Ir a contenido

VIGILANCIA EUROPEA

La Eurocámara gana tiempo para impedir la congelación de fondos a España

El Parlamento Europeo invita a Guindos a dar explicaciones antes de finales de octubre

Todos los grupos políticos rechazan que la CE recorte subvenciones a España y Portugal

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, en una imagen de archivo.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, en una imagen de archivo. / AGUSTIN CATALAN

El Parlamento Europeo está buscando cómo evitar que se haga efectiva la, al parecer,  inevitable congelación de fondos estructurales a España y Portugal. La Eurocámara intenta ahora ganar tiempo para impedir que esta sanción tenga efecto y para ello ha invitado a los ministros de Economía de España, Luis de Guindos, y de Portugal, Manuel Caldeira, a dar explicaciones ante la Eurocámara antes de finalizar octubre.

Según la Comisión Europea, la legislación no le deja margen de maniobra para impedir la congelación de fondos a España y Portugal. Una vez que el Consejo ha confirmado la falta de medidas efectivas para corregir el déficit –lo hizo en agosto- Bruselas debe presentar una propuesta. Para la Eurocámara es un paso injusto, absurdo y que dañará a las regiones y se ha empeñado en impedirlo. De momento, ha decidido que el “diálogo estructurado” puesto en marcha entre ambas instituciones debe continuar.

Hasta que no concluya, la CE no puede presentar ninguna propuesta. España y Portugal tendrán tiempo para enviar su borrador de presupuesto y el plan de ajustes exigido para corregir el agujero presupuestario. El plazo límite es el 15 de octubre.

Si el plan satisface a la CE, Bruselas podría adoptar en paralelo a la decisión de congelación de fondos, a partir de mediados de noviembre, una segunda decisión suspendiendo la medida.

CONSENSO POLÍTICO

Ha sido la conferencia de presidentes de la Eurocámara, que reúne a los jefes de filas de todos los grupos políticos, ha invitado a los ministros Luis de Guindos y Manuel Caldeira para que den explicaciones sobre la situación económica de sus respectivos países y las medidas adoptadas. Una invitación con un objetivo claro: ganar tiempo.

Es decir, aunque la Eurocámara no tiene voto en todo este proceso podría finalmente imponer un criterio apoyado por el grueso de los grupos, tal y como quedó de manifiesto en el debate celebrado el pasado lunes en una comisión conjunta de asuntos económicos y política regional. Desde el PPE hasta la Izquierda Europea arremetieron contra la decisión que Bruselas dice está obligada a adoptar.

Además, la conferencia de presidentes también ha dejado la puerta abierta a pedir “información adicional” a la Comisión Europea y a celebrar una nueva audiencia antes de dar por concluido el debate. La situación presupuestaria de España y Portugal también volverá a la mesa del Eurogrupo y el Ecofin la próxima semana en Luxemburgo.