Ir a contenido

HISTORIAS MÍNIMAS

Bolsos con mucha historia

Numon diseña, confecciona y vende desde una masía en el Baix Camp productos hechos con tejidos reutilizados

Carme Escales

Núria Hernández, cofundadora de la marca Numon.

Núria Hernández, cofundadora de la marca Numon. / JOSEP GARCIA

Era una sábana donde ya no dormían, una cortina que ya no tapaba el sol, un cinturón que ya no sujetaba pantalones... Numon presenta con frases así artículos confeccionados con tejidos antiguos que antes tuvieron otra función, como edredones, cortinas o la ropa que enfundaba aquellos abultados e históricos colchones de lana. Núria Hernández es la ingeniosa emprendedora que con todo ello diseña, corta, confecciona y comercializa sus ‘bolsos con historia’, la tarjeta de presentación de la marca Numon.

Esta firma es la contracción de su nombre, Núria, de 31 años, y el de su socio y compañero, Ramón Besora, de 35. Él, hijo de Reus, durante una estancia en Berlín, se dedicó a hacer carteras a partir de fragmentos de revistas, cómics y libros antiguos forradas con vinilo transparente, y cerradas con velcro, resistentes y funcionales. Ella, de Barcelona, estudió diseño de moda y su proyecto de final de estudios fue ropa hecha con tejidos de otras prendas y cortinas recicladas. Sus proyectos de vida y profesión cuajaron. Pero ella, a la hora de pensar su propio negocio, se decantó por algo más fácil que la confección de ropa. Además, “no quería sentir la presión de las colecciones de cada año”, explica. “Ahora, cada semana produzco, pero el ritmo me lo impongo yo”, puntualiza.

En los bajos de una masía del Baix Camp, rodeados de una veintena de hectáreas de campos de maíz, algarrobos y otros árboles frutales, Núria y Ramón, lo primero que reciclaron fueron máquinas industriales de coser para realizar sus bolsos. Con una inversión inicial de unos 1.000 euros, empezaron a crear sus carteras y complementos que prolongan la vida de tantos tejidos que habían prestado antes otros servicios.

 
250 BOLSOS AL MES

La historia de los accesorios “reciclados y veganos” –como puntualizan- de la marca Numon empieza siempre “en un mercado de anticuarios, en los Encants de Barcelona, en fábricas o tiendas de tejidos de tapicería, de las que aprovecho finales de partidas, o en tiendas de segunda mano. Siempre con proveedores locales”, destaca Núria Hernández.

“Reciclar hace que cada diseño sea único o que haya muy pocos ejemplares con igual estampado”, precisa. “En la web (www.numon.org) también proponemos que la gente nos ayude a reciclar, pidiéndonos bolsos hechos con telas viejas que tengan en casa o con piezas históricas de sus antepasados”, explica la emprendedora, que espera sobrepasar este año los 60.000 euros de facturación. “Desde que empezamos, en el 2010, cada año hemos incrementado ventas y producción. Actualmente, hacemos unos 250 bolsos al mes”, informa Hernández.

“La mitad de las ganancias las volvemos a invertir en material como tiras, mosquetones, hilos y cremalleras”, declara la joven. Las piezas que corta, cose y remata se venden a precios que oscilan entre los 30 y los 65 euros, y pueden comprarse a través de la web directamente o en las tiendas que detallan en su dominio 'online',  y que casan con su filosofía, como Olokuti, en el barrio barcelonés de Gràcia.
 

Temas: Moda Empresas