ENTREVISTA

Sergio Álvarez Leiva: «Nosotros damos valor añadido al cliente»

Sergio Álvarez Leiva, en las oficinas de su empresa situadas en plena Gran Vía madrileña.

Sergio Álvarez Leiva, en las oficinas de su empresa situadas en plena Gran Vía madrileña. / JOSÉ LUIS ROCA

3
Se lee en minutos
MERCEDES JANSA / MADRID

Sergio Álvarez Leiva (Madrid, 1985) fundador junto a Javier de la Torre, de CartoDB, ha merecido el reconocimiento de la Fundación Princesa de Girona con su idea de cartografiar los millones de datos que creamos a diario, para potenciar los negocios. Con más de 1.500 clientes (desde Google a los grandes bancos y los medios de comunicación) en 70 países es la mejor muestra de que España puede presumir de algo más que fútbol y gastronomía.

-¿A qué se dedica CartoDB?

-Creamos tecnología. Es una plataforma con la que ayudamos a nuestros clientes a detectar y predecir hechos clave detrás de sus datos geoespaciales. Todo ocurre en algún sitio y el 80% de los datos de internet tienen una referencia geoespacial y ayudamos a la gente a entender esos datos. Sabemos qué producto vende más y dónde pero al ponerlo en un contexto geoespacial sabemos también porqué y en qué momento.

-Pogamos que soy una empresa que quiero vender más relojes. ¿Cómo me podéis ayudar?

-Podemos segmentar tus clientes y a partir de saber dónde viven, podemos saber cómo son, cómo se comportan. A partir de ahí ayudarte a calcular tu mercado potencial y decirte dónde hay más gente así o ayudarte a optimizar tus precios. Por ejemplo, detectas que los clientes ya no pueden pagarlo; entonces puedes bajar el precio, mejorar el producto final o el negocio. A veces la solución no pasa porque vendas más relojes sino porque te cueste menos transportarlos.

Nombre y Apellidos

Cargo

«Tenemos que  acostumbrarnos a que el conocimiento sea mucho más abierto y compartido»

-¿Por qué cartografía y datos?

-Mi socio y yo queríamos hacer accesible una tecnología, toda la que tienen quie ver con los mapas, que no lo era tanto. Es complicado y caro porque el software es antiguo pero vimos que había una herramienta muy potente en los mapas que estaba siendo infrautilizada. Nuestros software es self service; tu mismo entras en la web, te registras y lo puedes utilizar. Nosotros damos valor añadido al cliente. Tenemos que acostumbrarnos a que el conocimiento sea mucho más abierto y a que compartamos todo.

-¿Quiénes son sus clientes?

-Gobiernos, telecos, bancos, donde ahora estamos muy centrados, compañías de internet como Twuitter o Google, el Ayuntamiento de Nueva York, la NASA o agencias de la ONU.

-¿Para esta actividad es mejor la imaginación o la curiosidad?

-Tienes que ser curioso, te tiene que gustar preguntar y escuchar. Creo que imaginación y creatividad son cosas diferentes. Necesitamos unos medios divertidos para experimentar y probar.

-¿Los clientes institucionales se han convencido de que la tecnología es necesaria? 

-Creo que lo han notado. Nosotros aparte de intentar hacerlos clientes, intentamos crear un mercado y liderarlo porque ellos igual no lo han identificado. Es determinante para ser mejor que los demás; es una herramienta de análisis y valoración.

-¿Hay diferencias entre EEUU y Europa en ese negocio?

-En EEUU el ecosistema es más maduro, hay confianza en las startups y es mas fácil llegar a clientes más grandes; son más accesibles. En España se prefiere algo más tradicional y arriesgar menos. No ven el valor de tener algo innovador.

Nombre y Apellidos

Cargo

.«Los contratos son fijos. Queríamos crear la empresa en la que nos gustaría trabajar cuando fuéramos mayores»

-¿Cuantos trabajadores hay y qué proporción de hombres y mujeres?

-Somos 100. Antes había menos mujeres, ahora empieza a haber más, En el mundo de las tecnologías es muy fácil que haya muchos hombres. Pero hay un impacto muy positivo en el equipo por tener mujeres. Cuando empiezas a crecer como empresa necesitas gente de todas las disciplinas, y en esas hay más porcentaje de mujeres.

Noticias relacionadas

-¿Y los contratos?

-Fijos todos. Aquí queríamos crear la empresa en la que nos gustaría trabajar cuando fuéramos mayores. Y nadie querría trabajar en una empresa que hace contratos precarios. Hay mucha presión pero creo que nos lo pasamos bien porque aprendemos mucho. Siempre estamos llevándonos al límite y por eso es muy bueno encontrar la manera en que la gente pueda crecer tanto personal como profesionalmente.