CAMBIO DE ESTRATEGIA

Alibaba empieza a colaborar con la Policía contra las falsificaciones

La compañía alcanza el primer acuerdo con las fuerzas de seguridad chinas

Exteriores de la sede central de Alibaba en Hangzhou.

Exteriores de la sede central de Alibaba en Hangzhou. / AP

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO / MADRID

La compañía china de comercio electrónico Alibaba y la policía local de Putian, en el sureste del país asiático, han empezado a colaborar en varios casos concretos contra las falsificaciones de grandes marcas. La empresa, que lleva años recibiendo acusaciones de consentir la venta de estos productos a través de sus portales, cotiza en Nueva York desde septiembre del 2014, cuando protagonizó la mayor salida a bolsa de la historia.

El diario South China Morning Post, propiedad de la compañía, ha anunciado que Alibaba firmó el 28 de abril un memorando de entendimiento con la policía local de Putian para combatir las falsificaciones en moda, alimentos infantiles, farmacia, componentes de automoción y electrodomésticos. La colaboración se remonta al 2015 con la investigación de cuatro fabricantes de zapatillas deportivas falsas de Nike y Adidas. La actuación permitió a la Policía detectar productos valorados, conjuntamente, en unos 1,35 millones de euros.

La compañía china se encuentra en plena campaña para lavar su imagen en este campo. En abril se unió a la Coalición Internacional Antifalsificaciones, tras lo que el grupo Kering (con marcas como Gucci o Balenciaga) se retiró de la misma como protesta, porque ve en Alibaba a su "adversario más peligroso y dañino". Tras varias semanas, la organización con sede en Washington suspendió la afiliación de Alibaba al grupo, que deberá ser reconsiderada, después de conocerse que el presidente de la Coalición, Bob Barchiesi, es accionista de la empresa china.

ANTECEDENTES

Noticias relacionadas

En el 2015, Alibaba tuvo ya varias semanas de tensión con la Administración Estatal de Industria y Comercio de China, que le acusó a la compañía de permitir el comercio de numerosos productos falsos o de mala calidad. La firma lo negó y dijo que le es imposible luchar contra el problema sin ayuda de las autoridades.

Ambas partes acordaron que Alibaba comparta los datos de transacciones de sus portales con las autoridades chinas de supervisión de la calidad, ya que la compañía alegó que no puede actuar contra una empresa o un particular que utilicen sus portales mientras no haya una queja formal por parte de algún usuario.