Ir a contenido

Las empresas catalanas buscan acuerdos de exportación en Alimentaria

Firmas como Patatas Fritas Torres, Can Companyó o Alternativa 3 detectan una mayor afluencia de visitantes y de posibles negocios

JOSEP M. BERENGUERAS / BARCELONA

La empresas catalanas en uno de los pabellones de Alimentaria.

La empresas catalanas en uno de los pabellones de Alimentaria.

Al salón Alimentaria se va a hacer negocio. Las 4.000 empresas expositoras y los alrededor de 140.000 visitantes que acuden a este salón lo hacen para hacer contactos, buscar distribuidores, conocer a socios o colocar sus productos en otros mercados. En esta edición, un total de 1.100 empresas catalanas muestran sus productos en la feria. Y la sensación es que este año se nota un mayor volumen de visitantes y de posibles negocios.

Del total de las firmas catalanas presentes, 150 acuden a la cita bajo el paraguas de Prodeca, empresa pública adscrita a la Conselleria d’Agricultura, que les ayuda a estar presentes con un coste menor. También se les ayuda en la organización de citas con compradores internacionales y de otras comunidades autónomas.

“Alimentaria es una oportunidad para nosotros. Ya habíamos venido otros años, es una puerta para dar a conocer el producto y recibir a los clientes que ya tienes. Podríamos decir que el 50% de las visitas son de posibles clientes nacionales y el resto, internacionales. Aquí se hace negocio: de las reuniones de otros años hemos cerrado tratos, y esperamos que continúe así”, explica Jordi Garcia, propietario de Patatas Fritas Torres. La compañía está presente en la feria dando a conocer un nuevo producto: patatas fritas con sabor a jamón ibérico. Además de la línea de patatas fritas para bares, la firma ha apostado fuerte por la línea gurmet, que tiene gran éxito. “Exportamos ya a 25 países como EEUU, Japón, Australia, China, Singapur… La firma factura 3 millones de euros y tiene 25 empleados. “En los tres primeros días la afluencia en el estand ha sido muy buena, creo que mejor que hace dos años”, concluye.

Otra de las firmas presentes en la feria es Can Companyó, empresa de Llagostera (Gironès) que produce y comercializa aceite de oliva virgen extra. “Es la primera vez que venimos a esta feria y está yendo muy bien”, afirma Carles Ponsa, gerente de Can Companyó. Acuden para dar a conocer su aceite, premiado como uno de los 100 mejores del mundo por Evooleum. “Básicamente buscamos un distribuidor internacional. Vendemos directamente por internet o en tiendas especializadas, pero nos compran mucho de Alemania y Francia. Con un ‘partner’ sería mucho más sencillo”, agrega. De momento, está satisfecho con la experiencia, y debido a los contactos realizados durante la feria, está planteándose la opción de acudir a otros mercados como “el americano, el canadiense y el japonés”.

También exponen sus productos la cooperativa Alternativa 3 de Terrassa (Vallès Occidental). “Somos elaboradores. Hacemos una gran gana de cafés de diferentes orígenes y formatos y también cacao, siempre de comercio justo y ecológico”, afirma María Fernández, directora del departamento comercial de la cooperativa. Es la segunda vez que están en la feria, donde exponen sus productos “sin gluten ni lactosa, ecológicos”. “El producto siempre viene de origen y es de comercio justo. Lo  traemos aquí y lo elaborados. Al ser pequeños, controlamos todo el proceso y podemos innovar”, agrega. Es el segundo año que acuden, y este año han detectado también “una mayor afluencia de compradores, sobre todo a nivel de hostelería”, donde esperan fructificar acuerdos. La cooperativa facturó 1,5 millones el año pasado, con un crecimiento del 12%.

0 Comentarios
cargando