Rosell: "El trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX"

El presidente de la CEOE considera que España está a punto de perder el tren de la digitalización

La transformación digital tendrá un impacto de 120.000 millones de euros en la economía, señala Roland Berger

El presidente de CEOE, Juan Rosell.

El presidente de CEOE, Juan Rosell. / JOAN CORTADELLAS

3
Se lee en minutos

El presidente de la CEOEJuan Rosell, considera que el trabajo "fijo y seguro" es "un concepto del siglo XIX", ya que en el futuro habrá que "ganárselo todos los días". En esta línea pidió el martes un mayor impulso de la digitalización en Europa y en España, especialmente en educación, porque "corre peligro de perder el tren de la revolución digital". Rosell hizo estas declaraciones durante su intervención en la presentación de un estudio sobre la transformación digital por la consultora Roland Berger y patrocinado por Siemens, en la que consideró que la digitalización será fundamental para el trabajo, ya que "va a haber muchas sorpresas en un futuro inmediato".

Rosell señaló que el proceso de transformación digital "lo cambia todo, en el mundo de los negocios y en el día a día de las casas", y hace que "lo que hoy parece imposible, en unas horas, días o semanas parezca posible", por lo que ve un gran "reto político económico y social a nivel global".

En este sentido, destacó que la digitalización incrementa el PIB mundial y la competitividad por lo que "es básico adaptarnos y coger el tren", ya que todos los sectores están sufriendo ya una "gran irrupción" en su modelo de negocio, tanto a nivel público como privado, sectorial y subsectorialmente, y, aunque hay más de 1.200 millones de personas sin internet, "ya hay más móviles que habitantes y en los últimos años se han almacenado más datos que en toda historia anterior".

"La digitalización transforma los negocios y rebaja los costes, incrementa la competitividad", apostilló Rosell, quien advirtió que el sector público en este campo "va detrás" al contar con unas estructuras "demasiado rígidas, antiguas y mastodónticas".

costes

Las empresas españolas dominan solo lo usos básicos

Por sectores, aquellos más "pegados" al consumidor, como telecomunicaciones (91%), turismo (83%) o banca (65%), tienen una estrategia digital más clara, mientras que en los más alejados al cliente, como industria o telecomunicaciones, solo un 10% y un 15%.

"Desgraciadamente no lo están haciendo con la rapidez y diligencia que deberían", lamentó. En su opinión, la digitalización será "clave" para el futuro y ha reivindicado que para la Comisión Europea debería ser una "prioridad" el Mercado Único Digital, al tiempo ha advertido de que España "corre peligro de perder el tren de la revolución digital como ya perdió algunos trenes en el campo de la transformación informática".

Los números del porcentaje de I+D en el PIB español son "para temblar", al situarse en torno al 1,2%, por lo que Rosell ha reclamado que al menos supere el 2% y para conseguirlo se apoye este proceso de transformación a través de la educación".

IMPACTO SOBRE EL PIB

La transformación digital tendrá un impacto de más de 120.000 millones de euros sobre el valor añadido bruto de los sectores económicos más relevantes en España, como telecomunicaciones e internet, turismo, servicios financieros, transporte, infraestructuras, farmacia, salud, energía e industria, en el año 2015, según el estudio. En los próximos años se conectarán más de 55.000 millones de nuevos dispositivos a la red con más de 1.000 millones de personas, lo que según la presidenta de Siemens, Rosa García, "la economía cambiará tremendamente", así como "la forma en la que haremos las cosas y los propios modelos de negocio".

Noticias relacionadas

impacto de más de 120.000 millones de eurosRosa GarcíaNo obstante, lamentó que la crisis ha hecho "mucho daño" también en el proceso de digitalización de las empresas españolas. España ocupa el puesto número 15 en el mundo por volumen de PIB, pero se sitúa en el 45 en desarrollo de la digitalización. "No es para sacar pecho", ha indicado García, y ha advertido de que en los últimos años España ha perdido dos puestos en la lista de digitalización mundial.

El estudio, que recoge la opinión de más de 100 directivos, muestra que solo una de cada tres empresas españolas está ya preparada para afrontar la transformación digital hacia la "España 4.0", a pesar de que entre un 80% y un 90% de las empresas reconoce que el cambio digital va a ser grande y "tendrán que ser capaces de impulsar en digitalización y convertirse".