Ercros cerrará en el 2017 su fábrica de cloro en Flix

La química anuncia el despido de unos 200 trabajadores en sus fábricas catalanas

Ercros en Flix

Ercros en Flix / JOAN REVILLAS

Se lee en minutos

SÍLVIA BERBÍS / FLIX

La muerte de la fábrica de Flix (Ribera d’Ebre) tenía fecha, pero Ercros se resistía a anunciarla. Hasta ahora. El cierre de la planta de MDI (una materia prima del poliuretano) de Covestro en Tarragona, la principal consumidora del cloro que fabrica Ercros en Vila-seca, ha sido el factor al que se ha aferrado la compañía para argumentar que desestima afrontar el obligado cambio de tecnología de producción, ahora basado en las obsoletas celdas de mercurio, y adaptarse a las normativas ambientales europeas antes del 11 de diciembre del 2017. En consecuencia, la empresa ha anunciado el cierre de la planta de producción de cloro en Flix, el recorte del 70% de la fabricación de este producto en su complejo de Vila-seca (Tarragonès) y el despido de entre 150 y 200 trabajadores. 

Flix, vinculada a la fábrica desde que se estableció junto al río Ebro a finales del siglo XIX, era consciente desde hace tiempo de la espada de Damocles que ha acabado cayendo sobre su cabeza. El cierre supone un fuerte golpe para la industria del municipio y del conjunto de las Terres de l’Ebre. Se estima que entre 80 y 85 operarios de los 120 que aún trabajan en una factoría que llegó a ocupar a más de mil personas irán a la calle. Las empresas externas también van a resentirse. Quedará prácticamente una producción residual, limitada a la fabricación de fosfatos. Es prácticamente el carpetazo a una fábrica que marcó la idiosincrasia del municipio. “No por sospechado deja de ser un problema preocupante para la economía de la Ribera d’Ebre y de las Terres de l’Ebre en conjunto”, afirma el delegado del Govern en la zona, Xavier Pallarés. El Govern, afirma, evalua la posibilidad de que alguna empresa pueda instalarse en el enorme complejo químico que queda en buena parte desértico en Flix.

Te puede interesar

La caída, según la compañía, se debe a un efecto dominó. “Dado que Covestro es el principal consumidor de cloro de la fábrica de Vila-seca I, el cierre de su planta hace innecesaria la inversión que Ercros debería acometer para sustituir la tecnología de mercurio, que actualmente representa el 100% de la capacidad de producción de cloro de la fábrica de Flix y el 70% de la capacidad de la fábrica de Vila-seca I”, explicó ayer. Ercros estima que, a partir del 2018, su facturación se verá reducida en 90 millones de euros (el 15% de sus ventas anuales). 

En Vila-seca, el anuncio era menos esperado, tras adaptar el 30% de su producción de cloro a la tecnología de membrana. Será esa la línea superviviente. Entre 70 y 80 operarios de casi 130 pueden perder su trabajo.

Temas

Empresas