Ir a contenido

CRISIS EN LA PATRONAL DEL COMERCIO

La Confederació de Comerç aparta a Fraile por problemas en su gestión económica

El comité ejecutivo decide en una reunión extraordinaria separar al secretario general de su cargo

Patricia Castán Josep M. Berengueras

Miquel Àngel Fraile.

Miquel Àngel Fraile. / SARA MARITAN

La Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) ha decidido apartar del cargo de secretario general a Miquel Àngel Fraile, por problemas en su gestión económica. Según han confirmado diversas fuentes, la decisión la tomó el lunes el comité ejecutivo tras una reunión extraordinaria.

La asamblea fue convocada tras los resultados de una auditoría encargada por M. Rosa Eritja, presidenta de la CCC, que hace aproximadamente un año relevó en el cargo a Pere Llorens, al morir este tras 30 años al frente de la entidad. El único tema del día de la reunión del lunes fue tratar la salida de Fraile, que llevaba en el cargo desde 1985, año de fundación de la patronal. En la misma reunión se acordó apartar también de sus funciones a Rosa María Serrano, directora del departamento de Formació de la CCC y mujer de Fraile. Se decidió que tanto Fraile como su mujer quedasen temporalmente en régimen de empleados (sin cargo),pendientes de las decisiones al respecto de la Generalitat Foment.

Contactado por EL PERIÓDICO, Fraile ha asegurado que no ha sido destituido, aun que admitió que se mantiene en la organización "en funciones". "Está habiendo una reestructuración en la entidad y seguramente habrá cambios", ha agregado a este diario. Según el directivo, los cambios son fruto de la nueva etapa iniciada hace un año con la nueva presidencia en la entidad. "Ha habido ya algunas salidas que afectan a algunos departamentos", ha comentado. La auditoría, según ha revelado, ha constatado "números rojos" en la patronal.Otras fuentes apuntan a que la entidad tiene un agujero económico de más de dos millones de euros.

Hace solo unas semanas, Fraile fue destituido también como secretario general del Consell de Gremis de Comerç, Serveis i Turisme de Barcelona. Esta entidad, miembro directo de la CCC, optó por desvincularse de la Confederació el pasado 31 de enero, tras haber estado varios meses pendiente de los resultados de la auditoría. Según fuentes de los gremios, se había perdido la confianza en la Confederació, ante la falta de transparencia en su contabilidad y presupuestos. El Consell (que compartía gerente pero no contabilidad) incluso instaló su sede en un despacho externo a la CCC. Las mismas fuentes apuntan que habían comunicado las discrepancias tanto a la Generalitat como a Foment del Treball, la patronal a la que está adscrita la Confederació. 

Tras la decisión de apartar a Fraile, ha asumido la gestión inherente al cargo de secretaría general de la entidad la presidenta de la misma, Eritja.

El presidente de Pimec Comerç, Alejandro Goñi, ha asegurado a este diario que tenía conocimiento de los problemas en la CCC desde hace unos meses, y que espera que no perjudiquen la imagen del pequeño y mediano comerciante de Catalunya.

HISTÓRICO

Miquel Àngel Fraile (1954) era secretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) desde 1985, año de su fundación. La entidad que representa a 90.000 pequeñas y medianas tiendas de Catalunya que dan empleo a unos 300.000 trabajadores de Catalunya. Entre el 2004 y el 2011, Fraile también fue secretario general de la Confederación Española de Comercio.

La Confederació de Comerç es la gran patronal de los comerciantes catalanes, una entidad que busca defender, representar y fomentar los intereses generales de los sectores del comercio, los servicios y el turismo de Catalunya. Además de las 90.000 empresas, agrupa cerca de 400 asociaciones y gremios de comercio, servicios y turismo y entidades colaboradoras. La CCC impulsa iniciativas dirigidas a los comerciantes para que puedan tener herramientas más potentes para competir. 

Gran defensor del modelo catalán

Miquel Àngel Fraile ha sido la cara visible del comercio catalán durante los últimos 30 años. Como secretario general de la patronal de pequeñas y medianas tiendas, ha defendido el modelo catalán, de protección del ‘botiguer’, en las múltiples negociaciones de legislación que ha promulgado la Generalitat y también en las posteriores réplicas a los recursos interpuestos por el Gobierno. Bajo su mandato, la CCC también ha respaldado la no apertura de los comercios en domingo y el máximo de 72 horas semanales que las tiendas pueden permanecer abiertas.

Fiel defensor de la necesidad de preservar el modelo de pequeñas tiendas en las ciudades y evitar la proliferación tanto de centros comerciales como de grandes superficies dentro del tejido comercial de las localidades catalanas, Fraile siempre fue la mano derecha de Pere Llorens, histórico presidente de la entidad, que falleció el año pasado.

Temas: Comercio Consumo