Ir a contenido

La Fira se apoya en los congresos tecnológicos para ampliar su liderazgo

Móviles, ciudades inteligentes, internet de las cosas e impresión 3D tienen ya salones en Barcelona

La mayor feria de videojuegos de España recalará en la ciudad por su apuesta por el sector

Josep M. Berengueras

Salida de los asistentes al Mobile World Congress.

Salida de los asistentes al Mobile World Congress. / JULIO CARBO

Barcelona ha logrado situarse como lugar de referencia mundial para la organización de ferias congresos. El modelo de gestión público-privado de Fira de Barcelona está dando en los últimos años más frutos que nunca, en especial gracias a la apuesta por las citas tecnológicas: la celebración de numerosos ferias y congresos de este sector no solo ha disparado el resultado de la institución, sino que ha beneficiado a la sociedad con un importante impacto económico y un cambio en el tejido productivo.

En los últimos 10 años, el calendario y el mapa ferial han cambiado mucho. Según las estadísticas de la Asociación de Ferias Españolas (AFE), en el 2005, antes de la crisis, se celebraron en España 441 certámenes. Era época de bonanza, con salones en casi cada ciudad que se precie del territorio, en especial relacionados con la actividad inmobiliaria. En el 2015, sin embargo, el panorama fue bien diferente: 268 ferias. “La crisis se ha llevado por delante muchísimas ferias, y prácticamente solo los cinco principales recintos e instituciones –Barcelona, Madrid, Valencia, Málaga y Bilbao- han superado el difícil momento”, señalan fuentes del sector.

Según las estadísticas, Fira de Barcelona es una de las que mejor ha superado la crisis. En el 2015, acogió 68 salones y congresos, además de medio centenar de actos corporativos, lo que elevaron su facturación hasta los 148,1 millones de euros, el 25,7% más respecto del 2013 (año estadísticamente comparable), con un ebitda (beneficio antes de impuestos) de 12,5 millones(el 32,1% más).

Su principal competidor, Ifema, no ha publicado los datos del 2015. En el 2014, celebró 81 ferias y congresos de exposición, con una facturación cercana a los 95,6 millones de euros y un beneficio de 186.000 euros. “Barcelona ha sorteado mejor la crisis ferial gracias a la especialización y la internacionalización”, apuntan las mismas fuentes del sector.

TECNOLOGÍA

Mientras Madrid acabó clausurando la feria tecnológica Simo, Barcelona ganó en el 2006 la celebración del entonces pujante 3GSM, después rebautizado como Mobile World Congress (MWC). Fue el inicio de una provechosa relación con el sector tecnológico: el mayor congreso del mundo de la tecnología más puntera se celebra desde entonces en Barcelona –la ciudad fue declarada en el 2011 capital mundial del móvil-, con 101.000 visitantes en la última edición (la mitad, altos cargos directivos) que diseñan el futuro del sector en Barcelona (sin olvidar los más de 4.000 periodistas que narran todo lo que pasa). En total, un impacto económico de 460 millones de euros anuales para Catalunya.

Fira ha sabido aprovechar el tirón del congreso y alrededor de la tecnología ha sustentado su plan de crecimiento. Al MWC (que coorganiza con la GSMA, la patronal de las telecos) ha sumado varios congresos de referencia: Smart City World Congress (ciudades inteligentes), 4YFN (emprendeduría) y IOT Solutions World Congress (internet de las cosas), además de externos como el Eshow (comercio electrónico) o el Sònar (subsalón Sónar+D, creatividad unida a la tecnología). Este año, además, estrenará una nueva cita, el In3dustryimpresión 3D.

“Nuestro objetivo es seguir creciendo en la atracción y organización de grandes congresos y ferias relacionados con la tecnología, un sector transversal de presente y futuro en el que la innovación es su motor, igual que el nuestro”, asegura a este diario Constantí Serrallonga, director general de Fira de Barcelona. También en Barcelona se celebran numerosos encuentros corporativos de empresas del sector como HP, SAP o el VMWorld. Y paralelo al éxito de los congresos, capitaneados por el MWC, ha nacido un tejido productivo digital que emplea a más 10.000 personas, y que ha creado empresas de éxito mundial como Social Point, Privalia, Edreams Wallapop. Además, otras firmas internacionales se han instalado en la ciudad, como King (videojuegos).

El conjunto de capitalidad mundial del móvil, congresos y ferias y tejido productivo está ayudando a la atracción de nuevos salones: esta misma semana, la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) y Fira anunciaron que celebrarán en otoño la Barcelona Games World, cita de referencia en España del sector de los videojuegos que hasta el año pasado tuvo lugar en Madrid. Se esperan casi 100.000 visitantes. “Tiene mucho sentido ir a Barcelona, la capital mundial del móvil y un referente de la tecnología. Sin duda, es un muy buen lugar para celebrar una feria como esta", señalaron fuentes de la AEVI a este diario.

“Barcelona, su entorno empresarial y Fira con citas cada vez más importantes del mundo tecnológico, forman un binomio perfecto para posicionar la ciudad como uno de los polos internacionales del sector tecnológico”, concluye Serrallonga.

El sector de las ferias se recupera

El año pasado se celebraron en España un total de 268 ferias, de las cuales el 57,1% fueron realizadas por los propios recintos feriales, el 10% coorganizadas  y el 32,8%, responsabilidad de una organización externa, según datos de la Asociación de Ferias Españolas (AFE).

Estas ferias aumentaron la superficie neta ocupada un1,7% respecto del 2014 y también el número de expositores directos, que alcanzó loa 26.198 (un 4,7% más).

En el 2015, el número de visitantes ascendió a 2.778.326, lo que supone un 13,5% más que el año anterior. “Es indudable la gran importancia que la aportación del sector de ferias, congresos y eventos supone no solo para todos los sectores económicos y las empresas, sino para la economía nacional”, apunta la AFE, que calcula que el sector genera un impacto económico de mas de 3.500 millones de euros anuales.

0 Comentarios
cargando