Ir a contenido

evolución del turismo

Los hoteles españoles alcanzaron una ocupación récord del 79% el pasado agosto

Las pernoctaciones aumentaron el 7,8% con respecto al mismo periodo del año anterior

La rentabilidad media de los hoteles españoles ha aumentado más de un 5% en el último año

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS / BARCELONA

Turistas asiáticas en el parque Güell, en agosto.

Turistas asiáticas en el parque Güell, en agosto. / RICARD CUGAT

Los hoteles españoles registraron una ocupación media del 79% el pasado agosto, lo que supuso un máximo desde enero del 1999, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El anterior dato más alto se produjo en agosto de 1999, cuando se ocupó el 78,8% de las habitaciones, según la Encuesta de Coyuntura Turística Hotelera, que también revela que las pernoctaciones crecieron en julio y agosto el 5,4% con respecto al mismo periodo del año anterior, animadas tanto por el turismo nacional como por el extranjero.

Si el sector turístico español ha mantenido dudas durante todo el verano sobre el efecto que el 'brexit' podía tener en el turismo español, estas pueden darse por disipadas con la evolución del turismo no residente en agosto. Los británicos siguen siendo los principales clientes de los hoteles españoles y concentran el 27,2% de las pernoctaciones. Esa estadística coincide igualmente con la de llegadas de turistas extranjeros, donde también los británicos ocupan el primer puesto, seguido de los alemanes, que en lo que se refiere a estancias alcanzan el 21,1%, según el INE. 

Barcelona: ocupación más ilegal

La ocupación hotelera en Barcelona se situó en agosto por encima de la media española: un 88% frente al 79% del conjunto de España. El Instituto Nacional de Estadística (INE) no ofrece los datos de pernoctaciones segregados por ciudades, pero el Gremi d'Hotels de Barcelona ha contabilizado en agosto ese porcentaje de ocupación. Según el secretario general de la patronal hotelera, Manel Casals, "no ha variado con respecto al mismo mes del 2015". Sin embargo, en ese mismo periodo, "Catalunya ha recibido un 6% más de turistas", agrega, a partir de las estadísticas recogidas por la Generalitat de Catalunya. Asimismo, el aeropuerto de Barcelona-El Prat ha registrado un incremento de pasajeros del 10%.

Para Casals, la razón que explica esa aparente contradicción es que "vienen más turistas a Barcelona, pero también se alojan más en establecimientos no reglados". La reciente polémica entre el Ayuntamiento de Barcelona y la plataforma Airbnb resulta una prueba de ese fenómeno. El Gremi considera que el consistorio barcelonés está realizando esfuerzo para atajar el fenómeno de los alojamientos turísticos ilegales y la plataforma se defiende con el argumento de que es el municipio quien debe impedir que proliferen. La realidad es que el fenómeno resulta difícil de impedir, puesto que hay una parte de la demanda que se decanta por este tipo de alternativas, fácilmente camufables como economía colaborativa.

Se trata, en todo caso, de un fenómeno que se extiende a otras nacionalidades y que, en gran medida, "está motivado por el ascenso del terrorismo registrado en otros destinos turísticos, como Turquía, Egipto, Túnez y otros países del norte de África, y que han contribuido indirectamente a consolidar la visión de España como destino turístico seguro", explica Albert Grau, socio de la consultora Magma Hoteles. A ese factor, además, hay que añadir la mejora de la situación económica en España, "que ha permitido que se recupere algo el turismo interior", destaca Grau, aunque en menor medida que el internacional. 

En los ocho primeros meses del año, las pernoctaciones aumentaron el 7,8% con respecto al mismo periodo del año anterior. Solo en agosto se registraron 46,4 millones de estancias en hoteles, el 3,8% más que en el mismo mes del 2015, gracias al incremento de las de los turistas no residentes, del 6,3%, ya que las de los españoles cayeron el 0,3%, con lo que ya llevan 25 meses al alza.

Los hoteles de cuatro estrellas son los preferidos por los visitantes. Concentran un total de 2.489 establecimientos y 360.854 habitaciones. El volumen de ocupación ha resultado el más elevado del sector, con el 83,87% en agosto. También registran la mayor ocupación durante el fin de semana, y sin ser la categoría que agrupa el mayor número de hoteles --los de tres estrellas son más-- concentran disponen de una plantilla superior --125.775 trabajadores--, puesto que también el número de habitaciones es el más elevado.

SUBEN LOS PRECIOS

La estancia media se mantuvo con respecto a agosto del 2015, situándose en 3,8 pernoctaciones por viajero. Los precios hoteleros subieron el 6,9% con respecto a agosto del 2015 y encadenaron 29 meses al alza. "Es la consecuencia lógica del aumento de la demanda, sobre todo si se considera que los precios habían permanecido parados durante la crisis", comento el consultor de Magma. Esa circunstancia ha permitido una clara mejora de la rentabilidad de los establecimientos, ya que la facturación media diaria por habitación se han situado en los 100,2 euros, lo que supone un incremento del 5,2% respecto al mismo mes del 2015. También aumenta los ingresos medios diarios por habitación --la ratio que mejor define la calidad del negocio hotelero, denominada RevPar--, y que ha alcanzado los 79,6 euros, con un aumento del 8,9%.

El incremento de las pernoctaciones, está ligado, en gran medida, con el fenómeno de sol y playa. "Son esos destinos turísticos los que más crecen", destaca Grau. Andalucía, Catalunya, la Comunidad Valenciana y Galicia fueron los destinos principales de los viajeros residentes en España en agosto, aunque solo aumentaron los hospedajes en Catalunya, el 2,3%, mientras que en el resto disminuyeron el 4,7%, el 0,8% y el 5,8%, respectivamente. El principal destino elegido por los viajeros no residentes fue Islas Baleares, con el 34,6% del total de pernoctaciones. En esta comunidad las estancias de extranjeros subieron un 3% con respecto a agosto del 2015. Los siguientes destinos de los turistas extranjeros fueron Catalunya, con el 21,4% del total de estancias y un crecimiento del 4,3%, y Canarias, con el 19,8% del total y un aumento del 10,7%. "Es previsible que en la medida en que se recuperen los destinos más afectados por ataques terroristas, también se produzca una cierta desaceleración de afluencia a la costa española", comenta Grau. 

Temas: Hoteles Turismo