CUENTAS PÚBLICAS

España registró el segundo mayor déficit público de la UE en el 2015

El desfase del 5,1% del PIB, según Bruselas, solo fue superado por Grecia (7,2%), según los datos de Eurostat

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro (segundo por la izquierda), en rueda de prensa para anunciar el déficit del 2015.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro (segundo por la izquierda), en rueda de prensa para anunciar el déficit del 2015. / JOSE LUIS ROCA

Se lee en minutos

España registró el año pasado el segundo peor déficit público de la Unión Europea (UE), con el 5,1% del producto interior bruto (PIB), según los datos de EurostatAunque el Gobierno lo revisó hasta el 5% del PIBGobierno, este nivel solo fue superado por Grecia, con el 7,2% del PIB. El organismo estadístico comunitario lo vuelve a situar en el 5,1%, hasta los 54.965 millones de euros si se incluyen las ayudas a la banca

Este nivel de desfase de las cuentas públicas se sitúa muy por encima de la media de la UE, donde fue del 2,4% del PIB y de la zona del euro, con el 2,1% y supuso incumplir el compromiso adquirido con Bruselas de cerrar el ejercicio en el 4,2%.

Es por ello que para el 2016, se ha establecido un objetivo del 3,6%, en lugar del 2,8% inicial y las ocho décimas adicionales se reparten entre las comunidades autónomas y la Seguridad Social. Las primeras debían haber cerrado el 2015 con un déficit del 0,7% y lo hicieron en el 1.,66% y la Seguridad, tendría que haber saldado el ejercicio con unos números rojos equivalentes al 0,6% y lo hizo en 0,81%.

Para el ejercico actual, las comunidades dispondrán de cuatro décimas más, lo que sitúa su objetivo en el 0,7% de nuevo y la Seguridad, pasa del 0,3% al 1,1% y la Administración central, en la que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha anunciado un recorte de 2.000 millones, lo rebaja del 2,2% al 1,8%. El Gobierno en funciones da por hecho que la Comisión Europea autorizará a finales de mayo esta relajación del déficit.

Pese al balón  de oxígeno, en Catalunya aún quedan en el aire al menos unos 400 millones de euros

Aunque reciben con cierto alivio la medida, las autonomías consideran, en general que con el neuvo margen no basta. En el caso de Catalunya, los 800 millones adicionales que supone el nuevo balón de oxígeno dejan todavía en el aire unos 400 millones de euros, tras descontar los 1.400 millones que debe recibir la Generalitat por la liquidación definitiva del 2014, el aumento de los adelantos del ejercicio actual, el de la recaudación o la reducción del coste de la deuda por la caída de los tipos de interés. Con el objetivo anterior, la cifra que quedaba en el aire se elevaba a unos 1.200 millones.    

Dentro del club de los países sometidos a protocolo por déficit excesivo, es decir, que se encuentran por encima del 3% sobre el PIB se situaron también Portugal y el Reino Unido, con el 4,4% cada uno; Francia, con el 3,5%; Croacia (3,2%) y Eslovaquia (3%), según los datos de Eurostat.

SUPERÁVITS

El mismo organismo de la UE destaca que solo registraron superávits, es decir, unos ingresos por encima de los gastos públicos, Luxemburgo, con un saldo positivo equivalente al 1,2% del PIB; Alemania, con el 0,7% y Estonia, con el 0,4%.

Los niveles más bajos de déficit  con respecto al PIB fueron los correspondientes a Lituania, con el 0,2%, la República Checa, con el 0,4%, Rumanía, con el 0,7% y Chipre, con el 1%, según las estadísticas oficiales comunitarias. 

En deuda, el peor resultado fue el de Grecia, con un pasivo equivalente al 176,9% del PIB, seguido de Italia, con el 132,7%, Portugal ( 129%), Chipre (108,9%) y Bélgica, con el 106%. Según Eurostat, en España este indicador se situó en el 99,2% del PIB. La media en la UE fue del 85,2% y en el área del euro, del 90,7%.

PESO DEL GASTO

Te puede interesar

El año pasado, el gasto público en la zona del euro fue el equivalente al 48,6% del PIB y los ingresos, el 46,6%. A nivel de la UE fue del 47,4% y del 45%, respectivamente. En España, el gasto público significó el 48% del PIB y los ingresos, el 38,2%. En el caso de la recaudación, se trata de unas cotas que están muy por debajo de la media, según se desprende a la oficina de estadística comunitaria.

El peso de la recaudación en España se sitúa muy por debajo del de países similares y los expertos lo atribuyen no solo al fraude fiscal sino a las ventajas, deducciones, degravaciones y otras medidas que permiten reducir la factura tributaria.