Ir a contenido

PUBLICADO POR INTERVIÚ

La Justicia investiga el desvío de subvenciones públicas de la USOC

El sindicato justificó recursos para formación con facturas de gastos ordinarios de sus sedes y salarios

La actual dirección considera que el caso se ha "sobredimensionado"

Antònia Gil y Francisco Giménez.

Antònia Gil y Francisco Giménez. / INTERVIÚ

El sindicato USOC justificó en el 2007 subvenciones para formación con facturas de gastos ordinarios de sus sedes y salarios. Según publica este lunes el semanario del grupo Zeta Interviú, parte del dinero público de formación se habría dedicado a pagar sueldos de dirigentes. La fiscalía y los Mossos d'Esquadra investigan supuestas malversaciones bajo el poder omnímodo que en el sindicato ejercieron Antònia Gil Francisco Giménez, su marido.

La fuente de la información es un documento interno del sindicato, ahora convertido en prueba de una investigación por malversación de fondos públicos. El documento, al que ha tenido acceso Interviú, se titula Acords Junta AFPES 13/09/2007. Las siglas corresponden a Aula de Formació Professional i Estudis Socials, la empresa con la que USOC recibía subvenciones para cursos de formación. La frase clave del acta asegura: "Se acuerda que la vicepresidenta de la AFPES hablará con las uniones comarcales de la USOC para que en la medida que sea posible las facturas de los gastos que tengan las uniones se hagan a nombre de la AFPES con el fin de poder justificar las acciones". En septiembre del 2007, AFPES no podía justificar en qué gastaba el dinero público que recibía. La orden de desviar facturas sería recordada más tarde por e-mail a los dirigentes comarcales. 

Este es uno de los supuestos fraudes de la USOC que investigan los Mossos d’Esquadra para la Fiscalía de Delitos Económicos y la jueza de Instrucción 2 de Barcelona, Eugenia Canal. Subvenciones que deberían haber ido a cursos, en parte, se habrían gastado en pagos que no tenían nada que ver con la enseñanza. Por ejemplo, sueldos  para cinco dirigentes del sindicato.

IMPUTADOS

El desvío se hacía "de toda la vida". Lo dijo en una reunión de la ejecutiva, en octubre de 2010, la entonces secretaria general y hoy principal imputada, Antònia Gil. Los cinco sueldos que pudieron pagarse rondaban los 2.400 euros brutos. Los Mossos investigan si los cobraron como personal de AFPES, sin tener que ver con la formación, Neus Folch, secretaria de Economía de USOC; Francisca Rubio, secretaria de Economía del Vallés Occidental; Ana Carro, secretaria de Organización en esa comarca; Isabel Merino, secretaria de Organización en Terres de l’Ebre, y María Recuero, que era la secretaria general de Industrias Químicas y hoy es la líder de una USOC que, desde febrero del 2015, se presenta como renovada.

La actual dirección de USOC advierte de que el caso se remonta a la gestión del equipo dirigente anterior encabezado por Antonia Gil aunque considera que" se ha sobredimensionado". Un portavoz del sindicato ha recordado que de los 40 imputados iniciales se han pasado a 9 y que la fiscalía no ha encontrado por ahora motivos para acusarlos de un delito penal. María Recuero está a la espera de que el juez la cite a declarar. 

0 Comentarios
cargando