13 ago 2020

Ir a contenido

NUEVO PROYECTO

El taxi de Londres renace en Barcelona

El estudio de diseño del grupo chino Geely en la capital catalana pone al día el icono londinense con un coche eléctrico

The London Taxi Company invierte 380 millones de euros en el nuevo 'black cab'

Antoni Fuentes

Tres de los diseñadores del nuevo taxi eléctrico de Londres: Rafa Sanchis (sentado), Josep Maria Solé (centro) y David Ancona, delante de un modelo de los 80. / CARLOS MONTAÑÉS

Tres de los diseñadores del nuevo taxi eléctrico de Londres: Rafa Sanchis (sentado), Josep Maria Solé (centro) y David Ancona, delante de un modelo de los 80.
Simulación del nuevo taxi de Londres con los colores de Barcelona.

/

Renovar un icono como los característicos taxis negros de Londres no es tarea fácil. El equipo que ha asumido ese reto trabaja en el corazón del Eixample de Barcelona, en el estudio de diseño del grupo automovilístico chino Geely. El equipo de diseñadores que encabeza el británico David Ancona, que incluye a varios españoles, comenzó a esbozar cómo será el futuro 'black cab' hace dos años y medio y ahora trabajan en los últimos detalles antes de que el vehículo empiece a producirse en el 2017 en el Reino Unido.

La historia de los taxis londinenses, que empezaron a circular en 1948, está a punto de pasar página y abrir un nuevo capítulo escrito en Barcelona en el que nuevo modelo será eléctrico. Una buena parte de los 8 diseñadores del centro que creó Volvo al inicio de la década del 2000 se han dedicado a este proyecto, uno de los 32 que tienen en marcha. El estudio de diseño pasó a manos de Geely al aquirir la compañía china la marca sueca Volvo y, desde el 2013, es también propietaria de The London Taxi Company

Ancona explica con pasión el resultado del trabajo de su equipo. "Hemos mantenido el aspecto clásico por fuera expresamente, para que no pase de moda, pero por dentro es muy vanguardista", asegura el jefe de diseño del grupo. Junto a él, Josep Maria Solé y Rafa Sanchís explican los detalles de un trabajo minucioso. Solé transformó los primeros bocetos en modelos diseñados por ordenador en tres dimensiones y Sanchís trabajó en el espacioso interior del nuevo taxi londinense, que tiene capacidad para seis pasajeros.

PRECEDENTE EN BARCELONA

El estudio de diseño de Geely es el único superviviente de un 'boom' de centros que abrieron varias marcas. "Nosotros seguimos adelante gracias a que éramos el estudio más pequeño y porque tenemos una porcentaje alto de personal local", explica Ancona. El estudio trabaja ahora principalmente para modelos de Geely destinados a China en colaboración con un centro de diseño en Shanghai. 

El lanzamiento del nuevo texi londinense eléctrico forma parte de un plan con una inversión de 380 millones de euros que prevé la construcción de una nueva fábrica en Coventry de la que saldrán los primeros vehículos en el 2017. Barcelona es una de las ciudades en las que la empresa pretende lanzar su nuevo taxi eléctrico. Después de la mala experiencia de hace unos años en la que se vendieron 10 taxis londinenses en Barcelona que casi han desaparecido, el presidente de la compañía, Peter Johanson, asegura que no tropezarán dos veces en la misma piedra. "Los modelos anteriores eran demasiado caros y carecían de una red técnica. El nuevo coche será muy competitivo y formaremos a los mecánicos", ha dicho.