Ir a contenido

MWC 2016

El Mobile World Congress: un reto para la movilidad de Barcelona

La hora punta para el congreso es entre las 9 y las 10 de la mañana, cuando unas 20.000 personas se desplazan a Fira Gran Via

Un tercio de los desplazamientos se hacieron en en 2015 en FGC y otro 25%, en autobuses y lanzaderas

Josep M. Berengueras

Estación de Europa - Fira de Ferrocarrils durante un día de Mobile World Congress en el 2015.

Estación de Europa - Fira de Ferrocarrils durante un día de Mobile World Congress en el 2015. / FERRAN NADEU

El Mobile World Congress, que se celebrará entre el 22 y el 25 de febrero, es un auténtico reto para la movilidad de una ciudad como BarcelonaFerrocarrils de la Generalitat, Metroautobusestaxis trenes deben funcionar a la perfección para permitir los movimientos (a/del aeropuertohotelesrestaurantesrecinto ferial) de los más de 95.000 asistentes que se esperan al congreso (460 millones de euros de retorno económico están en juego). Este año la convocatoria de huelgas/paros amenazan la normal celebración de la feria, un hecho que preocupa a la organizadora de la feria, la GSMA. En juego hay mucho negocio, pero también la imagen que Barcelona proyecta al mundo (casi 4.000 periodistas acreditados de todo el mundo) y la apuesta de las multinacionales por la ciudad.

El transporte para toda feria es un activo. El consejero delegado de la GSMA (organizadora de la feria), John Hoffman, no ha escondido nunca que la buena comunicación de los recintos feriales de Barcelona ha sido uno de los motivos para alargar el contrato que tiene en la ciudad para la celebración del MWC hasta el 2023 (la inauguración de la L-9, que para en el recinto y va al aeropuerto, era uno de los acontecimientos más esperados). El recinto de Gran Via está comunicados con buenos accesos por carretera, Ferrocarrils, varias líneas de autobuses y ahora Metro. Pero un paro que afectase al transporte públíco sería de difícil digestión para la organización. 

"Tenemos previsto utilizar el transporte público y esperamos que no se vea afectado por una disputa de carácter laboral; esperamos que empresa y trabajadores lleguen a un acuerdo lo antes posible", aseguró Hoffman en la presentación de la cita el pasado enero. La organización tiene un 'plan b'  de transporte previsto en caso de que los sindicatos y TMB no lleguen a un acuerdo (la amenaza de huelga no es nueva; en cuatro de los últimos cinco años ha habido amenazas de huelga), pero el paro en el transporte afectaría a la imagen de un congreso que en 11 ediciones acumula pocas manchas en el expediente.

DISPOSITIVO

La GSMA Fira trabajan muy de cerca con TMB, Ferrocarrils y los cuerpos policiales en la organización del dispositivo de movilidad que permite que decenas de miles de asistentes acudan al recinto o vuelvan a sus hoteles sin demasiadas esperas (según las encuestas, uno de los motivos para volver o no en el futuro a una feria).

El incremento del transporte durante los días de congreso de los viajes son notables: el año pasado se registraron en seis días más de 82.800 trayectos en taxi desde el aeropuerto a la ciudad, un 88,5% más que en una semana sin feria. Por lo que respecta a Ferrocarrils, el año pasado supuso incrementar en un 182% el movimiento habitual de viajeros en un día laborable entre las estaciones de plaza Espanya y Europa / Fira (hasta 222.200 validaciones en los cuatro días de congreso).

Según fuentes de la organización, la hora de mayor movilidad de personas hacia el congreso del año pasado fue entre las 9 y las 10 de la mañana, cuando se registraron en la feria más de 20.000 entradas de personas. De estos 20.000 asistentes, un 30% (5.900) acudieron al recinto usando FGC, mientras que otro 25% se decantó por las diferentes líneas de autobús que pasan por la zona o por autobuses lanzadera.

Este año, la entrada en funcionamiento de la L-9 implicará, según las mismas fuentes, un mayor uso de FGC y del Metro -si no hay huelga-: calculan que en esa hora punta entre el 30% y el 50% de los visitantes usará esos medios de transporte.