Ir a contenido

EVOLUCIÓN DE UNA MATERIA PRIMA ESENCIAL

La OPEP decide mantener la oferta de petróleo

El cártel confía en que el mercado acabe elevando el precio del barril

Agustí Sala

Los ministros del Petróleo del cártel del países exportadores, OPEP, han decidido mantener sin cambios su producción de crudo en la reunión que han celebrado en Viena y que ha mantenido el barril de crudo Brent, la calidad de referencia en Europa, en torno a los 50 dólares.

Tras conocerse las primeras noticias sobre la cumbre semestral, la cotización se ha llegado a desplomar hasta el nivel de los 48 dólares, pero luego ha superado el listón de los 50 dólares al conocerse que los estocs en EEUU se han reducido.

La organización también ha elegido al nigeriano Mohammed Barkindo como nuevo secretario general, según el ministro venezolano de Petróleo y Minería, Eulogio del Pino. A su vez se ha aprobado la integración de Gabón como miembro de pleno derecho a partir del 1 de julio. Del Pino ha destacado que se han superado las divisiones internas para nombrar a un sucesor del libio Abdalá El-Badri en el máximo cargo de la organización.

Los ministros han optado por esperar a ver cómo evoluciona el mercado después de la reciente recuperación del precio del barril, que la semana pasada llegó a superar los 50 dólares, casi el doble que en enero, cuando tocó mínimos en más de 12 años.

De todas formas, como ha dicho en su discurso el secretario general saliente, las cotizaciones actuales del crudo no son suficientes para promover las inversiones en el sector. Y eso, a la larga, puede limitar la oferta.

La cuota oficial de producción de la OPEP, de 30 millones de barriles diarios no ha sido modificada desde el 2011, pero se considera obsoleta después de que los socios hayan dejado de respetarla.

Según los últimos datos publicados por la organización, en abril los trece países miembros bombearon un total de 32,44 millones de barriles diarios, cerca de un tercio de la producción mundial.

Antes del encuentro, aunque había algunos países que tenían la esperanza de se estableciera un techo de producción nuevo, no estaba claro que sucediera después del fracaso de la cumbre de productores celebrada en Doha. Entonces,lo impidió el choque entre los intereses de Arabia Saudí, el mayor exportador, e Irán, que no quiere limitaciones de producción tras superar en enero pasado el embargo impuesto por la comunidad internacional. Antes del encuentro de Doha, en diciembre pasado, los miembros del cártel no llegaron tampoco a un acuerdo para establecer un límite en el suministro de petróleo. L

ESTABILIZACIÓN

Los mercados no esperan cambios en la política petrolera de los 13 países miembros del grupo. Los expertos esperan que el precio del barril se estabilice en torno a los 50 o 60 dólares al final de este año.

La cotización del Brent cayó hasta los 27 dólares el pasado enero, un mínimo no visto en 12 años, desde los más de 100 dólares de mediados del 2014. Todo ello debido a un exceso de oferta, alimentada, entre otros factores, por la costosa producción de diversos tipos de petróleo no convencionales, como el de esquisto en EEUU, obtenido con técnicas como la fracturación hidráulica o 'fracking'.

Para reducir la rentabilidad y eliminar así al menos parte de esa producción competidora rival, Arabia Saudí lideró una controvertida estrategia de aguantar para mantener los precios bajos para defender su cuota de mercado. Es una política que ha sumido en la ruina a productores como Venezuela.

Esa postura, apoyada por los demás socios OPEP, se ha mantenido hasta ahora, pese a la oposición de otros miembros como Venezuela, Irán o Argelia, favorables a recortar la oferta petrolera y que incluso trataron de plasmarlo en un acuerdo.

Temas: OPEP Petróleo

0 Comentarios
cargando