FISCALIDAD EN CATALUNYA

El Govern tomará el control de los impuestos cedidos en el 2017

El Ejecutivo catalán iniciará el proceso antes de junio para dejar de pagar 25 millones al Estado

La recaudación por tributos que puede gestionar superará este año los 3.100 millones, el 15% más

Lluís Salvadó, secretario de Hacienda de la Conselleria de Economía.

Lluís Salvadó, secretario de Hacienda de la Conselleria de Economía. / JORDI COTRINA

Se lee en minutos

En un par de meses, el Govern tomará la decisión de asumir la liquidación de todos los impuestos cedidos, que forman el grueso de los ingresos de la Generalitat, según el secretario de Hacienda, Lluís Salvadó. La recaudación plena de estos tributos, entre los que destaca el impuesto de sucesiones y donaciones y el de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados (ITP y AJD), la realizan en buena parte el cuerpo de registradores de la propiedad, lo que supone un coste anual de 25 millones de euros para las arcas públicas catalanas.

El objetivo es aprobar el despliegue de una hacienda con mayores competencias antes de junio y denunciar el convenio con los registradores, con lo que la liquidación completa se asumirá "al cabo de nueve meses", explica Salvadó. Esta función está dentro del marco legal autonómico vigente. Es más, Canarias lo realiza desde hace tiempo. "Aquí pagamos 25 millones anuales a los registradores de la propiedad y entendemos que desarrollando esta labor internamente lo podemos hacer por una cifra sustancialmente inferior", asegura el secretario de Hacienda.

El año pasado, el conjunto de impuestos cedidos alcanzó los 2.700 millones de recaudación, con un incremento del 15% en las principales figuras, "que son las más vinculadas con el dinamismo económico". Para este ejercicio está previsto superar los 3.100 millones. El motivo de este ascenso de entorno al 15% no es solo consecuencia del crecimiento económico sino de "la consolidación de las nuevas figuras impositivas creadas en los últimos años", entre las que está la que recae sobre las centrales nucleares, que al año que viene ya reportará unos 45 millones.

Salvadó atribuye también una buena parte de la mejora en la recaudación a las reformas e incrementos tributarios de los últimos años, como el aumento del impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) o los cambios introducidos en el impuesto de sucesiones, cuyos ingresos ya superan los 400 millones de euros. "Estos cambios se están empezando a capitalizar y empezamos a recoger los frutos. Entendemos que el recorrido en nuevos impuestos no es ilimitado". De ahí que la opción sea optimizar lo existente, como explicó a este diario el secretario de Economia, Pere Aragonès.

DE 300 A 900 PERSONAS

Todo ello  se puede hacer en el marco legal actual que CiU no aprovechó al máximo durante sus gobiernos 

El responsable de la hacienda catalana está convencido de que hay "un enorme recorrido" de mejora de competencias dentro del marco legal vigente para "pasar de una Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) con unas 300 personas a otra con unas 800 o 900 personas". Una de sus primera tareas es la de coordinarse con Tributs de Catalunya, integrada por las cuatro diputaciones y la ATC. "Entendemos que es bueno que Catalunya sea autosuficiente en la recaudación de impuestos locales y que el país es lo suficientemente pequeño como para generar eficiencias y sinergias entre las cuatro diputaciones".

El responsable de la hacienda catalana afirma que "tiene un punto de absurdo que en un país tan pequeño como Catalunya cada diputación pague el desarrollo de un 'software' que vale muchos millones de euros y que cada uno haga el suyo cuando los tributos son exactamente los mismos".

A su juicio, Tributs de Catalunya, una herramienta que CiU podría haber puesto en marcha en los años 80 como hicieron otras comunidades con menores aspiraciones autonomistas, "es una plataforma extraordinaria para generar sinergias entre la diputaciones y avanzar hacia el futuro. Imagino una república catalana con un único organismo que se encargue de recaudar los tributos locales, con las eficiencias enormes que eso comporta".    

PASOS PREVIOS A UNA HACIENDA PROPIA

Y todo ello se puede hacer dentro del marco legal vigente que durante los ejecutivos de CiU no se aprovechó al máximo. "Hubiera estado muy bien que Catalunya se hubiera tomado de forma más seria la ordenación de la recaudación de impuestos, no solo los propios sino los cedidos y de forma muy especial, los locales".Y es que además todo ello "es imprescindible para cualquiera que aspire a tener una agencia en un Estado propio", agrega.

Catalunya  optó por subcontratar con el Estado tareas que otras autonomías realizan directamente  

Este paso se suma a la recaudación ejecutiva (cuando un contribuyente no paga en el periodo voluntario y hay que embargarle cuentas y bienes), por la que se paga a la Agencia Tributaria estatal unos 10 millones de euros, mientras que autonomías como La Rioja, GaliciaCastilla y León "y hasta siete u ocho comunidades" ya realizan. En su día, Catalunya optó por subcontratar a la Agencia Tributaria estatalsubcontratar  "una parte fundamental y absolutamente estratégica de un sistema de recaudación de impuestos", recuerda Salvadó.

A lo largo de este año y del que viene se incorporarán a la Agencia Tributaria de Catralunya (ATC) unas 150 personas, así como inversiones en procesos para poder llevar a cabo esta tarea. "Es una inversión que se autofinancia. La ventaja es que todo lo que hacemos nos genera ahorros, con menores costes que los que se tenían anteriormente. Estamos convencidos de que podemos hacerlo por menos de 10 millones, que es lo que hoy estamos pagando a la Administración del Estado" por las tareas de recaudación ejecutiva.

Salvadó recuerda que el proceso para crear una agencia estatal moderna requiere unos 10 años. Reconoce que el trabajo realizado por Joan Iglesias, fichaje del anterior 'president' Artur Mas para diseñar un modelo tributario y que ha pedido su reincorporarción a la hacienda estatal, "marca el camino y la orientación de hacia dónde queremos ir de cara al futuro. Pero es un referente que requiere 10 años".

Te puede interesar

En todo caso, para cumplir con el calendario previsto hacia la independencia, en una primera etapa para obtener resultados rápidos y agotar el marco legal autonómico "hay que replicar" mucho el modelo tributario español, aunque "hay cosas que ya se pueden hacer ahora", como el Consejo Fiscal.

De las herencias a las compraventas de viviendas de segunda mano  

Luego están las grandes figuras tributarias que están parcialmente cedidas. Entre estas destacan el IRPF, del que las autonomías reciben el 50%; al igual que el IVA. También reciben el 58% de la recaudación líquida de los impuestos especiales (alcoholes, tabacos, carburantes, etc) o el 100% del gravamen sobre la electricidad. En estos casos, es el Estado el que hace las estimaciones, recauda y practica una liquidación provisional que transfiere en forma de adelantos a las autonomías. La liquidación definitiva se produce dos años después y puede significar que los territorios reciban aún más porque el Estado fue muy pesimista en sus estimaciones; o que deban devolver fondos en la liquidación definitiva porque los cálculos fueron demasiado optimistas.