La Generalitat sitúa en el 7,5% del PIB el déficit fiscal de Catalunya

El análisis del Govern duplica los cálculos realizados por el ministerio de Hacienda

El saldo con la Seguridad Social es negativo en seis de los 18 ejercicios analizados

La Generalitat sitúa en el 7,5% del PIB el déficit fiscal de Catalunya
3
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

El déficit fiscal de Catalunya ascendió en el 2012 a una suma equivalente al 7,5% del producto interior bruto (PIB), según el cálculo realizado por el departamento de Vicepresidència y Economia del Ejecutivo catalán. Esta variable, que supuso aportar 14.623 millones de euros más de los que se recibieron en forma de inversión y gasto por parte del Estado, duplica la estimación hecha el año pasado por el Ministerio de HaciendaMinisterio de Hacienda.

La cifra se determina mediante el sistema conocido como flujo monetario. En esencia calcula la diferencia que existe entre lo que pagan los ciudadanos en Catalunya mediante impuestos y lo que reciben en forma de inversión y gasto por parte del Estado en el territorio. Si se emplea el otro método, el de carga beneficio, que distribuye los gastos por toda España, el déficit es equivalente al 5,1% del PIB o de 10.030 millones de euros. Con esta fórmula, los ingresos se imputan al territorio donde residen las personas que finalmente soportan la carga y la asignación del gasto se hace al territorio donde reside el beneficiario. 

Los cálculos se realizan por mandato del Parlament, a través de la ley 10/2012 de 25 de julio de publicación de las balanzas fiscales. Las estimaciones se hacen con retraso porque los datos los tiene que facilitar la Administración central y esta tarda en proporcionarlos, explican fuentes del Govern. De hecho, desde el Ejecutivo catalán remitieron el año pasado una carta al ministerio para pedir los datos y calcular las balanzas fiscales del 2013 y 2014 y así poderlas tener más actualizadas, pero la petición no prosperó. En todo caso, la fórmula de cálculo empleada por Hacienda y que diseñó un grupo de sabios encabezado por el actual director de Fedea, Ángel de la Fuente, reduce sustancailmente el déficit fiscal.

En etapas de crisis y de paro elevado, el método del flujo monetario adquiere mayor relevancia, ya que mide el impacto generado por la actividad de la Administración central en un territorio. 

DISCRECIONALIDAD

Si se calcula la balanza fiscal sin la Seguridad Social, el gasto del Estado cae del 13,6% hasta el 9,2%. Eso se debe a que se trata de derechos  (pensiones y otras prestaciones), que "no están sujetos a la discrecionalidad de las políticas territoriales del Gobierno central: los ingresos y el gasto de la Seguridad Social están ligados a unos derechos y obligaciones adquiridos por los ciudadanos a títulos individual", según la Conselleria de Economia.

Aunque duplica la estimación del Ejecutivo central, el déficit fiscal por el método del flujo monetario bajó en el 2012 desde los 15.006 millones o 7,7% del PIB hasta los 14.623 millones o 7,5% del PIB. Y la misma tendencia se experimentó con el otro sistema, desde 11.087 millones o el 5,7% a 10.030 millones o el 5,1% del PIB. La media con el primer método desde 1986 es del 8% del PIB y con el segundo, que se calcula desde el 2002, del 6% del PIB.

Con el método del flujo monetario resulta que Catalunya aportó en el 2012 el 18,4% de todos los ingresos recibidos por el Estado, lo que supuso un 1,8% más que en el 2011. En cambio solo recibió el 13,6% del gasto total, con un aumento del 2,8% con respecto al ejercicio precedente.

SEGURIDAD SOCIAL

El estudio incorpora un anexo con el saldo de la balanza fiscal con la Seguridad Social entre 1995 y el 2012. "El saldo es negativo en seis de los 18 ejercicios analizados, mientras que el del Estado en conjunto es negativo en 11 de los ejercicios analizados", explica la Conselleria d'Economia. El resultado es negativo para Catalunya en los periodos 1995-1996, con una tasa de paro de aproximadamente el 20%; y en el periodo 2009-2012, con una tasa de alrededor del 18%.

Noticias relacionadas

El mismo análisis revela que el saldo negativo para Catalunya fue de 3.760 millones en el 2012, frente a 34.080 del estado, con lo que que creció con respecto al 2011, cuando los números rojos fueron de 2.876 millones y 28.723 millones, respectivamente.

Los gatos de la Seguridad Social en Catalunya fueron mayores que los ingresos recibidos un 5%, un 8,6%, un 11,3% y un 15,4% en el 2009, 2010, 2011 y 2012, respectivamente. En el caso del conjunto del Estado, los gastos fueron mayores que los ingresos en un 17% en el 2009; en un 21,9% en el 2010, en un 21,6% en el 2011 y en un 26,6% en el 2012