Ir a contenido

Junqueras desempolva Tributs de Catalunya

La Hacienda catalana suma 89 oficinas de las diputaciones, hasta llegar a 142, para operar como ventanilla única

Agustí Sala

Junqueras preside la reunión con los presidentes de diputaciones.

Junqueras preside la reunión con los presidentes de diputaciones. / ALBERT BERTRAN

El 'vicepresident' y 'conseller' de Economia, Oriol Junqueras, se ha propuesto desempolvar Tributs de Catalunya, creada bajo la presidencia de Artur Mas en la Generalitat junto con las cuatro diputaciones como embrión de la futura hacienda catalana.

El primer síntoma de este despertar del proyecto nacido hace dos años será un convenio con las diputaciones en los próximos días para elevar a partir del mes que viene de 53 a 142 las oficinas en las que los contribuyentes catalanes podrán tramitar los impuestos locales y los propios y cedidos de la Generalitat.

Tras reunirse con los presidentes de tres de las cuatro diputaciones (el de Tarragona no ha podido acudir porque tenía pleno) junto con el secretario de Hacienda, Lluís Salvadó, Junqueras ha destacado que se trata de "acumular experiencia y conocimiento" de cara a liquidar todos los tributos propios y cedidos a partir del año que viene.

Junqueras tiene como objetivo desplegar al máximo todas sus competencias tributarias en el marco autonómico que no se aprovecharon durante los más de 20 años de gobiernos de CiU. También lo toma como una preparación o entrenamiento ante una futura hacienda en una estado propio.

Hasta la fecha, la administración catalana paga anualmente 25 millones a los registradores de la propiedad para que realicen estas labores como consecuencia de un convenio firmado en el 2012 y prorrogado el año pasado. Además paga otros 10 millones a la Agencia Tributaria estatal para parte de las labores ejecutivas en la recaudación de impuestos (embargos, etc) como consecuencia de un convenio firmado en el 2006.

"En el 2017, la Generalitat estará liquidando los impuestos propios o cedidos y realizando la recaudación ejecutiva --correspondiente al cobro de multas y deudas tributarias no pagadas--", ha sentenciado.

Junqueras ha defendido la necesidad de avanzar en un "modelo consorciado con las diputaciones para poner en común una parte relevante de la información tributaria". Una de las consecuncias será un mayor control del fraude fiscal, ha explicado.

SUMA DE SUCURSALES

La suma de sucursales, de las que la Agència Tributària de Catalunya  (ATC) tiene algunas propias pero la mayoría son de las diputaciones, es un paso en esa línea, ha dicho. La ATC mantiene su aportación de cuatro oficinas, la Diputació de Barcelona pasa de 21 a 90; la de Girona, de 8 a 10; la de Lleida, se mantiene con 10 y la de Tarragona, de 10 a 28.

En opinión del 'vicepresident', esta medida "permite una relación mucho más directa y próxima con los contribuyentes, dar una respuesta flexible y eficiente en la recaudación y el combate contra el fraude fiscal".

La presidenta de la Diputació de Barcelona, Mercè Conesa,  ha destacado la importancia de "compartir información y actuar de forma homogénea" de cara a los contribuyentes.

Para los ciudadanos se tratará de una importante red de oficinas que actúan como ventanilla única, ha destacado Conesa; para tributos que van desde el impuesto de bienes inmuebles (IBI), que es municipal y que gestionan las diputaciones para muchos ayuntamientos; hasta los autonómicos de sucesiones y donaciones o los de trasmmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (ITP y AJD).

Además de Conesa han participado en la reunión, el presidente de la Diputació de Girona, Pere Vila y el de la de Lleida, Joan Rañé. El de Tarragona, Josep Poblet, no pudo acudir por coincidir con un pleno de la corporación supramunicipal y celebrará un encuentro con Junqueras el próximo 21 de abril.