EL SECTOR ANTE LA FERIA INTERNACIONAL

El sol y la playa se mantienen como los motores del turismo

España marcó un nuevo récord de visitantes extranjeros en el 2015 con 68 millones de personas

La inversión hotelera supera los 2.500 millones de euros en un ramo que aporta el 13% del empleo

Vista de la playa de Benidorm.

Vista de la playa de Benidorm. / EFE / MORELL

5
Se lee en minutos
MERCEDES JANSA / MADRID

El turismo de sol y playa es la marca que distingue a esta industria líder en España y que por ahora no tiene competencia. Los problemas políticos y la amenaza terrorista en los países mediterráneos del mundo árabe, que han arreciado en los últimos años, han compensado la caída de la actividad en los años de crisis. Más visitantes y unos ingresos que no disminuyen, más bien al contrario, así como otras formar de viajar que aún no son una competencia seria al sector que, no obstante, busca fórmulas para adaptarse a las nuevas exigencias.

El turismo cultural, el de compras, el de salud, los viajes al margen de los operadores tradicionales, la irrupción de la economía colaborativa, son de momento otras facetas del sector que al menos en España aun no hacen sombra a esta actividad eminentemente playera, que no obstante  presenta sombras por el anquilosamiento del modelo. 

A falta de confirmación oficial, España alcanzará los 68 millones de visitas de turistas extranjeros en el 2015, lo que supone un incremento el 6,2% respecto el año pasado, según las previsiones de la Organización Mundial del Turismo (OMT). En los primeros once meses del año pasado rozaba el récord de 65 millones de viajeros internacionales que se registró en el 2014.

China aprovechará el escaparate de Fitur para promocionarse como destino

Los profesionales y público general que visiten el Pabellón de China o acudan a cualquiera de las convocatorias de Turismo de China podrán conocer aspectos inéditos y apasionantes de la civilización china, como los misterios que encierra la cultura del té, el significado de manifestaciones ancestrales como el Baile del León o algunas de las celebraciones del Año Nuevo Chino.

Después de Francia y Estados Unidos, es el tercer país en llegadas de turistas y la segunda, tras Estados Unidos, en gasto turístico.

EMPRESAS Y EMPLEADOS

Ha mejorado la actividad en todos los sectores afectados --alojamientos, agencias de viajes, transportes...—y el PIB turístico ha crecido el 3,7%, el mejor registro en los últimos 15 años, lo que deja una actividad que ha generado una riqueza de 124 millones de euros, al tiempo que supone el 11% del PIB del Estado. El turismo ha aportado uno de cada siete empleo creados el año pasado y los ocupados del sector representan el 13,2% del empleo total. Asimismo más del 83% de las empresas han mejorado sus resultados, el mejor porcentaje desde el 2002.

Hay varios factores que han contribuido a estos buenos resultados: la crisis de Egipto, Turquía y Tunez, directamente competidores en la combinación sol-playa y visitas culturales; la depreciación del euro frente al dólar y la libra (Reino Unido siguen siendo el primer mercado emisor de visitantes a España), la bajada de los tipos de interés y la caída del precios del petróleo. Esto último ha ayudado a que el tráfico aéreo internacional se haya incrementado a nivel mundial.

EUROPA, EL EMISOR

La amenaza terrorista a algunos países árabes mediterráneos ha desviado a España un tercio del crecimiento de turistas extranjeros en el 2015 (en torno a un millón de visitantes),  año en el que Egipto, Túnez y Turquía han perdido 2,1 millones de visitantes. Esta es una de las razones por las que Europa (concretamente Reino Unido, Alemania y Francia) sigue siendo la fuente principal de turistas que llenan nuestras playas, después de la bajada de visitantes rusos en los últimos años y de los distintos intereses del turismo chino, al que no le interesa el sol pero prefiere las compras y el lujo.

Un millón de turistas han cambiado  de destino por la inestabilidad de Egipto, Túnez o Turquía 

La mejora de las instalaciones hoteleras está entre los objetivos del sector, tanto en la renovación de las actuales como en la creación de nuevos alojamientos con ofertas  personalizadas. La competencia en este área es fuerte, pero los empresarios han sido más activos el año pasado al calor de la recuperación de la economía. En el 2015 la  inversión en el sector hotelero ha alcanzado los 2.650 millones de euros, lo que supone un incremento del 124% respecto al 2014, según un informe elaborado por JLL Hotels & Hospitality Group.

Gran parte de esta inversión se ha realizado en los destinos vacacionales, hasta el 54% del total, seguidos de destinos urbanos (44%) y de tipo rural (2%).

Aunque la Costa del Sol sigue siendo el destino de referencia del modelo turístico de sol y playa, la mayor inversion se ha realizado en Canarias, hasta casi el 30% del total.  Entre comunidades, la que más inversión ha recibido son las Islas Canarias, con casi un 30% del total. El liderazgo en inversión en ciudades es para Madrid, el segundo mayor mercado por volumen de inversión hotelera. Barcelona, por el contrario se ha quedado en la segunda posición, con unas transacciones que han llegado a los 340 millones de euros, lo que representa más del 14% de la inversión total, una cifra significativa, según JLL, teniendo en cuenta la actual moratoria establecida por el Ayuntamiento de Barcelona.

EL GASTO Y EL TIPO DE RESERVA

Los nuevos alojamientos, en concreto el alquiler de viviendas vacacionales de particulares y a través de Internet son la competencia al negocio tradicional que más se ha incrementado. El lobi del sector Exceltur, lo califica de “crecimiento  desbordado de la competencia desleal”  y calcula que ya existen en España 2,7 millones de plazas de alquiler de este tipo.

Reguladas o no, la realidad es que la demanda va en alza. La crisis dejó a muchos españoles sin viajar al extranjero y acortando sus estancias domésticas, pero desde que se ha atisbado la recuperación la demanda interior ha aumentado, en concreto, el 39% el año pasado respecto al 2014, según la firma líder del sector HomeAway.

El gasto de los visitantes que no viajan con paquete turístico (que supone el 73% del total) crece el 18,7%, mientras que el gasto de los que contratan el viaje cerrado disminuye el 2,2%.

Aumentan el alojamiento particular  y el gasto de los que viajan sin paquete turístico 

Estas nuevas formas de alojamiento no  suponen una merma de ingresos ni para las empresas y particulares ni para el conjunto de la economía. La encuesta de gasto turístico que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE) indica con datos aún provisionales que casi el 81% del gasto lo realizan turistas que pernoctan en alojamientos de mercado y el de los que prefieren otro tipo de hospedaje (vivienda de familiares, en propiedad o de otro tipo) baja el 2,4%.

Noticias relacionadas

El gasto de los visitantes que no viajan con paquete turístico (que supone el 73% del total) crece el 18,7%, mientras que el gasto de los que contratan el viaje cerrado disminuye el 2,2%.

 

Temas

Turismo