10 abr 2020

Ir a contenido

EL NUEVO MODELO DE FINANCIACIÓN

Autonomías ¿con IVA o sin IVA?

Varios expertos coinciden en un debate en el Cercle d'Economia en que la financiación autonómica requiere reformas

Agustí Sala

De izquierda a derecha, López Laborda, De la fuente, Costas, Anna Balletbó y Hierro, en el Cercle.

De izquierda a derecha, López Laborda, De la fuente, Costas, Anna Balletbó y Hierro, en el Cercle. / JULIO CARBO

¿Con IVA o sin IVA? No es una pregunta fácil de responder. Al menos si se trata de la financiación de las autonomías. El Cercle d'Economia ha acogido un debate sobre la cuestión, promovido por la Fundación Internacional Olof Palme y Fedea, la fundación auspiciada por las grandes compañías del Ibex-35.

Y la conclusión es que, tras dos jornadas de reflexión de expertos congregados en S'Agaró en febrero pasado, se buscó "un primer intento de consenso", según el presidente del Cercle, Antón Costas. A juicio de la presidenta de la fundación, Anna Balletbó, solo reunir en una misma habitación a expertos en la materia ya puede considerarse un éxito.  

A juicio de Ángel de la Fuente, director ejecutivo de Fedea y uno de los autores del sistema de cuentas territorializadas con el que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (hoy en funciones), sustituyó las balanzas fiscales, hay puntos de consenso. En esencia, hay coincidencia en el diagnóstico de la 'enfermedad', aunque no en la cura. Unos, generalmente las regiones menos ricas, defienden más reparto (equidad) y las otras, las más ricas, mayor equiparación entre lo que se aporta y lo que se recibe. 

Los puntos de encuentro son que el modelo de financiación, caducado desde el 2014, es "complicado y poco transparente" y con una distribución "demasiado desigual y arbitraria". También adolece de un "déficit claro de autonomía de ingresos" y de responsabilidad fiscal de las autonomías, "que tiende a la deriva al alza del gasto".

De la Fuente propone un sistema en el que las comunidades fijarán de forma colegiada un tramo del IVA y de los impuestos especiales y reducir a dos los fondos autonómicos, uno principal y compartido (fondo básico), y otro de nivelación vertical para igualar. El modelo mantiene el principio de recaudación única del Estado.

SISTEMA FORAL

Hay otros puntos de acuerdo, como que no es necesario cuestionar el sistema foral, solo aplicando la normativa existente, según el catedrático de Economía Pública de la Universidad de Zaragoza, Julio López Laborda. Estas, afirma, deberían participar a la larga en los mecanismos de nivelación. Euskadi y Navarra cuentan con entre el 35% y el 65% más de ingresos per cápita (hasta 4.500 millones de euros) para financiar sus competencias que las autonomías de régimen común, calculan los expertos. 

Los desacuerdos tienen que ver con el criterio de equidad en el reparto. El director del departamento de Economía e Historia de la Universidad de Sevilla, Luis Ángel Hierro, defiende priorizar los criterios técnicos sobre los políticos.

En la sesión en el Cercle han participado también diversos expertos, así como políticos, como el líder del PSC, Miquel Iceta, o el portavoz del PP en Catalunya, Enric Millo. Tanto la profesora de Economía de la Universitat Pompeu Fabra, Teresa Garcia Milà, como la de la Universitat de Barcelona, Maite Vilalta, entre otras, han rechazado cualquier sistema centralizado.

Vilalta asegura que hay "diferencia en la concepción del modelo" entre quienes ven los territorios como sujeto político y quienes tienen una visión de "Estado unitario". Esta segunda será rechazada desde Catalunya, sentencia. "En Canadá tienen un modelo de financiación que se enorgullece de la diferencia", afirma.

Ante las discrepancias existentes, De la Fuente asegura que "lo importante no es quién recauda sino quién define el impuesto y quién se queda el dinero". En Alemania, recuerda, los länder solo recaudan y en Canadá, las provincias, que pueden fijar sus propios impuestos, con la excepción de Quebec, todas "delegan en la Hacienda central para que recaude. La solución es un consorcio de verdad". Iceta ha sido el que más ha aplaudido.