27 feb 2020

Ir a contenido

DESEQUILIBRIOS DE LA ECONOMÍA

La deuda española con el exterior alcanza un máximo histórico

La financiación extranjera de la economía española se acerca al 170% del PIB

La dependencia del exterior hace a la economía española más vulnerable

Rosa María Sánchez

Un experto en finanzas en la bolsa de Fráncfort

Un experto en finanzas en la bolsa de Fráncfort / ARNE DEDERT (EFE)

La deuda exterior de la economía española alcanzó en el primer trimestre del año un nivel máximo histórico, equivalente al 169% del producto interior bruto, impulsado por la deuda pública en manos de no residentes (que ya supone el 52,85% del total) y por las inyecciones del Banco Central Europeo al sector financiero español (315.498 millones de euros)

En cifras absolutas la deuda externa bruta de España se ha sitaudo en 1,84 billones de euros, según los datos del Banco de España.

"Uno de los grandes problemas de la economía española es su deuda externa", resuelve el jefe del servicio de estudios de Bankia, José Ramón Díez Guijarro. La dependencia de la economía española del ahorro exterior la hace más vulnerable a las posibles tormentas financieras mundiales, sobre todo en un contexto de elevada incertidumbre, incrementada por la decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea tras el triunfo del ‘brexit’.

VULNERABILIDAD

Cualquier cierre de los mercados internacionales puede transformarse en una amenaza de colapso de economías muy endeudadas, sobre todo si su dependencia del exterior es elevada. Y España cumple estos dos requisitos: el endeudamiento total del sector público y privado triplica el PIB (sin contar el sector financiero) y la deuda externa total (incluyendo la del sector financiero) asciende a 1,84 billones de euros, cerca del 170% del PIB.

Los posibles bandazos en los tipos de interés también constituyen un riesgo elevado.

Si se compara con la media de la zona euro (120,25% del PIB en diciembre del 2015), el endeudamiento exterior de la economía española se sitúa casi 50 puntos de PIB por encima (168%), en un nivel superior al de Italia (127,50%) o Alemania (149,37%),  pero por debajo de países como Francia (211,15% del PIB). En el Reino Unido, el endeudamiento exterior es muy elevado (casi el 300% del PIB), mientras que el de Estados Unidos se sitúa en el 97,87% del PIB.

ESTABILIZACIÓN

El intenso ajuste de la economía española en los últimos años y el progresivo desendeudamiento de familias y empresas en los ocho últimos ejercicios apenas ha servido para estabilizar el estallido de la deuda exterior que se produjo en los primeros años del siglo.

Los cuatro años consecutivos en los que la economía española ha logrado capacidad de financiación frente al resto del mundo (se ha ahorrado más de lo que se ha invertido) no han conseguido dar la vuelta a las estadísticas.

Y no solo porque la reducción de la deuda privada se ha visto compensada por un fortísimo aumento de la deuda pública. “Tampoco ha ayudado el juego de los tipos de cambio de las monedas en las que se ha contraído la deuda” explica Díez Guijarro. A esto hay que añadir, además, el chorro de financiación que ha llegado a la banca española procedente del Banco Central Europeo.

FAMILIAS Y EMPRESAS

En términos de PIB, la deuda del sector privado (familias y empresas) contraída con el exterior representa el 27,3% del PIB (10 puntos menos que en el 2008). En cambio la de las administraciones públicas y el Banco de España han subido hasta situarse en el 52,85% y el 19% respectivamente.

En términos netos (si a la deuda externa española se resta la financiación de los agentes españoles al resto del mundo), el endeudamiento exterior se encuentra estabilizado en torno al 90% del PIB.