DESCONTROL DEL DÉFICIT

Guindos viaja este miércoles a Estrasburgo para intentar evitar la multa a España

El comisario de asuntos económicos, Pierre Moscovici, anuncia que habrá decisiones "muy pronto" pero no confirma si será el jueves

El ministro español en funciones se reunirá con el socialista francés y también con el vicepresidente Valdis Dombrovskis

 El comisario europeo de Asuntos Economicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una foto de archivo.

 El comisario europeo de Asuntos Economicos y Financieros, Pierre Moscovici, en una foto de archivo. / OLIVIER HOSLET

Se lee en minutos
SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

El ministro de economía en funciones, Luis de Guindos, realizará este miércoles un viaje relámpago a Estrasburgo con un objetivo: explicar la situación económica y política que vive España y dar argumentos a la Comisión Europea para evitar la multa por no adoptar medidas efectivas para corregir el fuerte desvío del déficit público en 2015. Según han confirmado fuentes del gobierno, Guindos se entrevistará en esta ciudad, una de las sedes de la Eurocámara, con el comisarios de asuntos económicos, Pierre Moscovici, y el vicepresidente Valdis Dombrovskis.

El encuentro tendrá lugar menos de 24 horas después del debate celebrado este martes por el colegio de comisarios sobre la situación presupuestaria de España y Portugal. Un debate breve, de apenas media hora, en el que Bruselas no ha tenido más remedio que constatar que las cifras no cuadran. España cerró 2015 con un crecimiento del 3,2%, de los más potentes de la Eurozona, pero con un fuerte desvío del déficit público del 5,1% cuando había prometido un 4,2%. De ahí la falta de margen para modificar una decisión que se da por hecha y que quedará plasmada en papel, si no hay cambios de última hora, este jueves por procedimiento escrito.

“Adoptaremos las decisiones necesarias muy pronto y las explicaremos en detalle pero será cuando se tomen, no hoy”, anunciaba Moscovici durante una breve intervención ante la prensa sin dar más explicaciones. “Seguiremos actuando dentro de las reglas que han de ser respetadas. Estas reglas también tienen que ser diligentes y ser aplicadas de manera inteligente. Este es el espíritu que nos va a conducir a tomar las decisiones muy pronto”. Que en el Ejecutivo comunitario existe una nula voluntad de castigar es a estas alturas algo evidente y retrasar la adopción formal de la decisión podría servir para que el Consejo de ministros de economía y finanzas de la UE (Ecofin) no active el 12 de julio el proceso sancionador y deje para otoño la decisión.

UN PROCEDIMIENTO CLARO

El procedimiento es claro. Una vez que la Comisión constata que un Estado miembro no ha adoptado medidas efectivas el expediente pasa a la mesa de los 28 que son quienes tienen tienen que validar o rechazar la recomendación. Si la validan empieza la cuenta atrás. A partir de ese momento, Bruselas tiene 20 días para presentar una propuesta de multa y el gobierno español 10 días para presentar alegaciones. Si la decisión se retrasa hasta finales de semana, la presidencia eslovaca de turno podría tener problemas para incluir la decisión en el orden del día –antes debe ser preparada en los grupos de trabajo- del Ecofin del 12 de julio. 

Noticias relacionadas

La consecuencia es que el debate no llegaría previsiblemente hasta el Ecofin del 11 de octubre y que Bruselas tendría hasta el 31 de octubre para proponer una multa que puede llegar hasta el 0,2% del PIB -2.100 millones- o quedarse en cero si el gobierno presenta alegaciones que Bruselas acepta. España y Portugal no están solas en la batalla contra las sanciones. Tienen de su lado a Italia y a Francia, el país que más veces ha incumplido el pacto, pero está por ver cual será el tono que adoptarán Alemania y Holanda, muy críticos hasta ahora con la forma de proceder de Bruselas en este asunto y que exigen una aplicación estricta de las reglas.

En todo caso, el Ecofin no solo espera recibir la propuesta de Bruselas sobre España y Portugal también tiene pendiente una decisión sobre el año extra para rebajar el déficit –hasta 2017- propuesto por Bruselas. Aunque a finales de mayo la Comisión Europea propuso congelar el procedimiento sancionador por las elecciones del 26J, ese día sí aprobó las recomendaciones por país con una nueva senda para cuadrar las cuentas en la que concedía un año más. Una decisión que generó mucha polémica -especialmente en Alemania y Holanda- y que también volverá el 12 de julio en la mesa del Ecofin