MERCADOS

La bolsa se desploma hasta el nivel del 2013

El temor a una desaceleración mundial tiñe de rojo los paneles de todos los 'parquets'

En España, la prima de riesgo se eleva hasta cotas no vistas desde hace meses

Un inversor controla los movimientos de la bolsa china.

Un inversor controla los movimientos de la bolsa china.

4
Se lee en minutos
Agustí Sala
Agustí Sala

Redactor jefe de Economía

Especialista en Además de El Periódico, trabajé de 1989 a 1990 en La Economía 16, como responsable de Economía en el Diari de Barcelona, de 1989 a 1990; en la sección de Economía de TVE Catalunya de 1987 a 1989, en Antena 3 de Radio, de 1985 a 1987 y en el Diari Menorca, de 1983 a 1985 y Radio 80-Menorca. Además la licenciatura en Ciencias de la Información por la Universitat Autònoma de Barcelona (1992-1986), tengo un posgrado en dirección general (PDG) 2011-2012y un curso de Márketing Digital y Redes Sociales por la EAE Business School

Escribe desde Barcelona

ver +

La bolsa vivió este lunes una jornada muy oscura o roja, según como se mire. El Ibex-35, el principal indicador bursátil español, acabó el día con un retroceso del 4,44%, hasta los 8.122,10 puntos, al nivel de julio del 2013 y la mayor caída en una jornada desde agosto.

Las caídas han afectado a todos los valores. ArcelorMittal, con un 7,69%, Gamesa, con el 7,66% e IAG, el grupo aéreo del que forma parte Iberia, con el 7,60% han encabezado las pérdidas, pero nigún título se ha librado de la fiebre vendedora. En lo que va de año, el mercado de renta variable español acumula un retroceso que se sitúa casi en el 15%.  

Los paneles se han teñido de rojo en todos los 'parquets', incluídas las plazas más importantes de Europa, como Londres, con el -2,71%; París, con el -3,20%; o Fráncort, con el -3,30%. El Eurostoxx-50 ha cedido el 3,27%.

La banca, punto débil

Caídas mayores se han visto en Italia, en las entidades Monte Paschi (-12%), Banca Popolare (-9%) o Banca Carige (-10%), en medio del debate sobre la puesta en marcha de un 'banco malo'. En Alemania, Commerzbank y Deutsche Bank han cerrado con retrocesos del 9%.

No existe ningún elemento concreto que provoque los descensos, pero a la vez hay muchos, que persisten y que abarcan desde la caída del petróleo hasta el debilitamiento en el crecimiento de China, la segunda economía mundial; o las dudas sobre la situación real de los bancos.

Las últimas estimaciones de la OCDE, organismo que agrupa a las economías más industrializadas del mundo, contribuyen a generar incertdidumbre. La entidad observa un crecimiento desigual entre las economías emergentes, entre las que se encuentra la china. Los datos que analiza la organización dirigen la mirada ahora hacia Rusia, cuya economía pierde gas. Todo ello no hace más que avivar los temores sobre una posible ralentización económica global.

Los expertos, además, consideran que el mercado ya descuenta que la Reserva Federal de EEUU (la Fed) subirá los tipos de interés en breve y la economía, consideran, no está preparada para soportar un aumento del valor del dólar.

PRIMA DE RIESGO AL ALZA 

Wall Street también inició la sesión a la baja, lo que no ha hizo más que propiciar las ventas en los mercados europeos, que habían comenzado el día con más tranquilidad al no abrir las bolsas asíaticas, por la celebración del año nuevo chino.

El Dow Jones ha llegado a ceder más de 350 puntos y registraba un decenso de alrededor del 2% a media sesión. El índice de las compañías tecnológicas, el Nasdaq, aún se ha visto más penalizado, con una caída del 3%.

A su vez surgen nuevas víctimas en EEUU entre las compañías especializadas en obtener nuevos hidrocarburos mediante fracturación hidráulica o 'fracking', como consecuencia de unos precios del petróleo que hacen inviables muchas explotaciones. El crudo es uno de los elementos que provoca volatilidad.  El barril de Brent, la calidad de referencia en Europa se mueve en nivel de los 33 dólares y el West Texas ha llegado a caer por debajo de los 30 dólares.

MENOS CONFIANZA

En España, la prima de riesgo con respecto al bono alemán a 10 años, que es la referencia para los inversores, ha llegado a superar los 150 puntos básicos, un nivel que no alcanzaba desde septiembre pasado. A las cuestiones domésticas, como el riesgo de inestabilidad política se suma la globalización de la incertidumbre. Además, también influyó el dato de confianza de la zona euro, que se deterioró más de lo previsto en febrero por las preocupaciones sobre la economía mundial. 

En esos momentos, los inversores viran hacia los activos que perciben como más seguros, como la deuda alemana, los bonos del Tesoro de EEUU o el lingote de oro, que ha alcanzado sus mayores cotas en ocho meses, al situarse en 1.190,70 dólares.

El regreso de la prima

Esta variable es el sobrecoste que hay que pagar por parte del Estado para poder financiarse en los mercados. También se traslada a las empresas. Entre el sector público y el privado requieren este año unos 400.000 millones de euros de los mercados. De ahí la trascendencia del sobrecoste que hay que pagar por la deuda.

En este sentido, los títulos de deuda estadounidense a 10 años han caido hasta una rentabilidad del 1,75%, comno consecuencia de la elevada demanda existente. La rentabilidad de la renta fija discurre en sentido inverso al precio. Cuando hay mucha demanda y aumenta el precio se reduce la rentabilidad y viceversa.  

CLIMA DE INCERTIDUMBRE

Noticias relacionadas

En Europa destaca la Bolsa de Atenas, el Athens General-Composite (ATG) con un desplome del 7,8%, hasta situarse en los niveles de 1990. Los analistas lo atribuyen al resurgir del fantasma de un fracaso del programa de rescate y a unas posibles nuevas elecciones. 

Los acreedores abandonaron Atenas el viernes sin haber logrado avanzar en la primera ronda de negociaciones para la primera revisión de este tercer rescate griego y aplazaron a las próximas semanas asuntos tan importantes como la reforma de las pensiones, la financiación a medio plazo del país, o la gestión de la cartera de créditos morosos de la banca.