Ir a contenido

Dos billones libres de impuestos

Las tecnológicas de EEUU declararon en España apenas 16 millones en tributos en el 2015

Las compañías aprovechan las lagunas legales en Europa para vivir en un "limbo fiscal"

Agustí Sala

Varios operarios ultiman los trabajos antes de la apertura de una nueva tienda de Apple.

Varios operarios ultiman los trabajos antes de la apertura de una nueva tienda de Apple. / REUTERS / CHANCE CHAN

"La cuestión no es tanto lo que tributan si no la magnitud a partir de la que calculan lo que pagarán". Estas palabras de representantes de la administración tributaria española revelan lo complejo que es gravar los beneficios reales de las multinacionales como las grandes tecnológicas de EEUU.

Este grupo de compañías anotaron el año pasado en sus cuentas unos 16 millones por el impuesto de sociedades en España, a través de sus filiales. Apple encabeza la lista con unos seis millones, a través de dos sociedades; seguida por Microsoft Google.

Pero la duda es si pagan todo lo que deberían por el negocio que hacen en el país y si el los fiscos nacionales ingresan la parte adecuada de los dos billones de euros en beneficios acumulados que se calcula que las multinacionales de EEUU tienen 'aparcados' fuera de su país. El régimen tributario americano permite a las multinacionales evitar el pago del 35% del impuesto sobre los beneficios mientras no los repatríen.

A Apple le sale más a cuenta un préstamo para pagar dividendos en EEUU que repatriar dinero que tiene en otros países

Y las empresas aprovechan las lagunas legales para vivir en lo que los expertos denominan en un "limbo fiscal" con esos ingentes recursos.Tanto es así que a Apple le sale más a cuenta pedir un préstamo para invertir o pagar dividendos en EEUU que repatriar los más de 192.000 millones de euros que tiene fuera del país.

Por todo ello estas firmas están sujetas a inspecciones, como es el caso de Google, cuyas instalaciones en Madrid fueron objeto de registro en julio; o Apple, que reconoce en sus cuentas tener abiertas actuaciones de Hacienda de los ejercicios 2009 al 2012.

"De cada venta que se produce en España en torno al 90% va a parar a la matriz en Irlanda", en el caso de Apple, explica José María Mollinedo, secretario general del sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha.

Estas filiales operan como comisionistas y tributan como tales. El grueso de las ganancias de la actividad de distribución y comercial las transfieren a la sede irlandesa o en otros países con baja tributación, que son las propietarias, explican asesores fiscales consultados.

ACUERDOS PREVIOS CON LA ADMINISTRACIÓN 

Aunque esperada, la decisión de Bruselas de reclamar a Apple que devuelva 13.000 millones de euros más intereses a Irlanda por impuestos impagados, ha removido el marco tributario global. La medida no cuestiona los pactos entre empresas y países, conocidos como 'tax rulings', que en España también existen con el nombre de Acuerdos Previos con la Administración (APA). Lo que combate es que un acuerdo se base en que una compañía tribute a unos tipos simbólicos que le que otorgan ventaja ante sus competidores, como se recoge el caso de Apple, explica el representante de una gran bufete.

Lo cierto es que la tendencia que predomina hoy tras el impulso de la OCDE, que integra a los 34 países más industrializados del mundo, avalada por el G-20, con  los estados más ricos y las mayores economías emergentes; ante el descenso de recaudación en todos los países, es que los impuestos que se paguen tengan más que ver con el valor que se genera en cada territorio, es decir, donde se produce la venta.

Amazon, que canalizaba todas sus operaciones en Europa a través de una matriz en Luxemburgo, fue el año pasado la primera de estas compañías en modificar su estructura fiscal y en empezar a pagar impuestos en cada país en el que opera.

De hecho estas compañías ya admiten en sus cuentas que habrá cambios. No solo Apple, por ejemplo Facebook destaca que "las normas aplicadas al negocio, incluyendo las de EEUU y otras jurisdicciones, están sujetas a la interpretación y en ciertos países se hacen interpretaciones agresivas de las leyes en nuevas formas, en un esfuerzo de aumentar los ingresos procedentes de compañías como Facebook".

Es por ello que asegura que se verá sujeta "a mayores pasivos y contingencias fiscales de los previstos". Todo ello, añade, puede incrementar el tipo impositivo efectivo global de la compañía. Google reconoce en sus cuentas hasta el 30 de junio un tipo impositivo efectivo del 19,2% y Apple, del 26,4%. Son inferiores al 35% que rige en EEUU gracias a operar en el exterior a través de territorios con baja o nula fiscalidad.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.