Ir a contenido

LUCHA CONTRA EL FRAUDE Y EL BLANQUEO

El BCE decide dejar de imprimir billetes de 500 euros a finales del 2018

Los inspectores opinan que la medida no frenará el fraude ni el blanqueo de capitales

España es uno de los países donde más se usan los billetes de alta denominación

Rosa Maria Sánchez

Los billetes preferidos por la delincuancia de todo tipo. / ATLAS

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este miércoles dejar de imprimir y de emitir billetes de 500 euros a partir de finales del 2018, si bien los que ya están en circulación seguirán siendo de curso legal y conservarán su valor.

La decisión ha sido adoptada en la reunión del consejo de gobierno de este miércoles, venciendo las resistencias que algunas fuentes atribuían a Alemania y Austria. "Se ha decidido acabar de forma permanente con la producción de billetes de 500 euros y excluirlos de la serie Europa, tomando en cuenta la preocupación que que tales billetes podrían facilitar las actividades ilícitas", se afirma en el comunicado emitido por el BCE.

El presidente del BCE, Mario Draghi ya se refirió en febrero pasado a la "creciente preocupación» en la opinión pública por la utilización de billetes de 500 euros en actividades como la corrupción o la financiación del terrorismo. Se calcula que un millón de euros en billetes de 500€ pesa 2,2 kilos y cabe en el maletín de un ordenador portátil; la misma cantidad en billetes de 50€ pesa 22 kilos y precisaría una maleta.

Cuánto pesa un millón de euros

CURSO LEGAL

El cese se la emisión de billetes de 500 euros no será inmediato, sino a partir de finales del 2018, "cuando se planea introducir los billetes de 100 y 200 euros de la (nueva) serie Europa". Las otras denominaciones, de 5 y 10 euros, se mantienen.

"En vista del papel internacional del euro y de la extendida confianza en sus billetes, el de 500 euros seguirá siendo de curso legal y en consecuencia podrá continuar usándose como medio de pago y depósito de valor", se añade.

Por último, la nota aclara que estos billetes podrán ser cambiados en los bancos centrales de cada país, como el Banco de España, "por un periodo ilimitado de tiempo". Es el mismo modelo que permite que aún se puedan seguir cambiando pesetas por euros en los bancos centrales.

ESCEPTICISMO ENTRE LOS INSPECTORES

"Es una medida positiva, pero de escaso calado" valora el presidente de la Organización Profesional Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), José Luis Groba.

Desde su punto de vista dejar de imprimir billetes de 500 euros "no va a servir para la lucha contra el terrorismo" y ello por tres razones. La primera, porque los ya existentes seguirán siendo de curso legal y podrá cambiarse en cualquier momento, "sin prisa", como aún pasa con las antiguas monedas de peseta.

La segunda razón de la ineficacia de la medida -según los inspectores- es que para cambiar los billetes de 500 euros por otros de menor denominación no habrá que dar explicaciones sobre su origen. La IHE defiende desde hace años la desaparición definitiva de los billetes de 500 euros, que dejen de ser de curso legal de inmediato, y que se abra un plazo para canjearlos por billetes de menor denominación tras explicar su origen. "Detrás de cualquier operación opaca al fisco siempre hay billetes de 500 euros", asegura su presidente

En tercer lugar, Groba pronostica que a medida que disminuya el tráfico de billetes de 500 euros, los delincuentes y defraudadores optarán otros mecanismos de pago, como los billetes de 200 euros o el bitcoin (dinero virtual).

"Lo que no tiene sentido es que existan billetes de tan alta denominación", añade el presidente de IHE. Salvo en Suiza, no existen en otros territorios. En EEUU, el billete de mayor denominación es el del 100 euros; en Reino Unido, el de 50 libras; en Japón, el de 10.000 yenes (81 euros). En Reino Unido se prohibió el uso del billete de 500 euros cuyo origen se atribuye a una exigencia de Alemania y Austria antes del nacimiento del euro, con el fin de compensar la desaparición del viejo billete de 2.000 marcos.

ESPAÑA, EN EL TOP 

España forma junto con Austria e Italia el grupo de países de la zona euro donde los particulares efectúan pagos en efectivo con más frecuencia y por importe más elevado.

Desde la puesta en circulación del euro en un número amplio de países, es muy difícil, casi imposible, según el Banco Central Europeo (BCE), medir el volumen de billetes en circulación en cada país. Por eso, el BCE realizó una ronda de dos encuestas en el 2008 para llegar a algunas conclusiones al respecto, y sus resultados siendo una referencia en el momento actual.

Según esta  encuesta, en Austria, Italia y España, casi una tercera parte de los entrevistados declaró pagar en efectivo, siempre o frecuentemente, las compras por valor de entre 200 y 1.000 euros, que normalmente se corresponden con artículos de vestir o muebles. España anotó el mayor porcentaje (6%) de quienes declaran pagar en efectivo compras superiores a 10.000 euros (por ejemplo, un coche nuevo).

El 56% de los encuestados en los ocho países en los que se realizó la muestra nunca había estado en posesión de un billete de 500 euros. El 25% de los encuestados había tenido un billete de 500 euros o de 200 euros en su posesión más de una vez al año, mientras que el 33% había tenido estos billetes una vez al año o menos.

HOMBRE Y AUTÓNOMO

Además, se llegó a la conclusión de que en todos los países, los que utilizan los billetes de alta denominación (200 y  500 euros) suelen ser hombres, que son trabajadores autónomos y tienen una edad comprendida entre 25 y 54 años. A la pregunta de cómo habían obtenido los billetes de alta denominación, el 47% de los encuestados contestó que los había retirado de su cuenta bancaria, el 18% los había recibido como pago por la venta de bienes o servicios, el 12% como parte de su salario, y el 10% como regalo.

Entre las empresas, el uso más frecuente de las transacciones en efectivo se produce en los sectores de hostelería, comercio y reparación de vehículos a motor.

El 27,7% de los euros circulan en billetes grandes

Manejar datos sobre los billetes en circulación en cada país es imposible, reconoce el BCE. Los únicos datos disponibles, del Banco de España, permiten conocer que la cifra de billetes de 500 euros distribuidos en España por el organismo menos los retirados equivalen a 34.000 millones de euros. Sin embargo, parte de estos billetes, pueden estar circulando en otros países y a la inversa.

La cifra de 34.000 millones en billetes de 500 euros en España representa el 77% del total de monedas y billetes netos emitidos por el Banco de España.Así, el colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) concluye que tres de cada cuatro euros que circulan en España lo hacen en billetes de 500 euros. Sin embargo, ni el Banco de España ni el BCE comparten este análisis pues insisten en que es imposible estimar el dinero que circula en cada país.

Para el conjunto de la zona euro sí se puede afirmar, según los datos del BCE  que el valor de los billetes de 500 euros en circulación (297.200 millones de euros) representa el 27,7% del total del dinero en billetes.

El BCE estima que alrededor de un tercio de los billetes en circulación (de todo tipo) se usa para realizar operaciones, mientras que el resto se guarda en cajas o depósitos de valor en la zona euro o en el extranjero.

0 Comentarios
cargando