Ir a contenido

AEROLÍNEAS

Singapore Airlines suspende sus vuelos entre BCN y Sao Paulo por falta de rentabilidad

El último vuelo de esta ruta se efectuará el 20 de octubre del 2016

M. JIMÉNEZ BOTÍAS / S. SABRIÀ / BARCELONA

La aerolínea Singapore Airlines ha decidido suspender sus vuelos entre Barcelona y Sao Paulo (Brasil), que operaba desde marzo de 2011, debido a la falta de rentabilidad del servicio. La compañía ha anunciado hoy que ha tenido que adoptar esta "difícil decisión" como consecuencia de "un bajo rendimiento de la ruta sostenido en el tiempo". "El servicio en Brasil no ha sido rentable y, a pesar de las numerosas iniciativas que se han llevado a cabo para mejorar el desempeño de la ruta, los resultados no han cumplido las expectativas", ha explicado en un comunicado la firma.

Singapore Airlines opera actualmente tres vuelos semanales a Sao Paulo a través de Barcelona. El último vuelo de esta ruta se efectuará el 20 de octubre de 2016. La aerolínea, por contra, sí que mantendrá los cinco vuelos semanales que opera entre la capital catalana y Singapur, ya que su estrategia pasa por reforzar su posición en Asia a través de su 'hub' en esta república asiática. "Seguimos comprometidos con nuestra ruta de Barcelona a Singapur, iniciada en 2006", indica la compañía, que asegura que su principal objetivo es "trabajar duro para seguir creciendo en el mercado español".

Desde la compañía se mencionan "factores externos" como algunos de los elementos que influido en la decisión. Se refieren básicamente a las situación de la economía brasileña, que se encuentra en situación recesiva. La celebración de los Juegos Olímpicos no parece un aspecto suficientemente decisivo como para mantener el vuelo. 

Singapore no es la primera aerolínea que ha adoptado una decisión como esta. Ya lo hizo Korean air que ha dejado de volar de Seoul a Sao Paulo y también Air France que tenía un vuelo entre París y Brasilia. Ambas compañías esgrimieron motivos de rentabilidad para abandonar esas rutas. 

PASAJEROS TRANSPORTADOS

Según datos de Aena, desde Barcelona han volado a Sao Paulo 44.0003 personas, un pasaje que se repartía Singapore y la brasileña TAM, aunque la mayor parte del pasaje corresponde, previsiblemente, a la aerolínea brasileña. La compañía asiática opera también la ruta entre Singapur y Barcelona en la que ha transportado cerca de 45.000 pasajeros en los cinco primeros meses del año. 

La compañía revisa anualmente sus rutas y se replantea o suprime las que tienen bajo rendimiento, que es lo que le ha ocurrido a la de Sao Paulo, que no ha conseguido una masa crítica de pasajeros desde que fue inaugurada en el 2011.

Singapore Airlines y su aerolínea regional SilkAir operan desde el aeropuerto de Changi, en Singapur, más de un centenar de vuelos semanales a Australia y Nueva Zelanda y más de 200 rutas semanales al norte de Asia (Japón, Corea, China, Hong Kong y Taiwán). Asimismo, ofrecen más de 400 vuelos semanales a destinos del sudeste asiático como Malasia, Tailandia, Indonesia, Vietnam, Camboya, Myanmar y Filipinas. La compañía ha anunciado hoy también la ampliación de sus operaciones en Estados Unidos con la puesta en marcha de los vuelos sin escalas entre Singapur y San Francisco y un segundo servicio diario a Los Ángeles.