Ir a contenido

RENOVACIÓN SINDICAL

Álvarez deja la UGT de Catalunya defendiendo los "puentes" con España

El líder durante 26 años anima a la nueva dirección a hacer cambios en el sindicato

La ejecutiva se reducirá de 15 a 14 miembros con un 40% de mujeres

Antoni Fuentes

Camil Ros, Matías Carnero y Josep Maria Álvarez, durante el congreso de la UGT de Catalunya en Terrassa.

Camil Ros, Matías Carnero y Josep Maria Álvarez, durante el congreso de la UGT de Catalunya en Terrassa. / JOSEP GARCIA

El congreso de la UGT de Catalunya ha empezado con aires de nostalgia y también de cambio. El secretario general de la organización durante los últimos 26 años, Josep Maria Álvarez, ha aprovechado su último discurso ante los 400 delegados del congreso para animar a la nueva dirección compartida entre Matías Carnero Camil Ros a "cambiar cosas" en la UGT y ha reivindicado el papel de los sindicatos como "la mejor garantía de cohesión para mantener los puentes entre Catalunya y España".

Con la resaca de la batalla ganada en la pugna por suceder a Méndez, Álvarez ha matizado que el apoyo del sindicato a la autodeterminación no es un cheque en blanco al independentismo. "Los que vivimos en Catalunya sabemos que esta idea maniquea que se quiere dar de que el derecho a decidir es sinónimo de independencia no se corresponde con la realidad de lo que piensan la mayoría de ciudadanos de nuestro país", ha indicado Álvarez, que ha advertido de que, a pesar del debate político y social, el proceso soberanista no es un asunto central para el sindicato como demuestra la ausencia de enmiendas en este punto de la ponencia que se discute en el congreso.

LUCHA CONTRA LOS RECORTES

En cambio, ha situado como ejes de la acción sindical en los próximos meses, la lucha para dar marcha atrás a los recortes sociales y a la reforma laboral aplicados durante la crisis, un mensaje que ha traslado a los líderes del PSOE, Ciudadanos y Podemos en los contactos mantenidos en los últimos días. 

El veterano dirigente calificó, después de su discurso, de "dúo perfecto" el tándem de Matías Carnero, líder del sindicato en Seat, como nuevo presidente y Camil Ros, responsable de política sindical, como secretario general. La ejecutiva pasará de 15 a 14 miembros, con un 40% de mujeres, y también tendrá en el núcleo duro como vicesecretarios generales a Laura Pelay (área externa) y Jordi Camallonga (área interna), que hasta ahora eran secretarios de Estado del bienestar y de organización. Se incorporan Núria Solé (organización), Nuria Gilgado (política sindical), José Antonio Pasadas (sectorial) y Josep Santcristòfol (región metropolitana). El objetivo es dar más representatividad a las seis federaciones sectoriales que se fusionarán en tres y los territorios en el secretariado nacional. 

La intervención de Álvarez para defender el informe de la gestión de los últimos años, aprobado con una sola abstención, se convirtió en una despedida y en un repaso a los 26 años que lleva al frente de la central sindical con algunos momentos en los que tuvo que contener las lágrimas. "Me da pena dejarlo", han sido sus últimas palabras antes de abandonar el atril en medio de una ovación cerrada con gritos de "Pepe" de los delegados.

0 Comentarios
cargando