Ir a contenido

MERCADO BURSÁTIL

La bolsa española cayó el 7,15% en el 2015

Los indicadores internacionales llevaron el Ibex 35 al nivel más bajo desde el 2011

EL PERIÓDICO / BARCELONA

Panel informativo que muestra la evolución del principal indicador de la bolsa española, el Ibex 35.

Panel informativo que muestra la evolución del principal indicador de la bolsa española, el Ibex 35. / Zipi (EFE)

La bolsa española cerró el 2015 con un regusto amargo, sin celebraciones. La caída del 7,15% registrada por el Ibex 35 convirtió el año pasado en el peor ejercicio desde 2011, debido, entre otros factores, a unos poderosos condicionantes externos como la desaceleración de la economía china y su impacto en los países emergentes, así como por la subida de los tipos de interés en Estados Unidos.

El principal indicador del mercado español terminó la última sesión del 2015 con una caída de 97,7 puntos, el 1,01%, hasta 9.544,2 enteros. El mercado nacional registró el peor resultado anual entre las principales plazas europeas, ya que Milán ganó el 12,66%; Fráncfort, el 9,56%; París, el 8,53%; el índice Stoxx 600, el 6,96%, y el Euro Stoxx 50, el 3,85%. Bajó Londres, el 4,93%. Fuera de Europa, el índice Dow Jones de Industriales perdió el 1,23%, mientras que Tokio avanzó el 9,07% y Hong Kong cedió el 6,75%. 

Tras un comienzo de año dubitativo, la bolsa española remontó y se acercó a los 12.000 puntos a mediados de abril (el día 13 de ese mes registraba el máximo del ejercicio en 11.885 puntos). Sin embargo, la devaluación del yuan y la desaceleración de la economía china (todavía crece a un ritmo del 6,9 %) afectaban a la bolsa durante el verano pasado e iniciaron un cambio de tendencia a la baja.

La situación china también incidía en el precio de las materias primas (el petróleo Brent bajó el 35% y se situó en 36 dólares, cotización desconocida desde el 2004, y el cobre se abarató alrededor del 25%) y a las economías emergentes, como Brasil, que entraba en recesión, lo que afectaba a algunas grandes compañías españolas con inversiones en el país.

De esa manera, el mercado español descendió hasta los mínimos anuales a finales de septiembre, cuando se acercó a los 9.200 puntos. El crecimiento de la economía española a tasas del 3,4% hasta septiembre quedó en segundo plano.