Ir a contenido

RELACIONES ECONÓMICAS

Catalunya y Valencia, dos economías conectadas

La Comunitat Valenciana es el segundo mercado dentro de España para las empresas catalanas

Las patronales y grandes empresas como Seat y Ford reclaman desde hace años el corredor ferroviario mediterráneo

Antoni Fuentes

Contenedores en el puerto de Valencia.

Contenedores en el puerto de Valencia. / MIGUEL LORENZO

El deshielo en las relaciones políticas entre Catalunya València tiene como base la existencia de dos economías enlazadas. Los intercambios comerciales entre ambas comunidades autónomas superan los 10.000 millones de euros con un saldo a favor de Catalunya. Y todo ello con grandes asignaturas pendientes como el corredor ferroviario mediterráneo que reclaman desde hace años las empresas a ambos lados del Ebro.

La Comunidad Valenciana es el segundo mercado dentro de España para las empresas catalanas, que suman unas ventas globales de 6.674 millones en el 2013, último años con datos oficiales. València representa un 17,3% de todas las ventas de Catalunya al resto de España, lo que la sitúa a la Comunitat Valenciana como el segundo mercado por detrás de Aragón

Al sur del Ebro, València vende a Catalunya mercancías servicios por un importe de 4.027 euros. Esa cantidad coloca a la Comunitat Valenciana también en segundo lugar como autonomía de origen de las compras de Catalunya, por detrás de Andalucía, según los datos con los que trabaja el departamento de Empresa i Coneixement de la Generalitat.

BALANZA COMERCIAL A FAVOR DE CATALUNYA

El saldo de esos intercambios es una balanza comercial a favor de Catalunya que en el 2013 ascendía a 2.647 millones de euros. Los datos muestran también un crecimiento muy superior de las ventas de las empresas catalanas a las valencianas al inicio de la recuperación económica, con una mejora del 32% en relación con la cifra del 2012. En cambio, las ventas de Valencia a Catalunya subieron un 7,7%.

Pero, ¿cómo viajan esas mercancías? Mayoritariamente, por carretera, lo que convierte la autopista AP-7 en el gran eje comercial entre Catalunya y València. Del total de ventas de las empresas catalanas dentro de España, solo el 9% llegó a su destino mediante el tren en el 2013, lo que convierte el ferrocarril en el tercer medio de transporte utilizado para el comercio por detrás de la carretera e incluso del barco. 

ESPERANDO EL TREN

Esos mismos datos son utilizados a menudo por las patronales catalanas y valencianas y por grandes empresas de ambas comunidades para demostrar la necesidad de impulsar las obras pendientes del corredor mediterráneo. El último pronunciamiento empresarial a favor de la conexión ferroviaria para mercancías de Algeciras hasta Francia se ha producido esta misma semana con la demanda de la organización de Pimec en Tarragona.

La hoja de ruta del Pacto Industrial que está negociando la Generalitat con los agentes sociales también incluye la reclamación de un corredor ferroviario para mercancías con ancho ibérico e internacional para facilitar el comercio y las exportaciones. Grandes empresas como Seat (Martorell) y Ford (Almussafes), muy dependientes de los costes logísticos, se han convertido en abanderadas de la reivindicación.

Para el puerto de Barcelona, la conexión ferroviaria también se ha convertido en una necesidad para mejorar su competitividad internacional y también frente a los muelles de Valencia. De enero a agosto de este año, el puerto de València ha gestionado 47,7 millones de toneladas frente a casi 33 millones en Barcelona.