Ir a contenido

UNA GRAN ENTIDAD FINANCIERA CON PROBLEMAS

El Deutsche Bank hace dudar a Alemania

El banco alemán atraviesa una crisis de solvencia que se ha puesto de manifiesto en los test de estrés

La entidad se ha cargado de activos tóxicos y tendrá que plantearse una gran operación de ampliación de capital

CARMELA NEGRETE / BERLÍN

El copresidente del Deutsche Bank, John Cryan, en la sede de la entidad, en Fráncfort.

El copresidente del Deutsche Bank, John Cryan, en la sede de la entidad, en Fráncfort. / AFP / DANIEL ROLAND

La situación de Deutsche Bank preocupa en Alemania. Las acciones del banco bajaron el miércoles a 11,06 euros, y alcanzaron el valor más bajo de los últimos treinta años, aunque el jueves mostraban signos de recuperación. El semanario 'Spiegel' asegura en palabras de Stefan Kaiser, vicejefe de economía de la revista, que los culpables no son solo “los intereses bajos, sino sobre todo son los gestores del banco”. “Los dos mayores bancos – la entidad que preside John Ryan y el Commerzbank – se encuentran en medio de una dramática crisis cuyas causas han sido producidas en casa”. El primer banco germano habría tenido que pagar más de 12.000 millones de euros en pleitos por errores del pasado, querer establecerse como el banco de inversión líder a través de prácticas “que hoy no son bien vistas”, explica, diplomático, Kaiser. Solamente por el escándalo de la manipulación del líbor tuvo que pagar el banco en el 2015 hasta 2.500 millones a las autoridades americanas y británicas.

Durante los meses previos a la crisis de las hipotecas, el banco habría ocultado el riesgo en la compra de participaciones en negocios inmobiliarios por unos 2.300 millones de euros. Irregularidad por la cual la casa sigue envuelta en varios procesos judiciales. En cuanto al Commerzbank, el experto le achaca el haber comprado el Dresdner Bank en el 2008, cargado de activos tóxicos, y el haberse enrolado en el negocio del financiamiento de barcos que no está dando los resultados prometidos.

El Deutsche Bank necesita una ampliación de capital, afirman algunos expertos en Alemania

Si se produjese la caída del Deutsche Bank, el FMI ha considerado que sería una situación muy peligrosa y podría provocar una nueva crisis de dimensiones inciertas. En el caso de hundimiento, los expertos plantean varios escenarios: la creación de un 'banco malo', una fuerte inyección de capital o dejarlo caer, opción más bien improbable. "A medio y largo plazo hemos llegado al punto en el cual el Deutsche Bank necesita una inyección de capital", escribe el periodista Jens Berger en la web Nachdenkseiten.

"El BCE podría obligar a los grandes accionistas a aumentar el capital" y dividir así el negocio de inversión internacional, convirtiéndolo en un 'banco malo' y separarlo del negocio propiamente alemán. “Esto no va a suceder, aunque no hay que ser profeta”, ha sentenciado. 

¿BALANCES SANOS?

El jefe de la Oficina de Riesgo del Deutsche Bank declaraba en una entrevista concedida al 'Frankfurter Allgemeine Zeitung' el domingo pasado que el informe del FMI solamente dejaba claro que el banco es relevante, pero no peligroso. “Nuestra empresa es estable, nuestros balances están sanos”, aseguraba. Asimismo descartaba la necesidad de financiación externa esperanzado con que el banco pueda en el 2016 "generar de forma segura 5.000 millones de euros en beneficios para, de ese modo, aumentar capital de forma orgánica".

Deutsche Bank perdió en el 2015 unos 6.800 millones de euros, aunque en los primeros seis meses del 2016 mejoró su balance y volvió a inscribir leves ganancias. En el test de estrés que la agencia europea EBA realizó la semana pasada, el mayor banco alemán mostró signos de debilidad ante posibles situaciones coyunturales adversas. Las caídas en el valor de las acciones ha sido continuada desde el inicio de la crisis mundial en el 2007. En los últimos 12 meses, ha perdido un 64% de su valor. 

0 Comentarios
cargando