Ir a contenido

INDUSTRIA GLOBAL

El textil se mueve hacia países 'low cost' pero también vuelve a casa

Las importaciones en la UE de Bangladés crecen un 180% desde el 2009

Los trabajadores de proveedores de Inditex en España aumentan un 29%

Antoni Fuentes

Un trabajador en una fábrica textil china en Huaibei.

Un trabajador en una fábrica textil china en Huaibei. / CHINATOPIX / AP

La principal fábrica del mundo sigue siendo China. En el sector textil, ese lema ganado a pulso por el gigante asiático es todavía más evidente, con un dominio claro sobre la producción mundial de tejidos prendas de ropa. Sin embargo, la tendencia iniciada en la última década de un trasvase de la fabricación a otros países más baratos o más próximos a los mercados está cambiando el mapa de las fábricas. Los países ganadores con la aceleración de esas tendencias 'low cost' y 'fast fashion' son BangladésTurquía y también España gracias a la relocalización de una parte de las producciones que habían huido.

Los efectos de esas tendencias se aprecian tanto en las cifras macroeconómicas del comercio mundial y en las del número uno mundial del sector de la moda, la multinacional gallega Inditex. Aunque los proveedores ubicados en España a los que compra el grupo de ZaraMassimo Dutti y Bershka, entre otras marcas, se redujeron de 229 en el 2014 a 216 en el 2015, los trabajadores de esas empresas se incrementaron un 29% al pasar de 6.473 a 8.362, según los datos del último balance de sostenibilidad. También crece la plantilla de los proveedores de Portugal (46.494), baja ligeramente la de Marruecos (62.333) y sube considerablemente la de Turquía (155.256). Los países asiáticos que más crecen en número de empleados que trabajan para Inditex fueron India (131.435), Bangladés (386.916) y de nuevo China (302.816).

Como consecuencia de los controles que lleva a cabo Inditex en colaboración con los sindicatos sobre las condiciones de trabajo, se detectaron incumplimientos en el 58% de los proveedores, con un 7% con problemas en aspectos sensibles, un 2% en proceso de corrección y un 3% en fase de auditoría.

ACCIDENTE CON 1.200 MUERTOS

Las importaciones procedentes de Bangladés en la Unión Europea se han disparado un 180% desde el 2009 al pasar de unos 5.000 millones de euros a unos 14.000 millones, según los datos de la patronal europea textil Euratex. Las ventas a Europa siguieron aumentando incluso después del siniestro en el que murieron casi 1.200 personas que trabajaban en un edificio en Dacca para marcas occidentales, que ha marcado un punto de inflexión en los controles y que ha llevado a un directivo español a lanzar una propuesta de un seguro para los empleados del sector en Bangladés.

En el caso de España, las compras de productos textiles a Bangladés situaron el país asiático como el tercero en volumen de importaciones de fuera de la UE, con un valor de unos 1.500 millones en el 2014. Otros países asiáticos siguen los pasos de Bangladés, entre lso que destacan Vietnam y Pakistán aunque a mucha distancia todavía.

A pesar del fuerte incremento experimentado por los aprovisionamientos procedentes de Bangladés, este país se encuentra todavía muy alejado de China, que el año pasado envió a Europa mercancía por valor de casi 40.000 millones. China sigue aumentando sus exportaciones a Europa, con un incremento del 30% desde el 2009, a pesar de ascenso de otros países productores. En el caso de España, las importaciones textiles llegaron a 5.219 millones en el 2014, lo que sitúa al gigante asiático como primer país de origen de las compras fuera de la UE con mucha diferencia con el segundo, que fue Turquía seguido muy de cerca por Bangladés.

DIFERENCIAS SALARIALES

El aumento de los costes de producción, especialmente los salariales, en China están detrás de los cambios en los aprovisionamientos del sector textil. Las diferencias entre los países asiáticos son abismales, según un reciente estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT): China paga unos sueldos a empleados del textil que van de 155 dólares a 297 dólares la mes, mientras que en Bangladés son de una media de 71 dólares.   

Sin embargo, las marcas de ropa también valoran la proximidad de las fábricas cuando necesitan abastecerse con rapidez y no tener que esperar las cinco semanas que tarda un barco de China en llegar a España. En esa liga es donde Turquía Marruecos juegan con ventaja, lo que se aprecia también en la evolución al alza de las importaciones procedentes de esos países. La mejora es más evidente en el caso de Turquía, cuyas importaciones subieron un 40% desde el 2009 y llegaron también a unos 14.000 millones de euros, en un empate técnico con Bangladés.

Al mismo tiempo, la tendencia a la 'fast fashion' con series cortas para las colecciones que se ponen a la venta también han jugado a favor de los productores europeos que han sobrevivido al tsunami que invadió la UE de prendas chinas con precios por los suelos en la década pasada. Por primera vez, se observan síntomas de mejora: la afiliación de trabajadores en la confección aumentó el 1% en España en el 2015, y en las empresas fabricantes de tejidos, un 3,7%, lo que da una media de aumento del 2,4%. Además, la compra de maquinaria de importación, una de las inversiones más fuertes para un productor textil, se incrementó el 24,3%. 

Temas: Comercio China