FRAUDE FISCAL

El juez manda a la cárcel a Conde y a su abogado por blanqueo y organización criminal

Ordena el arresto domiciliario de la hija del exbanquero e impone comparecencias al resto de los detenidos

El togado sostiene que los detenidos montaron una red para esconder a las autoridades judiciales su fortuna

La Guardia Civil traslada en furgón a Mario Conde y sus hijos hasta la Audiencia Nacional. / ATLAS

3
Se lee en minutos
MARGARITA BATALLAS / MADRID

El juez Santiago Pedraz ha dictado este miércoles el ingreso en prisión de Mario Conde y de su abogado Francisco Javier de Vega por haber montado un entramado empresarial "para eludir de manera continuada" el pago de las indemnizaciones a que fue condenado en el caso Banesto  y por blanquear 13 millones de euros desde 1999 a través de ocho empresas radicadas en el extranjero que mandaban dinero a tres sociedades ubicadas en España procedentes del saqueo a la entidad bancaria que presidió durante siete años. El togado acuerda el arresto domiciliario de Alejandra Conde, la hija, que "coordinó" esas operaciones, "dada la situación familiar en relación con un hijo" e impone comparecencias semanales al resto de los detenidos.

El magistrado explica en su resolución que Conde solo ha pagado 11 de los 25 millones de euros a que fue condenado en el caso Banesto. Y que, "al menos" desde 1999 hasta "la actualidad" ha desarrollado actividades de blanqueo de capitales del saqueo de Banesto "a través de su entorno más cercano (familiares y amigos de máxima confianza). En total, la investigación ha constatado una repatriación de 13 millones de euros a través de transferencias e ingresos en efectivos.

107.000 euros de Intereconomía

Además, este entramado sirvió para hacer "opacas" a las autoridades judiciales "el patrimonio de Mario Conde", según la resolución del juez Pedraz. 

Pedraz recoge en su resolución la actividad de la estructura empresarial montada y sitúa en el vértice de la misma al exbanquero y después a su hija, Alejandra, que era la "coordinadora" de estas actividades. Por su parte, su hijo, Mario ha sido "utilizado" por su padre "para instrumentar la trama defraudatoria". Y el magistrado considera al abogado De Vega  "como una pieza fundamental" en la trama. 

Los otros detenidos han actuado como testaferros, entre ellos Roland Stanek que era el profesor de esquí de la familia. La Guardia Civil ha localizado en el registro practicado a Alejandra Conde un gráfico que recoge la estructura montada por Conde. Y que ha sido confirmada por otra de las arrestadas Cristina Fernández. Otro de los detenidos, Francisco de Asís, ha perdido "peso" en la trama, según el togado quien sostiene que el exbanquero "se ha servido" de su yerno Fernando Guash, que el jueves declara ante el juez, para que actuara como administrador de varias de las empresas bajo sospecha.

DEUDAS CON HACIENDA

El juez también recoge en su densa resolución que el exbanquero debe 10 millones de euros a Hacienda, ya que usó a sus empresas "para garantizarse un ahorro fiscal importantes en sus actividades personales al servir de pantalla para tributar a través de ellas en vez de hacerlo en su propio IRPF".

Noticias relacionadas

Las empresas de este entramado estaban ubicadas en SuizaReino UnidoPaíses Bajos, Luxemburgo y Emiratos Árabes. Y fueron usadas, por ejemplo, para cambiar la titularidad de una propiedad en Palma de Mallorca "para evitar el embargo judicial". Otra empresa, Barnacla, controlada por Conde desde el 2001, "se ha utilizado "para ocultar sus propias y personales ganancias" y "para traer de vuelta a España dinero de origen ilícito, a través de ampliaciones de capital o préstamos encubiertos".

Los imputados están acusados de ocho delitos fiscalesblanqueo de capitalesorganización criminal y frustración de ejecución. La declaración de Conde se prolongó durante unos 40 minutos. El exbanquero, según fuentes presentes en la declaración, ha negado que el dinero blanqueado procediera de Banesto y ha insinuado que era de su fortuna personal tras la venta multimillonaria de Antibióticos S.A. También ha defendido la legalidad de sus operaciones, pero no ha ofrecido detalles. Su declaración ha sido muy genérica y en la misma se ha mostrado nervioso. El juez le ha mandado a la cárcel, al igual que al abogado, para evitar la destrucción de pruebas y riesgo de fuga.