Ir a contenido

EFECTOS DEL 'DIESELGATE' EN ESPAÑA

La Audiencia Nacional imputa a la matriz alemana de Volkswagen en el 'dieselgate'

El juez Ismael Moreno abre diligencias contra la cúpula del grupo por los presuntos delitos de fraude y contra el medio ambiente

J. G. Albalat Antoni Fuentes

Un empleado de Volkswagen trabaja en unos motores diésel en la planta de Salzgitter (Alemania).

Un empleado de Volkswagen trabaja en unos motores diésel en la planta de Salzgitter (Alemania). / ARCHIVO / EFE / JULIAN STRATENSCHULTE

La investigación judicial sobre el 'dieselgate' ha sufrido un cambio de rumbo. El titular del Juzgado central de instrucción número dos de la Audiencia NacionalIsmael Moreno, ha imputado a la matriz alemana del grupo Volkswagen en relación con los presuntos delitos de fraude y contra el medio ambiente por la venta de 683.000 vehículos con motores trucados que emitían más gases de lo permitido. 

En un auto fechado el pasado 30 de junio al que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, el magistrado llega a la conclusión de que "procede atribuir a Volkswagen A.G. (sociedad matriz de la multinacional con sede en Wolfsburg) la condición de investigado" (la nueva denominación judicial de imputado) en las diligencias previas que se están instruyendo. El juez indica que los hechos investigados "pudieran constituir un delito de defraudación que causa perjuicio a una generalidad de personas" así como incurrir en los "ilícitos penales de fraude de subvenciones" y delito contra el medio ambiente.

El juez ordena la comunicación a la cúpula del grupo de la existencia del procedimiento penal y el requerimiento para que designe representantes legales en la causa. Para ello, la Audiencia Nacional expedirá una comisión rogatoria a las autoridades judiciales de Alemania.

MOTORES PROCEDENTES DE ALEMANIA

La decisión del magistrado se basa en la petición formulada por la fiscalía en un escrito remitido el 27 de mayo de imputar a la matriz del consorcio alemán para avanzar en la investigación a la vista de las dificultades para esclarecer lo ocurrido con las comparecencias de los representantes de Seat y de Volkswagen-Audi España, que se han escudado en que los motores manipulados fueron suministrados por Volkswagen A.G. 

Reparación de motores en marcha

El grupo Volkswagen ha puesto en marcha ya el proceso para revisar los motores de 2,5 millones de vehículos en Europa de los más de ocho millones afectados por el fraude.

En Estados Unidos, la compañía automovilística ha acordado con la justicia y los consumidores unas indemnizaciones por valor de 13.300 millones de euros.

Varios estudios han puesto en duda los efectos de la intervención gratuita para ajustar el motor. La OCU asegura que el cambio eleva el consumo una media del 13%.

El fiscal afirma que "existen elementos que permiten indicar que Volkswagen A.G. y Seat S.A. no actúan en el mercado cual compartimentos estancos, sino que aquélla mantiene de hecho la dirección de sus actuaciones, cual correa de transmisión directa sobre ella". El representante de Volkswagen-Audi España indicó en su comparecencia ante el juez que no podía informar sobre las personas responsables de la manipulación "porque los motores se fabrican en Alemania por Volkswagen A.G.". 

Además, la filial española del grupo explicó al magistrado que las empresas que fabrican el 'software' con el que van equipados los vehículos de Volkswagen son BoschDelphi Conti, aunque "ignoran cualquier dato al respecto". 

COMPROMISO DE AYUDAS

En las diligencias judiciales se menciona una carta enviada por el vicepresidente de compras de Volkswagen y presidente del consejo de administración de Seat, Francisco Javier García-Sanz, al ministro de Industria en aquel momento, José Manuel Soria, en la que le pedía "el compromiso escrito del Gobierno de España para el caso de que el grupo Volkswagen confirme el mantenimiento del plan de inversiones para sus plantas en España".  De hecho, los sindicatos ya advirtieron de que el grupo alemán exigía a las administraciones españolas un compromiso en las subvenciones que concedería a cambio de mantener unas inversiones de 3.300 millones hasta el 2019. 

La causa que se instruye en la Audiencia Nacional se inició a raíz de varias denuncias presentadas poco después de que estallara el caso de los motores diésel manipulados, entre las que se incluyen las de la Asociación Internacional Antifraude para la Defensa de Afectados por Motores Volkswagen y del sindicato Manos Limpias.