconsejero delegado del Grupo Villar Mir), Virgilio Zapatero (exministro con Felipe González) y Juan Iranzo (exdirector de un laboratorio de ideas ligado a la CEOE), entre otros consejeros. La mayoría han insistido en que se les informó de que la tarjeta era parte de su salario. Sin embargo, unos pocos como Zapatero han afirmado que creían que eran gastos de representación, como afirma De la Torre. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.