Ir a contenido

ACUERDO COMERCIAL POLÉMICO

EEUU confía en firmar el TTIP a finales de año

El director de la oficina de relaciones comerciales bilaterales del Departamento de Estado de los EEUU cree "hay muchos puntos de acuerdo" con la UE

Olga Grau

El acuerdo de Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) se ha convertido en uno de los tratados de comercio más polémicos de la historia. Tras la filtración hace una semana de algunos borradores de la negociación por parte de Greenpeace Holanda, en los que se ponía de relieve la fuerte presión que ejercen los lobis económicos para imponer sus intereses, incluso Francia llegó a advertir de que las conversaciones podrían llegar a paralizarse.

El pasado mes de abril tuvo lugar la ronda número 13 de negociaciones entre la Unión Europea y EEUU para lograr el mayor espacio de libre comercio del mundo que, según sus defensores, creará cientos de miles de puestos de trabajo. Los detractores alertan de que este acuerdo se negocia con gran opacidad, devaluará los estándares de seguridad europeos y supondrá la ruina para sectores tradicionales como la agricultura.

La próxima ronda tendrá lugar el próximo mes de julio bajo la presión de las elecciones en EEUU e inminentes comicios el próximo año en Francia y Alemania. Robert Manogue, director de la oficina de relaciones comerciales bilaterales del Departamento de Estado de los EEUU, se ha mostrado convencido de que es “claramente posible firmar el TTIP a finales de año y durante la administración Obama”.

En un encuentro con prensa en Barcelona, este experimentado negociador –ha participado en las negociaciones de 8 tratados comerciales de EEUU- cree que hay más puntos en los que hay acuerdo que en los que no entre EEUU y Europa y niega que este acuerdo vaya a devaluar la protección de los intereses de los consumidores. “No tenemos ninguna intención de rebajar los estándares de seguridad de los EEUU”, según Manogue. “¿Se trata de proteger la seguridad o de proteger los procesos cómo se hacen las cosas? Porque en la zona euro hay 17 maneras de hacer las cosas y eso es lo que estamos tratando de estandarizar”, según Manogue.

Desde la perspectiva de los EEUU, un acuerdo debe tener sentido desde tres vertientes: el comercial, el geoeconómico y el geoestratégico. “Es una oportunidad que se presenta una vez en una generación de lograr un acuerdo comercial que cree riqueza y puestos de trabajo", según el alto responsable de comercio de la administración de EEUU. Este experto no cree que las negociaciones se realicen con opacidad. “Es el acuerdo más transparente que se ha negociado, contamos con más de 600 asesores que son consultados en las diferentes propuestas. Hacemos todo lo posible por ser transparentes, pero los negociadores deben tener un espacio para solucionar los problemas, pero eso es difícil si solo estás pendiente de las declaraciones a las cámaras”, señala Manogue.

El responsable de la oficina de relaciones comerciales de los EEUU señala tres áreas en las que existen fricciones para lograr un acuerdo con la UE. La primera es la relativa al acceso de las empresas europeas a las licitaciones públicas en EEUU y a la inversa. “La CE no está satisfecha con nuestra oferta y nosotros tampoco con la suya”, según Manogue. El segundo punto polémico es como conjugar el sistema de denominaciones de origen geográficas, que rige en Europa, con el de las marcas registradas en EEUU. En el caso europeo, esta política emana de una tradición de generaciones, como es el caso del champagne, que difícilmente cambiará para armonizarse con la americana. El tercer punto es el relativo a la agricultura, un ámbito en el que Francia ha puesto líneas rojas.

0 Comentarios
cargando