Ir a contenido

FISCALIDAD EN CATALUNYA

Salvadó: "No queremos que los contribuyentes deban elegir dónde pagar"

El secretario de Hacienda de la Generalitat destaca que el Ejecutivo catalán quiere hacer las cosas "a la catalana, dialogando"

Agustí Sala

El secretario de Hacienda de la Conselleria d'Economia, Lluís Salvadó, afirma que el Govern no tiene la intención de situar en un momento de proceso hacia la independencia a los particulares y las empresas ante la disyuntiva de tener que elegir a qué administración pagar los impuestos. “Queremos hacer la cosas a la catalana, dialogando, hablando, tratando de resolver los conflictos desde la lógica de la paz y la tregua y que todo se resuelva entre los gobiernos sin traspasar un problema político a los ciudadanos y las empresas”, asegura.

"Nuestro trabajo de momento es construir una herramienta eficiente para recaudar impuestos y preparada para cuando el 'president' nos dé la instrucción o los ciudadanos de Catalunya" decidan la desconexión de España, explica.

En definitiva, se trata de que en el supuesto de que se llegue a la secesión, ni particulares ni empresas noten la diferencia, ya que tendrán una web a través de la que liquidar sus impuestos. El secretario de Hacienda está convencido de que tanto España como Catalunya tendrán "muchos incentivos" para llegar a soluciones pactadas.

CAMPAÑAS     

Salvadó tampoco es partidario de realizar campañas para promover que todos los impuestos se paguen a la Generalitat. Aunque entiende que desde la sociedad se lancen estas iniciativas, prefiere que el Ejecutivo catalán centre sus esfuerzos en recaudar de forma efectiva. “Queremos que Catalunya un día recaude todos los impuestos, no que haga como si los recauda, es decir, que cobre por una puerta y pague por la otra”.

Las dos administraciones, la estatal y la autonómica, llegaron a un acuerdo para que la Generalitat transfiriera los recursos que debía recaudar el Estado, siempre que esto se realizara dentro de los plazos previstos. De esta forma se evitan sanciones y problemas para los particulares y empresas que prefieren liquidar todos los impuestos en la Adminsitración catalana, aunque sean de competencia estatal.