28 nov 2020

Ir a contenido

LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL

Hacienda aflora 6 millones no declarados por discotecas de Barcelona

Los centros de ocio ocultaron entre el 2010 y el 2012 uno de cada cuatro euros que ingresaban

La Agencia Tributaria inspeccionó hace dos años 9 locales de ocio nocturno de la capital catalana

Agustí Sala

La discoteca Bling Bling, en la calle de Tuset de Barcelona.

La discoteca Bling Bling, en la calle de Tuset de Barcelona. / ARCHIVO / JONATHAN GREVSEN

Las macroinspecciones de la Agencia Tributaria dan frutos. Hacienda ha aflorado casi seis millones de euros de media docena de sociedades que explotan nueve discotecas en Barcelona, tras la personación de decenas de funcionarios en los establecimientos en el 2014. La cantidad incluye desde las cuotas pendientes hasta los intereses y las sanciones correspondientes.

Esta ofensiva en locales nocturnos es anterior a la que se llevó a cabo hace poco más de una semana y que afectó a 87 discotecas ubicadas en 11 autonomías. Del total, 16 se encuentran en Catalunya.

Como resultado de la documentación descubierta y las indagaciones del 2014, se ha comprobado que los centros de ocio nocturno inspeccionados ocultaban al fisco en torno a un euro de cada cuatro que ingresaron en los ejercicios del 2010 al 2012, según fuentes conocedoras de las investigaciones. En concreto, la diferencia entre lo efectivamente facturado y los declarado al fisco se sitúa en una media del 23%.

Y con respecto al resultado de explotación, que es una cifra menor ya que se obtiene de deducir los gastos de los ingresos, la diferencia es del 78%. De todas formas, en alguno de los ejercicios analizados, lo que debería haberse declarado con respecto a lo efectivamente dado a conocer a la Agencia Tributaria mantiene una diferencia de hasta 2,5 veces o el 155%, según las mismas fuentes.

Las actuaciones para aflorar cantidades eludidas del IVA y el impuesto de sociedades afectaron a media docena de empresas que explotan estas salas de fiestas de Barcelona, entre las que están Luz de GasRazzmatazz o Bling Bling, según aseguraron fuentes del sector.

Dado el balance obtenido con estas inspecciones, es posible que Hacienda evalúe futuras actuaciones similares en el mismo sector o en otros ramos de actividad que considera susceptibles de estar en la economía sumergida o de contar con importantes volúmenes de fraude. De hecho este tipo de iniciativas, con orden judicial, forman parte de los planes de la Agencia Tributaria para combatir el fraude.  

A diferencia de otras actuaciones, como la macroinspección que afectó al mercado central del pescado de Mercabarna, que hizo despegar el importe de las cantidades declaradas voluntariamente en el ejercicio siguiente, en esta ocasión se han regularizado sumas que escapaban al fisco y que asciende a 5,8 millons de euros.

ARCHIVOS INFORMÁTICOS     

La macrooperación del 2014 ocupó a personal de la Agencia Tributaria de las áreas de inspección, auditoría informática y vigilancia aduanera. Los efectivos entraron en los establecimientos, en algunos de los cuales permanecieron durante varias horas, con orden judicial, y comprobaron archivos informáticos y otra documentación contable.

Las discotecas implicadas declararon ventas y, por tanto, beneficios, muy inferiores a los efectivamente obtenidos. Una pequeña parte corresponde a transacciones de los proveedores y mayoristas de bebidas hechas en efectivo y en negro, con lo que los rendimientos obtenidos con estas y el IVA no se habrían declarado.

Pero el grueso de las indagaciones se centró en mercancías entregadas con facturas con el IVA correctamente repercutido pero sin identificación del receptor.

Con esa práctica, los proveedores compatibilizan por un lado el hecho de satisfacer los deseos que buscan sus clientes (las discotecas) de ocultar una parte de sus ventas con la imposibilidad material de que todas las transacciones se hagan en efectivo y en negro. Por eso se realizan operaciones con facturas correctas pero sin identificación del destinatario, lo que dificulta encontrar a los beneficiarios.

Las empresas que explotan las discotecas habrían utilizado ventas que sus proveedores realizan en a para llevar a cabo compras en b. De esta forma reducen su nivel de ventas y liquidan menos IVA y, consecuentemente, rebajan de forma considerable el pago por los beneficios obtenidos por el impuesto de sociedades.

La Agencia Tributaria se ha mostrado muy activa en combatir bolsas de fraude en Barcelona. Una de las ofensivas ha ido dirigida a requerir información a las plataformas de internet que comercializan los alquileres turísticos a cambio de una comisión información sobre los propietarios de las viviendas. El objetivo de Hacienda es determinar si tributan por este negocio que está en auge en la capital catalana.