Ir a contenido

EL FUTURO DEL TURISMO

España se beneficia de la huída de turistas de Turquía, Túnez y Egipto

El país batirá este año el récord de turistas con 74 millones de visitantes extranjeros

Josep M. Berengueras

Playa de la Malvarrosa de Valencia.

Playa de la Malvarrosa de Valencia. / EFE / KAI FOERSTERLING

España es uno de los países que más se está beneficiando y más se beneficiará de la caída de visitantes en mercados cercanosAtaques terroristas, problemas políticos crisis migratorias han empujado a turoperadores y consumidores en general a inclinarse por lugares más seguros y con buen clima, infraestructuras turísticas y gastronomía: España. Todo ello hará que el país bata de nuevo este año el récord de turistas extranjeros recibidos.

No es un fenómeno nuevo, sino que durante los últimos tres años España ya se ha beneficiado de acontecimientos en otros países cercanos competidores, según el lobi del sector turístico Exceltur. Según esta asociación, en el 2015 “los destinos españoles de sol y playa" se volvieron a beneficiar de las "indeseables circunstancias geopolíticas y de inseguridad acusadas en algunos de sus principales países competidores”. La organización calcula que el pasado año esos acontecimientos generaron un “un nuevo e imprevisto trasvase adicional de no menos de 1 millón de turistas extranjeros hacia España, de los 2,1 millones que han perdido, Túnez, Egipto y Turquía en 2015”. Ello supone que un tercio del crecimiento de turistas que registró España en el 2015 fue debido a esta cuestión.

El viajero busca seguridad y disfrutar de los viajes, y ciertos acontecimientos les hacen reaccionar en negativo por lo que pueda pasar en el futuro. Lo saben los operadores, que al fin y al cabo son los responsables de muchos de los viajeros que llegan a España, y muchos de ellos han incrementado los paquetes hacia destinos como las Baleares o las Islas Canarias en detrimento de Grecia Túnez, apuntan fuentes del sector. “Los diferentes problemas que han tenido países como Egipto, Túnez o ahora Turquía han provocado un desvío de la demanda, sobre todo británica, hacia las islas españolas, lo que ha conllevado un aumento de precios del sector. Han tenido que subir precios por la ley de oferta y demanda”, apuntaba el responsable en Catalunya y Baleares de Viajes El Corte Inglés, Joan Maria Saperas. También lo están sufriendo los billetes de avión, que este año son más caros, según fuentes de Edreams.

El incremento de turistas que visiten España este año será importante. Si el pasado año llegaron a España unos 68,1 millones de turistas extranjeros, este año ascenderán a casi 74 millones, según cálculos de Exceltur. De hecho, solo en verano (julio agosto y septiembre) España recibirá 3,7 millones adicionales de turistas extranjeros, que se sumarán a los 2,2 millones que ya ganó en el segundo trimestre de año “sin que haya ningún fundamento económico ni social que justifique este incremento más allá de desgracias ajenas”, afirmó el vicepresidente ejecutivo  de Exceltur, José Luis Zoreda, durante la presentación del estudio sobre previsiones turísticas para este año.

Una mayor llegada de visitantes extranjeros también supondrá un incremento de 1.530 millones en los ingresos del sector turístico. Sin embargo, los turistas que llegan están acostumbrados a gastar menos: “El ingreso medio por turista extrajero sigue cayendo un 7,4%”,  señaló Zoreda, quien advirtió de que España “está recibiendo una afluencia prestada que se queda cada vez menos tiempo”.

El Reino Unido encabeza el crecimiento de la demanda turística y no se espera, según indicó Zoreda, que el ‘brexit’ tenga “impacto a corto plazo”. Según datos del INE, en junio los británicos representaron casi cuatro de cada diez visitantes, con un aumento del 17,5% respecto del año anterior. En los primeros siete meses del año, del Reino Unido han llegado un 16,5% más de turistas a España que hace un año.

Catalunya, como principal destino turístico de España, se beneficiará del incremento de turistas: la comunidad espera este año la recibir 18 millones de turistas extranjeros, medio millón más que en el 2015.