Ir a contenido

CUENTAS DE LAS AUTONOMÍAS

Hacienda eleva al 2,7% del PIB el déficit de Catalunya

El Gobierno central agrega dos décimas más al nivel de números rojos estimado por la Generalitat

El Ejecutivo catalán atribuye una parte del desfase a incumplimientos del Estado en ingresos

Agustí Sala

El vicepresidente y conseller de Economia i Hisenda, Oriol Junqueras, en el Palau de la Generalitat.

El vicepresidente y conseller de Economia i Hisenda, Oriol Junqueras, en el Palau de la Generalitat. / FERRAN SENDRA

El ministerio de Hacienda ha elevado al 2,7% el déficit con el que la Generalitat cerró el 2015. Este desvío supera incluso las estimaciones del Ejecutivo catalán, que lo situaban en torno al 2,5% del producto interior bruto (PIB). Ese umbral sobrepasa con creces el objetivo del 0,7% impuesto a las autonomías en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

El Ejecutivo catalán atribuye parte del desfase a medidas relacionadas con los ingresos, incumplidas por parte del Gobierno central, y no descarta incluso que haya intencionalidad política al elevar el Gobierno central en unas dos décimas las estimaciones de cierre de números rojos que tenía la propia Generalitat.

Fuentes de la Conselleria d'Economia también afirman que el Estado centrifugó gastos extra, como el tratamiento de la hepatitis C a las autonomíasEl ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha destacado que entre Catalunya y la Comunidad Valenciana suponen más de la mitad del desvío registrado por las comunidades autónomas.

El ministro ha exigido a la Generalitat tanto de Catalunya como de la Comunidad Valenciana que sean "más rigurosas" en el gasto y más eficaces en el uso de los recursos públicos. Montoro ha admitido que emplea un tono crítico con Catalunya desde hace tiempo porque el Ejecutivo catalán "dedicó el año pasado a convocar o no elecciones". "Así se trabaja muy mal", ha dicho.

También ha criticado a los nuevos gobiernos autonómicos  que,a su juicio, son "gobiernos de consenso que parece que no sirven más que para hacer anuncios de gasto, eso es perjudicar a la recuperación económica".

OPERACIONES DEL PASADO

Montoro ha reconocido que en el caso de las autonomías existen recalificaciones contables forzadas por Bruselas, que solo suceden una vez y que tienen que ver con "operaciones del pasado". Estas afectan "en especial a Catalunya" y ascienden a unos 1.318 millones de euros. Se trata en esencia de contratos de inversiones públicas de ejercicios anteriores, que las autoridades europeas obligan a contabilizar en el 2015. Estas sumas suponen 0,65 puntos del déficit total, si bien para el Gobierno central significan unas siete décimas.

Según estimaciones de la Conselleria d'Economia, sin estas medidas extraordinarias, el déficit de la Generalitat sería del 1,95% del PIB y, por tanto, inferior al 2,13% del PIB del año pasado comparado en términos homogéneos. 

Desde la Generalitat se insiste en que no llevará cabo más recortes y en que la cuestión "no es un problema de gastos sino de ingresos", en especial de los que dependen de la Administración central. El nivel de gasto en áreas como sanidad o educación equivale al de una década atrás.  

El departamento que dirige el 'vicepresident' Oriol Junqueras estima que el desfase catalán del año pasado podrá compensarse, pero solo en parte, con los 1.900 millones correspondientes en gran medida a la liquidación definitiva del 2014 (1.400 millones) y el resto (500 millones) procedentes de la mejoría económica. De todas formas, aunque medidas que se tuvieron que anotar en el 2015 por mandato de Bruselas ya no se tendrán que apuntar, al reducirse el objetivo de déficit habrá otros 800 millones menos de margen para la Generalitat. En resumen, faltan unos 3.000 millones.    

TESORERÍA

Además, en la Generalitat las tensiones de tesorería crecen como consecuencia del retraso en la puesta en marcha del fondo de liquidez autonómico (FLA) para este año. La Generalitat solicitó un total de 7.520 millones. De la cifra total, 639 millones son para cubrir el déficit previsto para el ejercicio actual, que equivale al 0,3% del PIB y que, no solo Catalunya, sino el resto de las autonomías consideran inasumible.

El resto, que asciende hasta 6.881 millones, es para cubrir vencimientos de deuda y otros pasivos. Solo para el primer trimestre del ejercicio actual, Catalunya debería recibir del FLA 2.048,1 millones de euros.

El ministerio de Hacienda ha exigido a 11 de las 12 autonomías acogidas al FLA, entre ellas Catalunya, que actualicen sus planes de ajuste para poder recibir los fondos.

0 Comentarios
cargando