Ir a contenido

Bruselas asegura que no rebajará el nivel de protección del consumidor

La comisaria de Comercio asegura que es normal que ambas partes en una negociación quieran con seguir sus propios objetivos

PAULA SENDÍN / BRUSELAS

La comisaria europea Cecilia Malmstrom.

La comisaria europea Cecilia Malmstrom. / OLIVIER HOSLET (EFE)

La filtración por parte de Greenpeace de documentos confidenciales sobre la negociación del tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y EEUU, el TTIPha provocado más de un quebradero de cabeza a las partes implicadas. La primera en salir al paso ha sido la Comisión Europea, que ha asegurado que garantizará los derechos de los consumidores.

Así lo ha asegurado la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, quien ha remarcado que la Comisión Europea no rebajará la protección de los consumidores, tras desvelarse documentos de la negociación que reflejan la presión ejercida por Washington.

“Ningún acuerdo comercial entre la UE volverá a bajar nuestro nivel de protección de los consumidores, o la seguridad de los alimentos, o cómo proteger el medioambiente”, ha declarado Malmström en su blog.

La comisaria ha salido al paso asegurando que “cualquier acuerdo comercial entre la UE solo puede cambiar la regulación haciéndola más fuerte”. “Ningún acuerdo comercial va a limitar nuestra capacidad de crear nuevas normas para proteger a nuestros ciudadanos o el medio ambiente en el futuro”, ha agregado.

 “Es normal que ambas partes en una negociación quieran con seguir sus propios objetivos como sea posible”. Pero la UE lo tiene claro, o al menos eso asegura: no habrá acuerdo en aquellas áreas en las que estén demasiados alejados en las negociaciones con sus socios del otro lado del Atlántico.

“Eso no significa que la otra parte ceda a esas demandas. Eso no quiero decir que las partes llegarán a un acuerdo intermedio. En áreas en las que están demasiado separados en una negociación, simplemente no llegaremos a un acuerdo”, aclaró la comisaria.

DIFERENCIAS

La UE ve difícil por el momento llegar a una conclusión sobre “diferencias irreconciliables” de las que hablan los papeles que revela Greenpeace. Así lo ha dicho el jefe negociador comunitario, Ignacio García Bercero, quien ha recordado durante una rueda de prensa en la Comisión Europea que por lo que respecta a la UE “no hay ningún problema” y que todas posiciones expresedas por Bruselas “ya se habían publicado”.

"Dicho esto, toda negociación con un país tercero se ha de hacer con respeto y esto incluye la posición de EEUU, que ellos no querían que fuera pública", ha apuntado García Bercero, quien ha agregado que "algunos de los puntos que ha destacado Greenpeace sobre estos documentos es errónea". Sobre el poder de los grupos de presión, ha recalcado que "querer consultar a la industria no es nada particularmente sorprendente".

"Se está exagerando el grado de divergencia de puntos de vista", ha concluido García Bercero, y ha recordado que EEUU ya "ha aceptado que nada de lo que las dos partes hagan puede debilitar el grado de protección en nuestras respectivas regulaciones".

REACCIÓN EN EEUU

Mientras,  un portavoz de la Oficina del Representante de Comercio Exterior de EEUU (USTR) ha señalado en un comunicado que el objetivo del TTIP es "preservar, no socavar”, los “robustos estándares de protección medioambientales y del consumidor". "Las interpretaciones dadas a estos textos parecen ser confusas en el mejor de los casos y directamente erróneas en el peor", agrega el texto. La nota concluye asegurando que el TTIP quiere "situar a Estados Unidos y la Unión Europea en una posición conjunta para elevarlos aún más en todo el mundo".

Greenpeace pide celebrar un debate público sobre el tratado

Nada de lo que diga o haga la Comisión Europea parará el empeño de Greenpeace por impedir cualquier acuerdo comercial entre la UE y EEUU en el que no haya un debate público. "Leyendo estos documentos llegamos a la conclusión de que la negociación debe detenerse porque los negociadores no están actuando por el interés público”, ha asegurado el director de Europa de Greenpeace, Jorgo Riss, en Bruselas.

Riss ha insistido en que los papeles divulgados por la organización revelan que como consecuencia de un posible acuerdo, “habría una menor protección de la salud pública, a los consumidores y al medio ambiente”. “La razón por al cual estamos tan preocupados es que en esta fase tendrían que estar sobre la mesa todas las propuestas, las buenas y las malas”, explicó Riss, que consideró que “las propuestas de la UE son malas y las de EEU son peor”

0 Comentarios
cargando